www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4777284
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 863 - ver ahora
Transcripción completa

Sé que se han portado como los padres de Lucía

desde que ella se trasladó de Salamanca a nuestra ciudad,

y por eso quiero que sean los primeros

en conocer mis planes.

Quisiera pedirles permiso para cortejarla.

Cuando esté la nulidad, no antes. -"¿Has pensado eso que te dije?".

-Lo de... marcharnos "pal" pueblo, ¿no?

Pues sí, sí que lo he "estao" pensando y, por un "lao" me apetece.

-Sí, ¿y por el otro lado?

-"Cuando nos entregue la herencia," pies para que os quiero.

Y podremos irnos a vivir nuestra vida.

-¿Y adónde nos iremos?

-Donde tú quieras, ¿qué tal Cuba?

-Mejor Argentina, dicen que Buenos Aires

es una ciudad maravillosa. -Pues Buenos Aires.

Don Samuel ha pedido la nulidad matrimonial con doña Blanca.

Y pidió permiso a doña Celia y a don Felipe para cortejarla

cuando la obtenga. ¿Y ellos qué dijeron?

Que esa es una decisión que solo puede tomar usted.

-"Samuel ha pedido la nulidad"

y no la va a cortejar hasta que no la haya conseguido, así que...

¿Y qué dice Lucía?

Bueno, no lo sabe, Felipe y yo se lo vamos a decir esta tarde.

-Ay, pues yo espero que vaya muy bien.

-"Diga la verdad".

-La verdad es...

-¿Qué?

¡Hable! -La verdad es

que yo amo a... -¡A mí!

-¿A usted?

-Es el vestuario para la obra de teatro que están preparando.

-¿No sabe el tema de la obra?

Claro, ahora entiendo por qué se ha prestado usted a colaborar.

-Dígame, que no sé a qué se refiere.

-Pues trata del amor carnal entre mujeres.

¿Es inmoral o no?

-¿Te quedarás esta noche a dormir conmigo?

-Sí, pero tenemos que despertarnos pronto,

he de estar en el altillo antes del amanecer

-Pues vámonos a cenar, me muero de ganas de estar a solas contigo.

"Samuel Alday se está adelantando a nuestros movimientos,

ha solicitado la nulidad matrimonial y ha pedido permiso

a los Álvarez-Hermoso para cortejar a Lucía

cuando se la hayan concedido.

Si no podemos parar por completo el proceso,

tal vez logremos retrasarlo lo suficiente

para que cambien las circunstancias.

Vamos a tener que contar con la ayuda del Señor.

Fue muy agradable la cena de ayer.

Samuel es un gran conversador. Bueno, tampoco es que sea un Maura

hablando, pero sí, fue muy entretenida la conversación.

Hacía tiempo que no teníamos una velada tan animada.

Me alegro mucho de verte tan contenta,

parece que por fin se disipa ese nubarrón

que pululaba por tu cabeza.

Leonor, ¿podemos acompañarte?

-Sí. Sí, sí, por supuesto.

-¿Qué tal, cómo van los ensayos de la obra?

-Bueno,

todavía queda mucho por pulir.

Seguro que con su talento conseguirá una representación

digna del Teatro Real.

Con que se entienda lo que digan los actores, me basta.

-¿Estás bien? Te noto un poco mustia esta mañana.

-Sí,...

la lectura del periódico me ha dejado

bastante desasosegada. -¿Vienen malas noticias?

¿Qué ocurre?

Yo... diría que nos observan todos.

No le falta razón.

Siento ser yo la que te dé la noticia.

Han publicado una carta en respuesta a la que mandó Samuel.

Se trata de un señorón de Salamanca,

y se ha despachado a gusto.

Me llama "hija del mal y del pecado".

Dice que soy un diablo del averno

enviado por el mismísimo Satanás

para minar la buena moral y las buenas costumbres

de los salmantinos.

-Qué barbaridad. Deja de leer estas enormidades.

Me exige que renuncie a la vida mundana

e ingrese en un convento hasta el final

de mis días para purgar los pecados de mis padres,

aunque duda que eso sea suficiente

para alcanzar el perdón. Lucía, no le preste atención.

El autor, sin duda, es un exaltado.

Ojalá fuera así.

La carta la firma el primer maestro que tuve,

un hombre justo y bondadoso que me enseñó a leer

y al que siempre he tenido mucha estima.

Y eso es lo que más me duele,

que la crítica venga de alguien conocido y al que respeto.

Respeto que no se merece.

Ningún buen cristiano podría ser capaz de escribir una carta así.

Yo que pensaba que se habían olvidado de mí.

-Lucía,

tiene que ser fuerte,

es posible que lleguen más artículos como este,

así que recúbrase de una coraza,

no le queda otra.

(Sintonía de "Acacias 38")

-¿Qué, madre, qué le parecen los bollos que me he "mercao"?

-Pues muy bien, me saben muy ricos.

