www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5163378
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 998 - ver ahora
Transcripción completa

¿Va a morir?

Desgraciadamente, sí.

El momento en que esto ocurrirá está muy cercano.

-"¿Os parece oportuno seguir"

con la misa de Celia y Trini?

-¿Y por qué no?

-Porque las campanas de la iglesia van a estar doblando

a muerto cada día.

Ha muerto.

"¿Cómo sabes" que la va a cantar la Dama?

-Ah, no, no lo sé. Lo imagino por lo que ponen en las revistas.

-Bueno, eso lo veremos.

Si no se me adelanta ella,

la canto yo, así se queda sin repertorio.

-Está de moda ser como usted, que no la hay más moderna.

-Ensaye los piropos, que cada vez me sorprenden menos.

-Con Dios.

Quiero estar sola.

Y eso la incluye.

La quiero fuera de esta casa.

No voy a actuar.

Si no actúa usted, no volverá a hacerlo nunca en su vida.

Me encargaré de acabar con su carrera.

Telmo, la batalla está perdida.

No. Asumámoslo.

Ahora, lo único que quiero es descansar

y estar el tiempo que me queda contigo y con Mateo.

En esos cafetines tienen guitarristas en nómina.

-Si no te importa, cariño mío,

me gustaría que te acompañaran ellos.

-Lo siento mucho, amigo.

-¿No es muy tarde para decir eso?

-Puede ser.

-Si me disculpa, déjeme a solas con mi marido.

Me ha "dao" don Felipe una nota para usted, tenga.

-¿La respuesta que esperaba?

-Es la que esperaba,... pero no lo que esperaba.

¡Guapa! -¡Ole!

-¡Que salga la Dama del Misterio!

¡Esa sí que tiene arte!

-¿Cómo?

-Padre, padre.

Telmo es tu padre.

¿Mi padre?

Padre.

Pobre hijo mío, qué destino tan terrible el tuyo.

Duerme como si fuera un ángel.

Solo un ser inocente puede reposar con semejante calma.

Es admirable la nobleza con la que ha reaccionado

al saber que tú eras su padre.

Su alegría al recibir la noticia me ha llenado de dicha.

A mí no me sorprende,

desde que te conoció te tiene mucha estima.

Sí, siempre ha deseado pasar un rato conmigo,...

pero temí que no se tomara bien un asunto tan terrible.

No es fácil encajar que tu padre

no es quien has creído que era durante toda tu vida.

Él, sin embargo, se lo ha tomado con la mayor naturalidad.

Nunca dejará de sorprenderme.

Estoy segura de que no te dará ningún quebradero de cabeza

cuando yo no esté.

Lucía, no digas eso,

los dos criaremos juntos a nuestro hijo.

Telmo, los dos sabemos que eso no va a pasar.

Mi tiempo se termina, no lo malgastemos en disimulos.

El único futuro que nos queda es este niño.

Te juro por mi vida que no le faltará de nada.

No tengo ninguna duda, por el amor que nos tienes a los dos.

¿Qué te ocurre?

Me falta el aire. Voy a buscar a un médico.

No, Telmo, déjalo, déjalo.

Será mejor que vayas a buscar a Felipe, quiero despedirme.

Y tengo asuntos que tratar con él.

Iré más tarde a buscarle, cuando pase por la pensión.

¿Ya te despiertas, hijo mío?

Me he pasado toda la noche soñando con nosotros tres.

¿Cómo era ese sueño?

Los tres íbamos en un tren que iba muy deprisa.

¿Y en tu sueño se veía cuál era nuestro destino?

Sí, el tren llegaba a una montaña muy alta y, allí se paraba,

los tres nos bajábamos y podíamos ver todo el mar.

Y éramos muy felices.

(Sintonía de "Acacias 38")

(RECUERDA)

# ...donde quiera que voy. #

-Ole. -Vamos, maestro. Ole.

(Suena una guitarra española)

# Provincia...

# con el fandango orgullosa,

# está Huelva con su provincia,

# lo mismo que está una rosa

# cuando recibe caricias

# de una mujer cariñosa. #

(Aplausos)

¡Bravo!

-¡Guapa! -¡Bravo!

-¡Bravo! -¡Guapa!

(RECUERDA SU ACTUACIÓN)

-"¡Guapa!".

(Aplausos)

-"Que salga la Dama del Misterio,

esa sí que tiene arte".

-Maldita sea su estampa.

Reina mora, qué susto me has dado al no verte en la cama.

-Ay, Jose, qué fatiga.

Yo solo quiero morirme.

-Si tú te mueres, me muero yo contigo.

-No digas eso.

¿Qué va a hacer la niña sin nosotros?

-¿La niña? Y el universo entero,

que necesitan de tu arte más que el aire para respirar.

-Tú y yo sabemos que el público siempre es soberano.

-Ah, ya está, es por el malaje del Cafetín.

A ese le arrancaba yo la piel con mis manos

y te hacía unos zarcillos con los ojos de él.

-Calla, loco, no me asustes.

-No soporto que no te valoren, Mari Belli.

No lo soporto.

Y mucho menos, despertarme y no verte a mi lado.

-No quería despertarte con mis desvelos.

-Yo no quiero dormir más nunca si no te tengo a mi vera.

-¿Qué haría yo sin ti? Tú sabes lo que yo te quiero.

-Ay, lucero mío, te amo.

Te amo.

Y ahora vámonos al catre, antes de que baje Arantxa

o se despierte la niña. -Haces lo que quieres conmigo.

Ya estamos tardando. -Vámonos.

¿Se sabe algo de doña Lucía? -Nada, que sigue en el hospital.

-Parece ser que no anda muy bien.

Ojalá me equivoque, pero todo apunta a que le queda poco

para irse al otro mundo.

-Por Dios, no sea agorero.