Pero lo mejor es que podemos tomarlos tranquilamente

las dos solas. -Ah, sí, sí, es que

a esta hora, las demás criadas estarán faenando.

Pruebe estos de crema, que son cosa fina.

-Hay que ver lo que estás pendiente de mí, hija.

Me hace muy feliz todas las atenciones que me das.

-Y "pa" mí es un gusto, madre. Y más hoy, que está usted achacosa.

Me "tié" "preocupá".

-No me ocurre nada, es el trabajo que, con los años,

cada vez se me hace más cuesta arriba.

-Es que usted ya empieza a estar añosa.

Con perdón.

Y claro, la ocupación de criada es muy desagradecida.

Por mucho que limpies hoy, mañana vas a tener la misma tarea.

-Es nuestro sino.

-Que se puede cambiar, madre.

Cada vez estoy más convencida

de que tenemos que irnos al pueblo las dos.

-Me alegra oír que pensamos igual, allí estaríamos fetén.

-"Pa" chasco que sí. Además, estaríamos siempre juntas,

solo preocupándonos de nuestras gallinas

o de algún corderillo o alguna vaca.

-Todo el tiempo disfrutando

de nuestra compañía y sin nadie que nos estorbara.

-Íbamos a estar la mar de felices.

-Eso ya se verá. Yo, de momento, voy a cambiarme

que tengo que ir a trabajar,

que la mañana se nos echa encima y tengo mucha tarea por delante.

Uy. Uy, qué malo es hacerse vieja.

Los riñones no me dejan ni ponerme derecha.

Este trabajo me está matando, hija.

-Ay.

"Señá" Fabiana, tenga, pruebe uno de estos bollos.

¿Seguro? Mire que están de rechupete.

-Déjate de bollos, Casilda,

y escucha lo que te tengo que decir.

Te va a escocer, pero alguien "tié" que decírtelo, hija.

A mí me cuesta mucho decirte esto, pero la María te está engañando.

-¿María? Pero ¿qué dice, hombre?

No se me ocurre en qué me podría estar engañando.

-Todos los achaques que dice que tiene, son más falsos que Judas.

-Pero si está "baldá", como si le hubieran "dao" una paliza.

-No te dejes engañar, Casilda.

Si tiene algún achaque, será por la juerga que se tiró anoche con...

don Higinio.

-"Señá" Fabiana,...

porque yo la conozco a usted y sé que eso no puede ser,

que si no, diría que ha "estao" usted dándole al morapio.

Hay que ver, mi madre,... mi madre de juerga con don Higinio,

pero ¿qué locura es esa?

-Los vi marcharse juntos y besarse.

-No, no "pué" ser. Vería usted a otras personas.

-Los vi con mis propios ojos, con estos.

-Que no, "señá" Fabiana, le digo que nones.

¿Mi madre besándose con su señor? Pero ¿qué disparate es ese?

"Señá" Fabiana, me da a mí que usted ya no ve tan bien como antes.

-Piensa lo que quieras, pero "avisá" quedas.

Padre,... no esperaba su visita. Vengo a hablarle de los festejos

en honor a la Virgen de los Milagros.

Tome asiento, se lo ruego. Carmen, prepara un café

para el padre Telmo.

En otras ocasiones,

mi familia ha hecho grandes donaciones para las fiestas.

Como comprenderá, este año no me encuentro en condiciones.

No, no se preocupe, si bien las limosnas son siempre bienvenidas,

tenemos fondos de sobra

para la celebración. Buscaré alguna forma de contribuir.

Lo importante es que usted disfrute de los oficios religiosos

y celebre la festividad.

Así lo haré, aunque no procesionaré junto a la Virgen

si no puedo hacer un donativo.

Esa no es razón para que no acompañe a Nuestra Señora.

Sería contrario a la fe de Cristo

que solo pudiesen estar cerca de la Virgen quienes pagasen por ello.

Hasta ahora, siempre ha sido así. No, eso ha de cambiar,

al menos, mientras yo sea el párroco.

Además, hemos tenido un donativo extraordinario

de un nuevo feligrés.

¿Lo conozco?

Me figuro que sí.

Se llama Jimeno Batán.

No. No lo conozco,

aunque su nombre sí lo he escuchado.

Sí, seguro que sí.

Tengo entendido que empresarios de la ciudad tienen tratos con él.

Desde luego, yo no soy uno de ellos.

Bueno, será como dice.

Si conociera al señor Batán,

le aseguro que se acordaría de él.

¿Cómo le sirvo el café, solo, con leche?

No me da tiempo,

había olvidado que tengo una reunión urgente.

Lamento que se tenga que ir tan pronto,

disfruto mucho con su conversación. No se apure por eso,

tendremos tiempo de hablar de Jimeno Batán

o de cualquier otra cosa.

Ya sabe dónde me tiene.

Con Dios. Con Dios.

-Don Ramón,... ¿qué hace aquí, en la calle?

Cualquiera diría que le han plantado.

-Y acertaría usted de pleno, porque llevo ya un buen rato

esperando a mi esposa.

-Trini tiene muchas virtudes, pero la puntualidad no es una de ellas.

-Voy a esperarle en La Deliciosa, al menos estaré sentado mientras llega.

Si quiere usted, le convido a un café.

-Gracias, pero tengo mucha tarea pendiente.

Don Ramón, espere.

-¿Se ha arrepentido usted, acepta mi convite?

-Quería hablarle.

Estaba buscando el momento oportuno para subir a su casa.

Me he enterado de algo bastante gordo.

-¿De qué se trata, otra vez malas noticias?

-He sabido que en el altillo se está ensayando...

una obra de teatro

de dudosa moralidad, nada más y nada menos

que se trata de un amor antinatural entre dos mujeres.

-Sí, algo sé de ese tema.

-¿También sabe que son las propias criadas las que están ensayando

esa aberración?

-Bueno, y no solo ellas. -No consigo entender

cómo la hija de nuestra amiga Rosina ha cometido una tropelía

tan grande.

¿Cómo se le habrá ocurrido escribir sobre un tema tan escabroso?

-Bueno, ya sabe usted cómo son los autores,

con tal de interesar al público son capaces de escribir

sobre cualquier cosa. -Pero para eso estamos

las personas de pro, para que no se salgan con la suya.

-No debería usted sofocarse tanto con este asunto, doña Susana.

Yo tampoco estoy muy de acuerdo con la dichosa obra de marras,

pero al fin y al cabo no se va a representar delante del público,

es solo una prueba de aficionados, no debería usted preocuparse.

-Eso no es razón para no detener

semejante ataque contra el decoro y las buenas costumbres.

Cada ensayo es un ataque contra la moral cristiana.

Esto tenemos que detenerlo inmediatamente.

-A las buenas.

Qué alegría verte, Susana.

Me ha dicho Leonor que te estás encargando del vestuario,

y yo quería comentarte unas cosas de cómo veo el de mi personaje.

-¿Tú también participas en esa obra?

-Sí, y tengo un papel de cierta importancia.

-¿Usted lo permite?

-(ASIENTE)

Esto es el acabose, no me puedo creer

que estén los dos metidos en esto.

-Susana, no te pongas así,

si tan solo es una historia de amor de lo más bonita.

-¿Bonita?

-Lo sabía.

-Profesora Heliodora, sabe usted que este es un colegio

que "tié" la mejor de las reputaciones.

-Sí, lo sé.

-Pues no le voy a consentir

ese comportamiento, ¿me está escuchando?

¿Eh?

-¿A qué comportamiento se refiere usted?

-Pues al comportamiento ese sucio y más feo que un pie

que están aireando usted y la Martina

por "to" el colegio

y hasta por "toa" la ciudad.

-Nada malo hacemos, señora.

¿No serán más sucios los ojos que nos miran

que nuestro comportamiento? -Ya es suficiente, muchas gracias.

-Bueno, esta vez lo he "bordao", sin mirar ni "na",

¿a que sí?

-Vamos mejorando, poco a poco.

-A paso de caracoles. ¿Y no podría decir el texto como viene?

-¿Es que no lo hago? -Lo intentas,

lo intentas, que ya es algo. Tú, Carmen, muy bien, ¿eh?,

se nota que ya tienes cogido el personaje.

Le das verdad a cada frase que dices.

-Gracias, señora. Yo solo

trato de hablar como me imagino que lo haría esa pobre mujer.

-Los pelos como escarpias cuando abres la boca.

La Sara Bernal, una cuchufleta comparada con ella.

-Esto no es justo.

A mí me ha "tocao" la desaborida de la directora

y a Carmen, la Heliodora, que es una perita en dulce.

Así se luce cualquiera. -Cada personaje tiene su interés,

lo que pasa es que tienes que buscarle qué es lo que le pasa,

qué es lo que le mueve a actuar y cuáles son sus conflictos,

pero si se interpreta bien,

un actor se puede lucir con una sola frase.

-Eso suena bien, pero a mí me ha "tocao" la mala de la función.

Voy a terminar siendo la percha de los golpes.

Si la Carmen es tan buena actriz,

que haga ella de directora.

-Vamos a parar un poco, que me parece que estamos un poco cansados.

-Servando, yo creo

que la cosa ganaría si cambiáramos los papeles,

¿qué le parece? -Pues a mí lo que me parece...

(TOSE)

Me parece que me voy a descansar un poco.

-No se lo ha "montao" mal, ¿eh?

Ha ido de mosquita muerta y, al final se ha "quedao"

con lo mejor que había.

-Yo he hecho lo que me han pedido,

fue doña Leonor la que me dio el papel.

-Porque empleó sus malas artes, que ya le vi yo cuando acabó la prueba,

echarle el ojo al papel de Heliodora.