-Qué mala pata se gasta algunas veces.

-No es por ser cenizo, pero es lo que hay.

Y no pinta nada bueno para ella, y ojalá me equivoque.

-Pobre mujer. "Endeluego", que en el barrio

las desgracias vienen de tres en tres.

-Y por si tuviéramos pocas,

los hay que se empeñan en recordarnos las que ya pasaron.

-Lo dice por la misa que organiza don Ramón para las difuntas.

-No me parece mal

recordar a doña Trini y a doña Celia,

pero el momento es de lo más inoportuno.

-Y eso que ha estado el barrio más revuelto

que con la guerra de los franceses. -"Pa" chasco que sí.

Ya podría dejar la misa "pa" otro día.

Total, ha "esperao" mucho años para hacerla.

-Esos vienen a por don Samuel.

Dicen que doña Genoveva quiere ir sola al cementerio.

-Menudo triste entierro va a ser ese,

ni los de misericordia llevan tan poca gente.

-Tenemos que respetarlo, es lo que ha pedido ella.

-Sus razones tendrá para no querer más compañía

que los empleados de pompas fúnebres.

-Ay, si pudiera volver atrás en el tiempo,

cuántas cosas se cambiarían.

Le ha cerrado la puerta a todos los que han acudido al velatorio.

-Es su forma de acusar a todos los vecinos de lo que ha ocurrido.

-Resulta muy incómodo para el barrio ese rechazo.

Debería de ceder y no emponzoñar más las cosas.

-No piense eso,

está claro que va a enterrar a su marido sin compañía

y, al que le pique, que se rasque.

-A pesar de lo sucedido,

lamento mucho que Samuel haya tenido una despedida tan penosa.

Rezaré por la salvación de su alma.

He de suponer que la celebración de la misa sigue en pie.

-Por supuesto que sí.

Se va a convertir en una plegaria para todos,

para los que nos dejaron hace años, para los que ya no están

y para los que pueden dejar de estar.

-Vamos a tener mucho por lo que pedir.

-Lamento que Felipe no acuda a la celebración.

-No se apure, no creo que pueda convencerle.

-Pero no deja de entristecerme que no tenga a bien ir a la iglesia.

En cualquier caso, pienso seguir adelante con el homenaje,

aunque esté yo solo.

-Eso no va a pasar, porque Lolita y yo acudiremos.

-Don Ramón,...

hemos visto que estaba aquí y hemos pasado a verle.

-¿Qué puedo hacer por ustedes?

-Nada, hemos entrado a confirmarle que acudiremos

a la ceremonia de esta tarde.

-En estos momentos tan negros que estamos viviendo todos,

es de buenos cristianos atender

a nuestros semejantes. -Y para buenas cristianas,

nosotras, sin falsa modestia. -Les agradezco mucho

que hayan decidido acudir.

Es muy importante para mí que estén en este acto de recuerdo

en la memoria de Trini y de Celia.

-Le veremos más tarde.

-Parece que sí que va a acudir gente.

-Liberto tenía razón,

a muchos vecinos les va a mover el sentimiento de culpa

por lo que le ha sucedido a Samuel a la hora de ir a la iglesia.

-En el fondo, todos somos pecadores que buscan

el perdón de Nuestro Señor.

¿Por qué no se marcha usted antes de que salgan?

-No va a ser plato de buen gusto ver el féretro de don Samuel.

-No queremos que le dé un patatús de la impresión.

-No es por cabezonería,

es que no quiero irme sin mostrarle mis respetos

por última vez.

Ya que no puedo ir con él al cementerio,

por lo menos, estar cuando se lo lleven.

-Ya salen.

-Dios mío,...

qué pena más grande.

-¿Vamos a darle el pésame?

-No, Servando, no es buena idea, no.

-Hay que ver lo entera que está la señora,

ni que fuera de mármol,

ni una lagrimica ha "echao".

-No te engañes primo, la procesión la lleva por dentro,

que no te quepa duda.

Acaban de sacar el féretro de Samuel.

-Pobre hombre, que descanse en paz.

-Es sobrecogedor ver marchar

la carroza fúnebre seguida solo por la viuda.

-¿Qué necesidad tiene de ver cosas tan triste?

-La vida no son más que amarguras, penas y sinsabores,

y cuanto antes lo aceptes, mejor. -No lo vea todo tan negro,

también hay alegrías y momentos buenos.

-Sin ir más lejos, tu actuación de anoche.

-Como poco, se puede decir que estuviste fetén.

-Dejó a todos los asistentes con la boca abierta.

-No a todos, había uno que quería ver a la Dama del Misterio

del demonio, y bien que se le escuchó en toda la sala.

-Era un borracho que no sabía lo que decía.

-Eso... o era sordo.

-Sea lo que sea, me amargó una noche que podía haber sido memorable.

-No le des más vueltas al torno,

no es la primera vez que tienes a un patoso entre el público.

-Antes, los alborotadores querían subir al escenario a achucharme,

ahora piden que salga otra. -Era un impresentable, madre,

sin criterio ni gusto,

no se merece que piense en él ni un minuto más.

-Es como echarle margaritas a los cerdos.

Créeme, gitana mía, estuviste espléndida,

el público estaba entusiasmado,

y de paso, nos llevamos un dinerillo, que nos viene muy bien.

-¿Sacaron mucho?

-Un buen pellizco.

Don Hipólito ya me ha dado nuestra parte de las ganancias.

(SONRÍE)

-No me parece que sea tanto.

Antes, por una cantidad como esa, ni me molestaba en salir del camerino.

-Pero antes no es ahora.

No pongas peros, que esto para mucha gente es un capital.

-Lo que daría yo por cobrar eso por actuación,

si me dedicara al espectáculo, claro está.

-Niña, esto es pan para hoy y hambre para mañana.