-No voy a discutir contigo.

Aquí te quedas. Eh... avísame cuando llegue doña Leonor.

-Ni que yo fuera su asistenta.

Mil veces habría hecho yo el papel mejor que ella.

"Aprovechá", que es una "aprovechá".

Lucía, trata de sosegarte, nada solucionamos con estos nervios.

No puedo.

Esta carta se me clava en el corazón como si fuera un puñal.

Es una opinión, no todo el mundo piensa igual.

No se engañe, ¿no ha visto las miradas que me lanzaban?

La mayoría opina de esta guisa, que soy

un producto del pecado, un engendro del demonio,

hasta temo salir a la calle. Lucía,

no te tortures así, va.

Nadie puede decirte lo que tienes y lo que no tienes que hacer.

No te vas a quedar encerrada en casa para siempre.

Al entrar al portal, un hombre me ha insultado.

Soy una vergüenza para todo el barrio.

Los que deberían avergonzarse son ellos,

nadie tiene derecho a tratarte así.

Pero lo van a seguir haciendo.

Ya ha oído a Leonor, esto va a durar mucho tiempo.

Pues cuanto más dure, más fuertes tendremos que ser.

Comprendo que los que no me conozcan

puedan hacerse una idea equivocada de cómo soy,

pero me mata

que quien ha sido mi maestro, que me conoce desde niña,

pueda pensar de esa forma.

Es dura la violencia con la que ha escrito esa carta.

Y además,

que ese hombre sabe que yo no he hecho nada malo.

No sé cómo se ha podido cegar así.

(Golpean la puerta)

Disculpe, doña Celia, la puerta del servicio estaba abierta

y me he aventurado a entrar.

El padre Telmo me envía con un recado para la señorita Lucía.

¿De qué se trata? El padre quiere saber

si ha terminado la restauración de la Virgen de los Milagros.

Sí, sí, ya casi está terminada,

esta tarde iré a llevársela, cuando haya dado los últimos retoques.

Iré a decírselo.

Con Dios. Con Dios.

No la soporto, es superior a mis fuerzas.

Cada vez que sale de una habitación deja ese olor, como el diablo.

Me cuesta creer que esa mujer sea tan malvada como todos me aseguran.

No te dejes engañar,

es la mujer más pérfida que ha pisado Acacias,

y ha habido muchas.

¿No estará exagerando? Ni una pizca.

No solo ha hecho daño a sus vecinos, también a sus familiares.

¿Incluido Samuel? Por supuesto.

Nadie sabe lo que ocurrió dentro de la casa de los Alday.

Procura mantenerla siempre lejos de ti. Ese es mi consejo.

(ENFADADA)

-Vengo con un sofoco del ensayo,

que me ardo. -Pero ¿qué ha pasado?

-Pues que no me gusta el comportamiento de Carmen.

Lo primero,

que se quedó con el mejor papel, y lo segundo, es que...

no para de hacer...

cosas "pa" dejarme en ridículo.

-Me parece muy raro, Lolita. Carmen...

no sé, es una mujer muy templada.

-Las apariencias engañan, Antoñito,

y más en esto del teatro.

Lo único que quieren "tos" es su propio lucimiento.

¿Es una sorpresa "pa" mí?

-Que no, que no, que es...

es un papel viejo, dámelo, dámelo, Lolita.

-¿Eh?

¿Un telegrama "pa" el extranjero? ¿Qué tramas?

-Es para James Damon Mackenzie,

el inventor del polígrafo.

-¿Y qué "tiés" tú que hablar con ese pollo?

-Quiero que me venda uno de sus aparatos.

Como no se ha comercializado, quiero hacerme con uno,

a ver si consigo hacer mi versión del invento.

-Pero ¿qué te dijo tu padre, Antoñito?

¿Tú estás seguro que con eso puedes ganar algún duro?

-Sí, creo que le va a interesar a mucha gente.

-¿Y qué vas a hacer, poner un puesto en la calle y cobrar una peseta

a "to" el que pasa y quiera saber si alguien le engaña?

-Oye, pues eso es una gran idea,

sí, sí, más de uno se llevaría un buen chasco.

-Pero ¿no ves que a los mentirosos no les gusta que les pillen?

"Pa" mí que la mitad de tus consultas iban a acabar mal.

-Sí, es posible, pero no me importa, me veo capacitado

para hacer mi versión del invento.

-¿No tuviste bastante con tu limpialunas?

Lleva "cuidao",

que te puedes meter en un berenjenal de aúpa.

-Pamplinas, yo aprendí mucho de mi aventura con el limpialunas

y no pienso volver a hacer el primo.

Verás que de esta sí que nos hacemos ricos,

bueno, lo vas a ver tú, mi padre y todos.

Y ahora me voy, a ver si consigo dibujar

cambios en el diseño que sean de mi propia cosecha.

-No te lo vas a creer.

Trini va a participar en la obra de tu hija.

-¿Y Ramón lo permite?

Qué poco fuste tiene ese hombre.

Si Trini le pide que salte por una ventana,

ya puede rezar para que sea desde un primero.

-No le culpes a él,

la responsable es tu hija por haber escrito ese esperpento.

-Bueno, mejor hubiera hecho mi hija dejando la pluma quieta,

pero la verdad, actuar y dar la cara me parece mucho peor.

-No veo ninguna diferencia.

Todas están metidas por igual en el ajo.

-Quizá mi niña

tenga algo de culpa, pero hay que entenderla,

el promotor le paga bien y, ella no puede dejar pasar esta oportunidad.

-No puedo creer lo que oigo.

Ahora mismo deberías ir a la iglesia a confesarte.

-¿Qué he hecho de malo?

-Tus palabras son una inmoralidad.

Estás anteponiendo el dinero a la decencia,

incluso a la fe cristiana. -Ay, no exageres, Susana.

Cuando te pones en plan Torquemada, no dejas títere con cabeza.

-(LLAMA A LA PUERTA)

Con el permiso de la señora, me gustaría decirle algo muy gordo

a doña Rosina. -Ay, si es sobre la obra de teatro,

estábamos hablando de eso, y empiezo a estar un poco harta del asunto.

-No es eso de lo que quiero hablar, señora.

Es sobre... María y don Higinio.

-Arranca, que nos tienes en ascuas.

-Señora, será mejor que vayamos a otro "lao",

que esto solo le incumbe a usted.

-Lo que tengas que decir, lo puede oír perfectamente doña Susana,

para eso somos amigas, y parientes.

-Me he "enterao" que Casilda anda dándole vueltas a la mollera

"pa" ver si se va a ir o no a vivir con María a su pueblo.

-Bueno, como se ha reencontrado con su madre, es natural

que quiera pasar un tiempo con ella. No lo veo algo tan tremendo.

-No, ese no es el meollo del asunto.

Lo que me preocupa es otra cosa que he visto y que me hace pensar

que María no "tié" buenas intenciones.

-Pues claro que no las tiene, eso lo sé yo desde que llegó al barrio.

-¿Qué es eso que dices que has visto?

-María tiene un lío con un hombre.

Con su señor.

Con don Higinio. -¡Ah!

Pero ¡qué disparate!

A ver, a ver, Fabiana, ¿has perdido el oremus o qué,

cómo puedes decir tal cosa? -Señora,

porque los he visto

con estos dos ojos que se han de comer los gusanos,

besuqueándose en el callejón. -No puede ser.

¿El médico liado con la criada? -Por eso María llegaba muchas veces

de "madrugá", porque estaba "encamá" con el médico.

-Yo de esa pelandusca me espero cualquier cosa.

Después de lo de mi Maxi, tú verás. -Lástima que Casilda no lo vea así.

Le he "contao" "to" esto y no quiere ni escucharme.

Y "pa" mí, que la María esa y don Higinio

lo único que quieren

es aprovecharse de esa criatura.

-Me parece que no andas desatinada.

Algo tendremos que hacer. -No.

Vamos a esperar. No haremos nada.

Las dos tendréis que guardar silencio

hasta que yo averigüe lo que está pasando.

Es evidente que aquí se está cociendo algo muy malo.

Ese hombre se ha despachado a gusto.

Lea.

Lea hasta la última coma.

"Lucía Alvarado es un diablo del averno enviado por Satanás,

para minar la moral y las buenas costumbres de los salmantinos".

Ahora entiendo por qué Lucía no ha acudido a misa esta mañana.

Debe estar sufriendo mucho por lo que aquí se lee sobre ella.

No hay ninguna falsedad en ese escrito.

Si me permite una crítica, no me parece adecuado

que haya inducido al maestro de Lucía

a escribir este libelo. He hecho lo que debía.

Sin que importen los sentimientos de esa pobre joven.

Es hija del pecado, no debemos perder la ocasión de recordarlo.

Lo encuentro de una crueldad extrema.

No.

Si obramos así, es con el único fin de salvar su alma.

Cuantos más remordimientos tenga,

antes cederá y entrará en el convento.

Sí, y donará sus bienes a la orden.

Es a quien corresponden.

Hay otras formas de incitarla a que tome los hábitos

sin tener que exponerla a la vergüenza pública.

Le escucho.

Ya sabe lo que opino.

Podría usted detener la nulidad que Samuel ha pedido,

de esa forma, impediríamos que ambos jóvenes se comprometieran.

Si hacemos que ese amor sea imposible,

Lucía no tendrá otra razón para no entrar en el convento.

No me parece mala idea,

pero...

no es tan sencillo. No sé por qué.

Usted tiene muy buena mano en el Tribunal de la Rota.

Ya, pero el joven Alday tiene muy buenos contactos en la Iglesia.

Entonces deberá actuar cuanto antes.