Tú tienes que formarte y hacer carrera.

-¿Quiere que vaya a la universidad?

-Qué universidad ni universidad.

Carrera como mujer, casarte con tu embajador

y tener hijos. ¿Cuándo es la próxima actuación?

-Dentro de un mes...

o dos.

Don Hipólito me ha comentado que como cobras tanto,

solo puede contratarte cada cierto tiempo.

No te apures por eso,

lucero mío, que en nada tienes la agenda con más compromisos

que el Ministro de Gobernación.

¿No ves que los empresarios se han enterado de lo bien que estás?

-Sí, si no fuera por la puñetera esa de la Dama del Misterio

de marras arrebatándome mi público,

mucho mejor me iría. -No será para tanto,

cada una tendrá sus seguidores.

-¿Qué tendrá esa cantaora para gustar tanto?

¿Cómo es posible que me haga sombra una novata

que seguro que canta menos que un grillo pisado?

-Tú eres una leyenda viva, no tienes que preocuparte de ella ni de nadie.

-Y un cuerno.

Baja a por el periódico a ver si han salido las críticas,

a ver si son tan pintureras como las de ella.

-Deje, padre,

ya voy yo, así me da un poco el aire.

-Como quieras.

-¿Quién se habrá creído esa niñata para robarme a mi público?

Ya me gustaría echármela a la cara.

"¿Por qué me haces esto, Dios mío?".

¡¿Por qué arrebatarme lo que más quiero?!

¿Está es la forma de mostrar tu ira?

Si he que pagar por abandonar tus servicios,

arrebátame la vida,

mándeme al infierno para que arda toda la eternidad,

pero a ella no le hagas nada.

Menudo sofoco llevaba la Agustina

cuando ha visto salir al difunto.

-Piensa que de "to" lo que ha "pasao", algo de culpa tiene ella.

-Ella y muchos de este barrio.

Quién iba a suponer que esto acabaría en tragedia.

-Parece que nos ha mirado un tuerto.

-Pues... doña Genoveva

no ha "publicao" esquela, ¿eh?

No, no, ni un anuncio por palabras.

-Me extraña.

¿No será que no sabes leer tan bien como dices y se te ha pasado?

-De un libro puede que no me entere de la misa la media,

pero los titulares se los leo de corrido.

-Venga, si te has pasado media vida corriendo detrás de las ovejas.

-Eso no quita "pa" que haya "aprendío" a juntar unas letras,

cosa que "uste" no ha hecho.

-No por falta de talento sino por tiempo.

Que llevo toda la vida doblando el lomo.

-No será de barrer,

que cuando nos encargamos de la portería, había mucho polvo.

-No me cambies de tema, que quieres distraerme de lo de la lectura.

Tu sabes de leer, lo mismo que yo de la cría de canarios.

-Póngame a prueba.

-A ver...

¿Qué pone aquí?

-"En el hospital

de San Juan de Dios

se celebró

una profe, profe, procesión,

una procesión

al final

de la función religiosa,

en honor del Santo Titular".

¿Sé o no sé leer?

-Más lento que los caracoles.

Pero le he dicho lo que pone, aunque me haya costado.

-Y eso cómo lo sé yo, cómo sé que no te lo has inventado.

-¿Cómo me voy a inventar tal cosa?

-Bien fácil.

(CARRASPEA)

"El rey Alfonso XII inaugura una mina en Montilla del Palancar".

-En Montilla no hay minas

y se ha "equivocao" de rey, es el trece.

¿Ve como no es tan fácil? -¡Que no!

Me pareces un farsante. -¿Yo un farsante?

-Buenos días. -Buenos días.

-Han dejado en el restaurante estas cartas por error.

-Me viene usted de perlas. ¿Cómo se le da la lectura?

-Bien, supongo. -Hágame el favor.

Léame lo que pone en esta noticia.

Venga.

-"En el hospital de San Juan de Dios se celebró

una procesión al final de la función religiosa, en honor

del Santo Titular. -(RÍE) ¿Qué me dice a eso?

-Que lo mismo están conchabados.

Voy a repartir el correo.

¿Cómo?, si no sabe leer. -¡Como me salga de las pestañas!

-(RÍE)

Voy a la mantequería, a ver si encuentro alguna exquisitez

para conquistar a tu madre por el estómago.

-A mi madre no la animas ni con un bacalao al pilpil.

-Eso me temo, pero no tengo otro recurso para levantarle el ánimo.

-Nunca la había visto tan decaída.

-Esta es muy gorda, Cinta,

pero no te apures, de muchas peores hemos salido.

-Es posible, pero me parte el alma verla tan hundida por mi causa.

-Es mala suerte que ese desgraciado jaleara a la Dama, es decir a ti.

-Menuda metedura de pata, con lo bien que iba el recital.

Y el tuercebotas ese lo estropeó todo en un santiamén.

-No quiero decirte

que esto pasa por tu cabezonería y tu impaciencia en querer actuar.

-Para no querer decirlo, bien que lo has cascado.

-Vaya ánimos que me das.

-Esa es la verdad del cante, no te apures,

lo hecho, hecho está.

Lo que tenemos que hacer es dorarle la píldora a tu madre un tiempo.

-¿Y eso va a funcionar?

-Tu madre tiene mucho genio, pero muy poca memoria,

en unos días, diciéndole que es la más grande,

se habrá olvidado de la Dama del Misterio

y de la madre que la trajo, que es ella.

-Ojalá sea cierto.

También tengo que hablar con Hipólito,

me gustaría disculparme por no haber ido a actuar.

-Si te dice que no, tampoco pasa nada,

que tu manía por el cante solo ha traído problemas.

-Con suerte, no me han cerrado las puertas.

-En fin, me voy a por el periódico

que se lo he prometido a mi madre.