Puedo hacerlo,...

pero no va a ser fácil detener esa nulidad,

es una labor...

casi imposible.

Entiendo.

Hay otras opciones.

Le aseguro que haré todo lo posible para que Lucía

cambie de opinión respecto a Samuel,...

pero deje de hostigarla.

-"Ay, Ramón,"

tienes que ver cómo nos está quedando la obra.

Las lágrimas se te van a saltar cuando veas el drama que hacemos.

Si es que esta representación

va a dar mucho que hablar. -De eso estoy seguro,

porque es la comidilla de medio barrio.

-Mejor, no hemos dejado indiferente a nadie.

-Pero todos están a la contra. Mira cómo se lo ha tomado doña Susana.

-Bueno, Susana.

-Buenas, ¿han visto ustedes a Liberto?

Lo ando buscando. -Pues no, pero siéntate.

Siéntate y toma el aperitivo con nosotros,

que seguro que Liberto pasa ahora.

-Espero. Debo comentarle un asunto. -Espero que no sea nada grave.

-No, un tema doméstico.

-Rosina, deberías pasarte un día por los ensayos.

Es sobrecogedor lo muchísimo que avanzamos

con la interpretación.

Bueno, si es que yo misma cada día me siento distinta,

cada vez que digo el texto. Bueno, y tu hija,

tu hija ha escrito una obra

digna de Calderón. Hay alguna frase que se las trae,

y a mí me gustaría cambiarlas, pero no...

Rosina, a lo mejor tú podrías hablar con tu Leonor

para que me deje hacerlo.

-Otro café, por favor. Trini. -No, gracias.

-Doña Rosina.

Doña Rosina, usted.

-Ah, no.

-Rosina, ¿dónde tienes la cabeza? No me estás escuchando.

-Como te hagan el mismo caso en la representación, menudo fracaso.

-No, no, perdona, Trini,

se me ha ido el santo al cielo, ¿qué decías?

-Pues te estaba diciendo que... -Buenos días, Samuel.

Le daría los buenos días, pero no veo qué tiene hoy de positivo.

Me barrunto que ya ha leído usted el periódico.

Así es. El autor de esa carta es un miserable,

¿cómo se puede soltar tanta ponzoña sobre alguien tan inocente?

-Sí, a nosotros también

nos parece un despropósito

que un periódico así publique un ataque de esa manera.

-Pero ¿de qué hablas, Trini? Es que hoy no he leído el periódico.

-Pues verás, Rosina, resulta que han publicado una carta

en contra de Lucía.

Dice que es fruto

de un pecado y la conmina a que entre en un convento.

-Según he oído, el firmante de la carta

es un antiguo maestro de la joven. Así es,

es de una injusticia supina.

No podrán encontrar a alguien

tan bondadosa ni tan buena cristiana como ella.

Samuel, deberíamos intentar no hacernos eco de esa afrenta.

Si por mí fuera,

Celia y Lucía deberían portar la imagen

de la Virgen de los Milagros.

-Por mí sí, me parece una idea de lo más acertada.

-Es un insulto que esa pecadora

toque la imagen. -¿Cómo?

Retráctese inmediatamente de sus palabras.

Nunca. Esa bastarda

no merece la gracia de Dios.

-¡Por favor! -¡Samuel!

-Rosina, Rosina, ven aquí. -Sosiéguese, que se pierde.

Samuel, ¿qué ha hecho?

Venga, venga conmigo a casa.

Samuel.

-¿Aún sigues con tu invento?

No vas a dejar de "lao" la tontuna esa del "poligarfio", ¿eh?

-No, estoy a puntito de conseguirlo. Y, aunque fuera por una vez,

podrías... apoyarme.

-Yo te doy "to" mi apoyo,

pero me da que te vas a dar un morrazo de los gordos.

-¿Qué lo dices, por mi padre? -Por tu padre,

bueno, y por el inventor del aparato,

y por los clientes.

-No sé por qué iban a enfadarse los clientes,

voy en búsqueda de la verdad.

-Figúrate, una mujer de "potosibles",

que lo quiere probar con su esposo

"pa" saber si tiene un amante.

-Yo lo averiguo en una sesión.

-"Mu" bien.

Si sale que no, "tos" contentos, pero ¿y si sale que el susodicho

tiene más líos que un barril de líos?

-Bueno, la mujer ya sabría a lo que atenerse.

-Si la mujer te dará las gracias, pero ¿y si al esposo

le da por coger la escopeta y tomarla contigo por chivato?

-Eso sería ponerse en lo peor.

-Me dirás que es "potosible".

Uy.

Me voy a la compra.

Que no se me olvide el pan.

Buenas tardes, suegro. -Lolita.

Menudo bochinche se ha montado en La Deliciosa.

Samuel le ha pegado una buena tarascada a un fulano.

-Es que nuestros vecinos últimamente están soliviantados, padre.