-Dios quiera que las críticas sean buenas,

o tendremos drama para largo. Voy. Hala.

-Señorita Cinta, tenía ganas de verla.

Quería disculparme por lo que sucedió el otro día.

-Muy bien, pues ya lo ha hecho.

El Adelantado, por favor.

-Sepa que no trataba de inmiscuirme en su vida,

simplemente, me llamó la atención su interés

por la Dama del Misterio.

-La verdad es que esa artista, por buena que sea, no me importa,

solo pretendo estar informada.

-¿Puedo preguntarle por sus estudios en la academia de madame Olenka?

-Muy interesantes, sobre todo, las clases de urbanidad,

protocolo y buenas maneras. -(RIENDO) ¿De veras?

Qué gustos tan dispares tiene,

por un lado sigue los éxitos de una cantante de copla

y, por otro, se interesa por la etiqueta.

-Ya le he dicho que esa cantante no me importa.

-Y yo, por supuesto, la creo.

Estaré encantado de recibir consejos sobre protocolo,

me vendría bien. -Cuando quiera,

pero en otro momento, que tengo recados pendientes.

"El tren llegaba a una montaña alta, pero ahí se paraba".

"Los tres nos bajábamos y podíamos ver todo el mar,

y éramos muy felices".

Disculpe por recibirle acostada,

pero no tengo fuerzas para más.

No te preocupes, procura hacer el mínimo esfuerzo.

¿Me ha traído lo que le pedí?

Sí.

Este documento recoge todo lo que me pediste.

Solo tienes que firmarlo.

Lamento mucho verte así.

No sufra por mí,

a la postre, he conseguido estar con las personas que amo.

Solo puedo dar gracias a Dios por ser tan dichosa,

aunque sea por tan poco tiempo.

Debería haberte apoyado más.

Estos últimos 10 años

he estado ciego,

más ocupado en destruir mi vida, que en ayudar a los demás.

Bueno, la pérdida de Celia no le permitía seguir adelante.

Así es,

pero preferí engañarme,

pensar que estabas bien, que...

aunque Eduardo no te hiciera feliz, te daba todo lo que precisabas.

Era lo que quería que pensaran todos,

no se atormente. Yo no le guardo rencor.

Tienes un corazón de oro puro.

Ahora veo con claridad

que el odio y el rencor son sentimientos inútiles,

lo único que tiene sentido en la vida es el amor.

Mejor nos iría a todos si pensáramos así.

No se puede esperar el perdón divino

si no somos capaces de perdonar a los que nos han ofendido.

(TOSE)

Eh, eh, eh, tranquila.

Tranquila.

Descansa,

ya hablaremos de esto

mañana.

Gracias por este rato que ha pasado con Lucía

mientras me cambiaba.

Cuente conmigo para lo que precise.

Tendría que descansar, esto puede llegar a agotarle.

No.

Me temo que no,

en cualquier momento puede producirse el fatal desenlace.

Por eso voy a pasar hasta el último segundo con ella.

Tengo que disculparme con usted,

le he subestimado,

nunca pensé

en lo sincero y profundo que es el amor que les une.

Sobran las disculpas.

Ahora, lo único importante es que Lucía sea feliz...

el tiempo que le quede.

Acabo de darte sepultura, yo sola,

sin que ninguno de esos hipócritas me haya acompañado.

No voy a permitir que limpien sus conciencias tan fácilmente.

Te aseguro que pagarán por lo que hicieron.

"Al parecer, va a ir más gente a la misa de la que se esperaba".

-Me alegro por don Ramón,

menudo papelón iba a ser aguantar el homenaje él solo.

-Pues sí.

A puntito ha "estao" de encontrarse solo con su hijo y con la Lola.

-A mí lo que más me duele es que no pueda ir doña Lucía.

-Natural, la pobre mujer no está "pa" muchos trotes.

-Menuda nube negra que tenemos encima,

doña Genoveva ha enterrado a su esposo.

-Me dan escalofríos solo de pensar en cómo lo está pasando,

saber lo que se siente cuando una pasa por semejante trance,

y encima, imaginarme a esta mujer sola.

-Pues muy mal,

aunque no puede quejarse, es lo que ella ha elegido.

-Me barrunto que sigue en sus trece y no piensa en ir a la misa.

-Mire, Fabiana, de ninguna manera,

y no trate de convencerme.

-Descuide, no pensaba hacerlo.

-Es de entender que no tiene usted cuerpo pa "na"

después de la desgracia de sus señores.

-No dejo de pensar en el final de don Samuel.

Me pregunto si podría haber hecho algo más para ayudarle.

-No le de más vueltas y pase página,

que la vida continua,

Piense en otra cosa,

como por ejemplo, en la misa del señor Palacios.

-Hombre, pues...

no es la mejor opción,

pero es cierto que, aunque yo no vaya a ir,

espero que a don Ramón le sirva de algo este acto.

Ese hombre se merece lo mejor de este mundo.

Ay, Fabiana, ojalá no sintiera nada por él.

-Ay, difícil labor es esa,

la cabeza no "pue" mandar en los asuntos del corazón.

¿Os estáis preparando para la ceremonia?

-Mejor ir con tiempo,

no sea que entre algún cliente y nos retrase.

-No queremos dejarle solo en el templo ni un momento.

-No va a ser dentro.

Celia le tenía mucha devoción a la virgen de los Milagros

que está en la hornacina.

-Siempre le estaba encendiendo velas.

-Le he pedido al cura que celebre la misa fuera.

-No me parece mala idea.

-También le he pedido que me deje decir unas palabras

antes de empezar la ceremonia.

-Ahora solo falta ver cuánta gente se presenta.

-¡Úrsula!

Quería preguntarle por doña Lucía. ¿Va mejorando?

Me temo que no,

ya solo resta esperar que Dios tenga a bien llevársela

y que sea con el menor sufrimiento posible.

-¿No puede hacerse nada?

Lo único que nos queda es rezar,

rezar por ella.

Don Telmo está destrozado. -Es natural que sufra por ella.

Más que si fuera él mismo el que va a dejar este mundo...

Sin duda, es un santo.

-Me cuesta creer que nos vaya a dejar sin que se pueda hacer nada.

Cuando llega nuestra hora, ni la medicina

ni nadie puede detener a la parca.

-Entonces, no nos queda más que trasmitirle nuestros ánimos.

Se lo agradecemos.

Tengo que hacer unos encargos y volver al hospital.

Discúlpenme, pero...

no puedo seguir hablando, apenas me salen las palabras.

-Pobre mujer, con el cariño que le tengo.

No es justo que tenga que dejar este mundo ahora que recuperó a su amor.

-Después de esta noticia, no sé si es buena idea

continuar con la ceremonia.

-Yo creo que sí,

así podemos pedir "pa" que se produzca un milagro.

-¿Qué opina usted, padre? -Que tiene razón, Lolita,

debemos seguir adelante.

Aunque me quedo con la duda de si Lucía tenía que haber conocido

antes de morir la verdad sobre su prima.

Oye, agradecido,

ha quedado como nueva.

-No se crea, que me ha costado un potosí quitarle el lamparón.

-Traigo una cosa "pa" ti, Casilda.

-No me digas que son disgustos, que bastantes tengo.

-No, te traigo esto.

-Madre mía, prima,

si es la figurita de Martín, la que empeñé con lo de la colecta.

¿Cómo te metes en semejante gasto?

-Últimamente, el quiosco marcha viento en popa,

con tanto fallecido, no dejo de vender flores,

Así que he "decidío" recuperarla, que sé que le tienes cariño.

-Pues muchas gracias, prima, te lo agradezco de corazón.

-Jacinto me ha dicho que en el periódico pone que la policía

sigue investigando la muerte de don Samuel.

-¿Cómo es que tu esposo sabe leer así?

-Mi Jacinto las pilla al vuelo.

(SUSPIRA) Es más listo que el hambre.

Con Dios.

-Usted, Servando,

aprenda de mi primo, ya ha visto,

algunos con más años que él, no saben juntar ni dos letras.

-Tú qué sabrás, mastuerza.

Yo sigo pensando, que en eso de la lectura hay gato encerrado.

-Bueno, si usted lo dice.

(SONRÍE)

Me estoy acordando de cuando te caíste en aquel charco,

cuando nos bajamos del tren

y nos conocimos, ¿te acuerdas?

Apenas se te podía ver la cara, estabas lleno de barro.

¿Cómo te pudiste caer de esa forma tan torpe

cuando tratabas de seducirme?

Pero bien que lo conseguiste.

Entonces supe que nunca me iba a separar de ti,

que eras el hombre que había estado esperando toda mi vida.

En vez de enfadarte, te pusiste a reír.

Ahí estábamos como dos locos riendo en mitad de la noche.

Ay, Samuel...

Cabeza alta, andares regios y una sonrisa de oreja a oreja.

-¿Se le ha pasado ya el disgusto? -Ni una mijita,

pero no quiero que se me note. Anda, vamos al lío.

-Muchas felicidades señora. Ya nos hemos "enterao"

que "salío" por la puerta grande.

-A la fuerza, no tiene otra. -Dicen que ha sido un éxito "sonao",

como hacía mucho que no se daba.

-Una, que siempre se ha entregado a su público.

-Las críticas de los periódicos la han puesto de maestra "pa" arriba.

-Eso parece que dicen, aunque a decir verdad, no esperaba menos.

-Cómo nos hubiese "gustao" ir a verla.

-"Pa" chasco que sí. Pero estando las cosas como están,

hemos pensado que es más adecuado no ir y vestirnos de luto.

-Pero estamos seguras de que lo ha "bordao",

gracia y tronío como los suyos, no los hay en España.

-Es usted la más grande. -Me gusta pensar

que sigo siendo recordada por algunos.

-Ha "pasao" usted a la historia del cante,

siempre habrá un antes y un después de doña Bellita.

-Lástima que nos hayamos "perdío" su actuación.

-No os apuréis, si va todo bien, en unas semanas volveré a cantar.

-Eso no nos lo perdemos por nada del mundo.

-Vamos a empezar a ahorrar para comprar las localidades.

Lo digo y lo repito, señora, es usted la más grande.

-Muchas gracias.

-Con Dios. -Con Dios.

-A más ver.

-O es usted actriz además de cantante,

o se le ha pasado el enfado. Esa sonrisa parece de ley.

-Siempre reconforta hablar con mis admiradoras.

Esto es otra cosa. A ver, torito, vámonos.

-Muchas felicidades por su actuación,

tengo entendido que ha sido todo un éxito.

-No fue nada, casi un ensayo.

-No es eso lo que dice la prensa,

hablaba de resurgir, de vuelta triunfal.

-Paren, que me sacan los colores.

-Me voy a preparar la cena, que con tanto rendibú,

se le va a abrir el apetito.

-Siéntese y cuéntenos. -Pero dese prisa,

que no queremos perdernos ni una coma de la misa por Celia.

-Y más ahora, que nos hemos enterado que el señor Palacios va a hablar.

-Yo no voy a acudir,

no conocía a ninguna de las dos mujeres

a las que va dedicada la homilía.

-Yo no creo que pinte mucho allí. -No se apuren,

que ya les contaremos.

-Bueno, desembuche, ¿cómo fue la actuación?

-Un éxito clamoroso.

Lleno absoluto, no cabía ni un alfiler.

Maravillosa noche.

Mi amor,...

quiero volver a...

tocarte, abrazarte, besarte.

Quisiera que la tierra que cubre tu cuerpo cubriera también la mía.