-Estos planos que estabas intentando esconder a toda prisa,

¿no serán del invento ese que ya está patentado?

-Tiene que darme tiempo para poder prepararlo.

Con el limpialunas, nadie confiaba en mí

y luego, gané el concurso.

-Ya lo hemos hablado, hijo,

estoy convencido de que te estás metiendo en problemas.

-Tiene que darme un voto de confianza, padre.

-Me temo que no puedo hacerlo, hijo.

-Ay.

-Rosina, ¿se te pasa el sofoco?

Tengo el brazo dormido de abanicarte.

-Algo mejor.

Es que pensaba que no llegaba a casa con tanto sobresalto.

-Pero si hace horas que has llegado, ya tendrías que estar mejor.

-No digas eso.

Por si fuera poco la impresión

por todo lo que me ha contado Fabiana, acto seguido, Samuel

se lía a golpes con un desconocido, no es para menos.

-Que sí, que sí, cariño, un día lleno de sorpresas.

-Hasta cierto punto.

Si es que algo me olía mal desde que María llegó al barrio.

A saber qué están tramando esos dos.

-Nunca pensé que el bueno del doctor

pudiera ser alguien peligroso.

-Y bien gordo. -Cuando Casilda me dijo

que quería irse con su madre al pueblo no me pareció mal,

pero que había algún interés oculto.

-No. Lo que quieren es desplumar a Casilda de todo.

-Menudo par de desalmados.

-Me podrías haber contado lo de Casilda,

es que ya me olía yo que algo me escondíais.

-Ay. Te prometo, mi amor,

que no voy a ocultarte nada más. -Perdonen, señores, tienen visita.

-A las buenas tardes. -Buenas tardes. Puedes retirarte.

-Vengo a ver a Leonor.

-Siéntese mientras la espera.

Algo me dice que nos puede resultar muy útil.

-Díganme, ¿en qué les puedo ayudar?

-Hemos averiguado algo terrible.

Don Higinio tiene a su criada como concubina.

-Lo que nos hace pensar que, todo lo que les rodea, es una farsa

para aprovecharse de Casilda,

de nosotros y del que quiera ponerse por delante.

-¿Y han pensado en algo para desenmascararles?

-Desde que llegó al barrio,

Higinio ha ocultado todo lo referente a su trabajo, ¿no?

Ahora es muy importante que averigüemos

si en verdad trabaja en un proyecto con Sisebuto Urdiales.

-Usted ha desconfiado del doctor desde el primer día.

Cuéntenos todas sus sospechas. -Han sido muchas.

Ese hombre nunca me ha parecido trigo limpio.

-Antes de que continúe, debo pedirle un favor.

De esto, ni chus ni mus a Leonor.

Es que...

puede intervenir, no querer que investiguemos, ¿entiende?

Puede oponerse. -Está bien, cuenten con ello.

Ay, estoy encantada de cómo están saliendo los ensayos.

Creo que las dos estamos de lo más propias.

-Esto está quedando de profesionales "p'arriba".

Lástima que no estemos "toas" igual. -Pues sí, porque hay unas

que desentonan más que un vestido de flores en un entierro.

-Yo no quiero criticar,

pero las hay que son buenas compañeras y, las hay que no.

-Y encima, Leonor solo tiene ojos para ellas.

-Claro, "pa" unas "to" halagos y, "pa" otras palos en las orejas.

-Y no estamos diciendo nombres, pero creo que las dos sabemos

a quién se le ha subido el pavo con esto de la interpretación.

-Flora, que desde que me quitó el papel de Heliodora

no hay quien la aguante.

-Menuda guindilla ha resultado ser Carmen.

Ella se ha llevado el papel con más lucimiento y nosotras, los restos.

-Buenas, ¿cómo estáis?

¿Qué, haciendo tiempo para los ensayos?

-Más o menos.

-En cuanto guarde la compra, me pongo a repasar mi papel.

-Pero si no te hace falta, ya te sale de perlas.

O bueno, eso es lo que te dicen.

-Vamos, que ha "resultao" ser la alumna "aventajá".

-No sé si son figuraciones mías, pero ¿noto algo de pitorreo?

-¿Usted cree?

-¿Qué os pasa?

-Pues que estamos cansadas

de los aires que te das y de lo mala compañera que eres.

-Que solo va a su lucimiento y a quedarse con los halagos de Leonor.

-Toda la atención para ti, las demás parece que ni existimos.

-Yo nunca he intentado hacer de menos a nadie.

-Eso no se lo cree ni usted.

-Mujer, yo solo trato de interpretar lo mejor que puedo,

como me sale de dentro.

-Pues intenta hacerlo menos bien, que nos dejas en ridículo.

-Eso, que nosotras también queremos algo de reconocimiento,

no se lo quede usted "to". -Estoy muy ocupada

para escuchar sandeces. -Uy.

-Con Dios.

-Pero ¿has visto la mala uva que se gasta?