Quisiera estar contigo, juntos hasta el final de los tiempos.

¿Qué voy a hacer sin ti, Samuel?

(LLORA)

Úrsula, buenas. ¿Ha visto usted al comisario Méndez?

No.

¿Por qué tendría que verle?

-Por nada, queríamos saber si a usted la ha interrogado ya.

No, pero si me necesita, ya sabe dónde encontrarme, en el hospital.

Ay.

¿Cómo sigue su señora, ha mejorado, aunque solo sea un poco?

Poco puede mejorar, estamos esperando lo inevitable.

-Qué pena más grande.

¿Quién iba a imaginar que la pobre terminaría de esta guisa?

-¿Podemos hacer algo por ella? -Nada se puede hacer,

solo nos queda resignación.

-Le he "preparao" unos mantecados

por si se le abre el apetito a doña Lucía.

Gracias, pero no vale la pena.

Mi señora no puede comer,

ni siquiera puede respirar.

Lléveselos de todas formas,

Telmo y usted van a necesitar fuerzas "pa" lo que viene.

Está bien,

muchas gracias. Insistiré para que Telmo coma algo.

No quiere despegarse ni un momento de la cama.

-Todos van a necesitar muchos ánimos.

Pobre niño, qué pena que tenga que ver cómo su madre lo abandona.

-Todos tenemos que irnos cuando lo precise Nuestro Señor.

Si me disculpan, vuelvo al hospital,

no quiero demorarme más.

Gracias. Con Dios.

-Con Dios.

Pobre gente,

qué trago tan amargo están pasando.

-Se me saltan las lágrimas de pensarlo.

-Es todo muy triste, pero no me parece razón suficiente

para olvidarse de las buenas maneras.

Me parece inadecuado que Telmo esté con Lucía en la habitación,

¿acaso es su esposa?

-No diga pamplinas, precisamente él es quien tiene que estar a su lado.

-No veo por qué.

-Telmo es el amor de su vida

y, es a él a quien le corresponde acompañarla en sus últimos momentos

y lo demás son mojigaterías.

Abur.

-A esta no hay quien la tosa desde que es propietaria.

¿Acaso he dicho alguna tontería?

-Pues sí.

-A estas alturas, poco importa quién la acompañe o deje de acompañar.

-Lo único que cuenta, es que pase estos momentos lo mejor posible.

-Si lo veis bien,

no seré yo la que diga nada, pero lo que está mal, está mal.

Vengo más contenta que unas castañuelas.

-Sosiega, que voy a rezar el rosario con tu madre y no quiero jaleo.

-¿Se le ha pasado ya el disgusto? -Ha hablado con las vecinas

y con sus admiradoras, y está más animada.

-¿Lo del rosario es para dar gracias por su éxito?

-No, por los difuntos del barrio, y los de esta casa también.

Ya sabes, no quiere que se le alborote el más allá.

-Mejor, así está entretenida y no se fija en otras cosas.

-¿Qué has preparado ahora? -He ido a hablar con Hipólito

y después de mucho rogar,

le he convencido para que me deje actuar.

-No me parece buena noticia.

-Buena, no, buenísima.

Me ha buscado un hueco para dentro de unos días.

Esta vez no puedo fallarle, me ha jurado que si le doy plantón,

no vuelvo a actuar.

-Arantxa, una cosita, hija. -Sí.

-Bájate de la mesa, que pareces una saltimbanqui.

Niña, ¿tenemos alguna foto mía para firmarla?

-Rosina me ha pedido una para una sobrina suya que vive en Lugo.

-Como no quiera una de la de las aceitunas.

-Uh, qué horror, eso ni me lo nombres.

Estoy pensando, que ahora que vuelvo a estar en el candelero,

tendré que hacerme fotos para mis admiradores.

-No sabe lo que me alegra verla tan contenta.

Ha de ver como su carrera sube como la espuma.

-Ni lo dudes, pero ahora pienso ir más despacio,

no sé, planificar mejor mi carrera.

-Claro que sí,

usted no puede actuar en sitios de segunda.

-Claro que no, usted es de grandes teatros,

no de nidos de patanes y chinches. -Claro, tenéis toda la razón,

no voy a rebajarme a esos tugurios llenos de borrachos y facinerosos.

Nunca volveré por allí, por ese local.

Bueno,

al menos no iré a actuar.

-¿Por qué otra razón podría ir allí?

-Tengo que ver lo que se cuece en el mundillo,

conocer lo que hacen las nuevas artistas.

Voy a pedirle a don Hipólito

que me presente a la Dama del Misterio cuanto antes.

-(LAS DOS) ¿Eh?

¿Para qué quiere conocer a esa mindundi?

-Claro, lo lógico entre dos artistas de calidad es conocerse,

¿no os parece?

-Sí.

Sí. -Sí, claro.

-Sí.

-Ea.

Vecinos, amigos,...

sé que no cuento con la simpatía de la mayoría de ustedes,

pero esta misa no se celebra por mí,

sino en memoria de dos mujeres

excepcionales que vivieron en este barrio, Trini

y Celia.

Trini, mi querida esposa y compañera,

trajo la alegría a estas calles,

nos animó la existencia

e hizo de mí una mejor persona.

Celia, su mejor amiga,

era sin duda el alma del barrio,

siempre dispuesta a ayudar a todo aquel que lo precisara.

Ambas, estarán juntas ahora en el cielo.

Esta ceremonia

trata de ser un homenaje póstumo a las dos.

Alguno de ustedes pensarán si soy yo la persona adecuada

para hacerlo,

pero me gustaría hacerles saber

que la pérdida de la esposa de mi otrora gran amigo,

me duele tanto como la de mi propia esposa.

Ambos vivimos... una especie

de muerte en vida desde aquellos luctuosos días.

Solo el cariño de mi hijo y su esposa,

sumado al apoyo

de algunas buenas gentes de este barrio,

como Carmen,...

me han hecho seguir adelante.

Celia y Trini estarán siempre en la memoria

de todos,

especialmente, aquellos que tuvimos la suerte

de poder convivir con ellas,

las recordaremos siempre.

-De eso puede estar seguro.

(TOSE)

Madre, ¿está muy malita?

Eso parece.

¿Quiere que le pida un jarabe al médico?

No tienes que preocuparte de nada,

a mamá la están cuidando muy bien.

¿Cuándo va a volver a casa?

¿Quieres ir con Telmo

a por un poco de agua?

Le traeremos el agua más fresca de mundo.

¿Me puede guardar el tren?

Vamos, Mateo.

¿Quiere que le coloque las almohadas?

No, Úrsula.

Quiero despedirme de usted.

No diga eso, señora. Se va a poner bien.

No, no diga simplezas.

Sé que esto es el final,

y debo decirle adiós.

Y darle las gracias

por todo el apoyo que me ha prestado durante todos estos años.

Usted y su hijo son toda mi familia.

Lo sé.

Y por eso te pido que cuide ellos.

Confío plenamente en usted.

Cuente con ello, haré lo que sea menester para protegerlos.

Tengo que pedirle una cosa más.

Lo que usted quiera, estoy a sus órdenes.

Quiero que mi hijo me recuerde viva, y alegre.

Por favor, lléveselo a casa.

Sí, señora, sí.

Gracias.

Se va a liar la marimorena.

-Calla, calla.

-Dios mío, no permitas que ocurran más desgracias.

-Estamos aquí reunidos

para honrar la memoria de la que fue mi amiga, Trini,

y mi querida esposa, Celia.

Por eso quiero aprovechar

para contarles algo que me ha costado mucho aceptar.

Quiero que sepan que Ramón Palacios,

durante todos estos años,

ha tenido que cargar con una culpa que no le correspondía.

-¿Qué está diciendo?

-Ramón fue acusado injustamente de la muerte de Celia.

Yo, como la mayoría, creí que era un asesino,

hasta que me di cuenta que estaba equivocado.

Celia fue la única responsable de su muerte.

Por eso quería aprovechar públicamente

para pedirle disculpas.

Amigo,...

¿me perdona?

Si me disculpan,

me gustaría pedirles que se unieran a las plegarias

por el alma de mi querida Lucía.

Está a punto de encontrarse con su creador

y, me gustaría que se fuera acompañada de nuestros rezos.

Padre nuestro, que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad así en la Tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy;

y perdona nuestras ofensas,

así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden...".

...como nosotros perdonamos a nuestros deudores.

No nos dejes caer en la tentación mas líbranos del mal.

Amén.

(SONRÍE)

(LLORA)

(TOSE)

Túmbate a mi lado.

Miénteme

y dime que vamos a ser felices.

Seremos felices para siempre.

Dime cómo será nuestra vida.

En cuanto salgas del hospital,

cogeremos ese tren

con el que soñó Mateo

e iremos los tres hasta la costa.

Compraremos una casita junto al mar

y una barca con la que ir a pescar.

¿Qué más haremos allí?

Todos los atardeceres pasearemos por la playa,

mientras nuestro niño crece jugando con las olas

del mar.

Y por las noches,...

cuando se haya dormido,

miraremos las estrellas

y no dejaré de besarte ni un instante.

(LLORA)

Gracias, mi amor.

No.

No, Lucía.

Lucía, no te vayas, por favor.

(LLORA)

Deberíamos ocuparnos del velatorio.

Lucía me dijo que no quería alargar el sufrimiento de Mateo.

Avise a todos los vecinos.

Será mañana, aquí.

Los vecinos dicen que estaban desesperados por conseguir dinero.

Iban a marcharse del barrio, de Acacias.

Alguien les perseguía, alguien relacionado con su pasado,

con la muerte de Ariza.

¿Sigue con la idea de conocer a la Dama del Misterio?

-Iré a ver su ensayo mañana, después del velatorio.

Me la va a presentar. -"¿Y qué pasará con su hijo?".

Se ha quedado huérfano de padre y madre el "angelico".

-A lo mejor le habrá dejado dicho a la Úrsula.

Tienes que hacer algo. -¿Yo?

¿Qué quieres que haga? A mí no se me ocurre nada.

-Piensa o mañana seré mujer muerta.

Úrsula...

¿Señor?

(SUSURRA) "Quiero agradecerte que..."

me hayas ayudado a reconciliarme con los vecinos.

Jamás

voy a olvidar nuestra amistad ni lo que has hecho por mí.

-¿Amistad?

Cuando fui a visitar a Lucía al hospital,

me pidió que arreglara su testamento.

Hay algo que debe saber.

-"Recuerda que no puedes dejar" que mi madre aparezca por allí.

-¿Y por qué me toca a mí la parte más difícil?

-Tata, por favor.

-Vamos a ver cómo se menea esa Dama del Misterio.

-Sí.

-Ea.

-(GRITA)

-¿Qué te pasa, Arantxa? -No sé, no sé.

-Un dolor aquí en el vientre...

-¿Dónde te duele, dónde? -Aquí.

No, aquí. -¿Aquí?

Aquí me duele. -¡Me estás asustando!

¿No cree que se está tomando las cosas muy a la tremenda?

-El tiempo ha llegado a su fin.

-"Querido Alfredo,

te necesito".

"No sé qué podré ofrecerte a cambio".

Cariño, mira quién ha venido de visita.

-"Es el testamento de Lucía con sus últimas voluntades".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 998

Acacias 38 - Capítulo 998

24 abr 2019

Genoveva es la única asistente al funeral de Samuel, ha prohibido a los vecinos que acudan. A solas en su casa promete a Samuel que vengará su muerte.
Ramón sufre al enterarse de que Felipe no irá a la Misa por Trini y Celia.
Cinta y Jose animan a Bellita, afectada por el borracho que reclamó la presencia de La Dama del Misterio en mitad de su actuación. Cinta consigue una nueva oportunidad para cantar y Bellita se muestra dispuesta a conocer por fin a su gran rival en los tablaos de la ciudad.
Se celebra la misa por Celia y Trini. Carmen, que al final fue convencida por Lolita, se sorprende al escuchar el agradecimiento de Ramón por haberle ayudado cuando lo necesitó. Aunque el gran momento es la aparición de Felipe y la reconciliación entre los dos grandes amigos.
Telmo sufre la enfermedad de Lucía mientras las vecinas critican que sea él quien acompañe en el hospital a la moribunda. Lucía, tras semanas luchando contra su cáncer, finalmente muere.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 998 " ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 998 "
Programas completos (1021)
Clips

Los últimos 3.482 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Norma De jesús

    Quizás por todo lo que pasado de tanta intriga y en espera de que ocurra algo que cambie esa tónica de maldad es que esta novela ha tenido tanto éxito. cuando el publico espera un final y no ocurre la reacción y comentarios son negativos, La realidad en Puerto Rico es que nos ha gustado mucho. Durante el huracán Maria que estuvimos sin energía eléctrica sufrimos muchos por no poder verla. Felicito a todo el elenco por ofrecernos un momento de entretenimiento con una producción de calidad y también cuidada. GRACIAS

    27 abr 2019
  2. Mónica

    Esto va de mal en peor Guionistas cero,cualquiera lo haría mejor. Son crueles,adiós a una novela que parecía tener futuro. Desde que se cargaron a Manuela y Germán,ni vale nada. A Mateo le queda un telediario:porque los niños en esta serie,brillan por su ausencia. No la vuelvo a ver.caca.

    26 abr 2019
  3. Dolores Ortiz

    Esta historia va de mal en peor. Samuel muere sin haber hecho ni un solo dia de carcel por matar su padre. Don Ramon hace 10 anos de carcel para que nadie piense mal de Celia la que mato a Trini y para que Felipe no sufra. Todo esto es estupido!! Ahora todos estan llorando por Samuel que encima se robo el dinero de todos los vecinos. O la acaban pronto o cambian a los libretistas para que escriban una historia coherente.

    25 abr 2019
  4. Karina

    Definitivamente, el negocio de los guionistas son la maldad, las muertes, el sufrimiento, las injusticias.... Hoy en día se lucran más por eso, todo lo malo da mucho dinero, así es como el cine y la televisión se mueven. El amor y la felicidad no lucran para guionistas y productores que no les interesa el malestar y los reclamos del público.

    25 abr 2019
  5. Maria

    Por dios! Que horror parece que la escritura/o es un amargado que no cree en los finales felicez. Estoy cansada de tanta muerte y amargura. Es que ninguna pareja va hacer feliz en esra serie y cuando va Ursula a pagar por sus crimenes. Por favor utilizar un poco de imaginación y parar con tantos muertos. La verdad no entiendo como no dejaron que Lucia y Telmo fueran felicez. Desde luego que no voy a seguir viendo esta novela, ya me canse de tanta muerte y sufrimiento !!!!

    25 abr 2019
  6. Maria

    Por dios tantos muertos. Parece que el escritor/a es una amargada que no quiere que ninguna de sus personajes sea feliz. Que horror cargarse a todos los personajes interesantes. Desde luego que no voy a volver a ver esta novela mas porque ya me canse de ver tanto sufrimiento y de no ver que ninguna de las parejas a tenido un final feliz!!!!!

    25 abr 2019
  7. Mayte

    Por dios !!! Cuando entraron los nuevos , del coraje cancele mi suscripción de DTV y entró ahora de nuevo y van a peor ???? Por dios ! Que necesidad de matar a lucia y a Samuel sin pagar y confesar sus crímenes ?? Al marido de lucia ? Lo ayudo a bien morirme Ursula?? Que les pasa a los guionistas ?? La señora del restaurant ??ponganle un poquito de gracia! Y la hija muda que pinta?? Los hijos de Marcelina y Lolita para cuando ?? como que a los guionistas les falta un poquito de sentido común y ser más humanos y menos sonsos no me arrepiento de haber cancelado y pensé que valdría la pena de contratar pero no ! Va a menos esto , sigan a menos , solos están cavando sus tumbas ! Están muy cerca al asco de tiempo perdido viendo su serie

    25 abr 2019
  8. Fran

    Que aberrante lo que hacen en esta serie con las parejas más Auténticas. Es tanta la injusticia de la que fueron victimas Telmo y Lucía que este final es una oda a lo inhumano. Lo que más rabia me da es lo forzado e irracional de la situación que de repente Lucía padece de cancer para simplemente deshacerse de ella de la manera más cruel y dramática para la completa satisfacción de los guionistas. Otra persona más que ya no pudo tolerar seguir viendo esto, es demasiado sádico e inaceptable.

    25 abr 2019
  9. Evelyn

    No me lo podía creer, tanta coincidencia la muerte de Eduardo, Samuel y Lucía, vamos esto es el colmo, los guionistas no se de donde sacan tanta tragedia absurda, una serie que podría tener de todo un poco. Los cambios que han hecho son de risa, por nada se parece a los 1800 ni comienzos del 1900....están lapidando cada día a la audiencia....que pena, han quitado a Leonor, un personaje tan bonito, incluso la falsa Celia era un personaje apropiado para Acacias. En fin se la han cargado con tanto muerto...

    25 abr 2019
  10. Lidia

    Y que esperábamos de una serie que mató a sus protagonistas ya en la primera temporada??

    25 abr 2019