-Esta... Esta tiene más humos que un tren.

Haría mejor en bajárselos.

¿Se encuentra ya más calmado?

A la fuerza. Llevo toda la tarde bebiendo tila.

No debió perder los estribos de ese modo.

Lo sé.

Y le agradezco que me trajera para la casa.

De seguir ahí,...

no sé lo que le habría hecho a ese petimetre.

Tenía asustados

a toda la clientela de La Deliciosa.

Tengo que agradecerle su actuación.

De no ser por usted, habríamos terminado en la comisaría.

Soy yo la que tengo que agradecerle que me haya defendido

ante ese desconocido.

Era lo menos que podía hacer. Maldito entrometido.

Pero ¿quién se cree que es para dar sus opiniones

sin que nadie se lo pida? No le dé más vueltas.

Ha quedado todo en agua de borrajas.

Eso sí, Samuel, le pido que la próxima vez

se tome estos asuntos con más calma.

Tiene razón.

No es propio de mí andar a puñetazos con la gente,

aunque se lo merezcan.

De nada sirve enfrentarse a los que me insultan,

solo se consigue crispar más los ánimos.

Tal vez.

Pero me resulta imposible callarme ante tanta hipocresía.

Pues tendrá que hacer un poder.

Ahora lo que más deseo

es que todo esto pase cuanto antes

y que la gente olvide todas las maldades que dicen sobre mí.

Resulta tan indigno lo que están haciendo.

Se me abren las entrañas cada vez que lo pienso.

Tal vez, algún día todo esto quede atrás y lo recordemos

como una pesadilla lejana.

Es usted una mujer maravillosa.

Otra en un brete semejante, habría perdido la razón.

Esperemos que eso no suceda nunca.

Desfallecer sería como darles la razón a los que me insultan.

Si conocieran su mesura

y su buen juicio,

pensarían de otra forma.

No les culpo, la ignorancia es muy atrevida.

Hay tantas cosas que tengo que aprender de usted.

Es usted muy amable conmigo, Samuel.

Sus palabras son un bálsamo para mi corazón.

Mi máximo anhelo es protegerla.

Me gustaría disfrutar de un rato más de su compañía,

pero prefiero marcharme ya.

No me gustaría alimentar los rumores que corren sobre mí

pasando mucho tiempo con usted a solas.

A mí me gustaría que se quedara más tiempo,

pero comprendo que lo juzgue inapropiado.

Además, había olvidado que tengo que visitar al padre Telmo.

-Fabiana,

¿sabe lo que ha "pasao" esta mañana,

que dicen que se han "liao" a mamporros?

-No lo sé porque no estaba presente, pero al parecer, don Samuel

le ha "pegao" a un hombre por meterse con la señorita Lucía.

-Eso es porque bebe los vientos por ella.

-Hombre, vaya novedad.

Que se gustan, es cosa bien "sabía". -Yo no sé

si mi Antoñito se pelearía "pa" defenderme.

-"To" lo contrario,

porque tú eres más fornida que él, y con más arrestos.

-En Cabrahígo, a más de un mozo he "descalabrao" por propasarse.

-¿Sabes algo de la Casilda, que no la veo desde esta mañana?

-Pues no, no sé dónde para.

¿"Pa" qué la quieres? -"Na", cosas mías.

-A las buenas.

Quería el periódico, que así tengo entretenidos a los parroquianos

y se toman dos cafés.

-Tenga, y esperemos que las noticias

no sean tan funestas como el de la mañana.

-¿Sabe lo de la función? -No.

¿Qué sucede? -Pues doña Susana,

que se ha "empeñao" en jorobarlo "to".

-¿Qué tripa se le ha roto a la sastra?

-Le ha dicho a don Ramón

que no sigamos ensayando en el altillo.

-Se ha "enterao" que la obra trata de amoríos entre mozas

y ha puesto el grito en el cielo.

-Que va a fastidiar la representación.

-¿Cómo va a hacer eso?

Ella se ha ofrecido a confeccionar el vestuario.

-Por lo que he "escuchao",

don Ramón no ha "parao" los ensayos, solo porque doña Trini

actúa en la obra de marras.

-Menos mal que Leonor eligió a Trini como parte del elenco.

-Es que mi paisana es muy "salá".

Bueno, y mi futuro suegro tiene mucho mando.

-El problema es quién nos va a coser la ropa,

porque es tontería insistir con la sastra.

-Bueno, eso téngalo por seguro,

no va a dar ni una "puntá". -Cuando se le mete algo

entre ceja y ceja, no hay quien la apee del burro.

-Sobre "to" con cosas como esta.

Según dice, son en contra de la moral y las buenas costumbres,

así que vaya buscándose otra sastra, se lo digo ya.

-Pues a ver si la encuentro pronto, porque le había asegurado a Leonor

que el tema de la ropa estaba solucionado.

Fabiana, apúnteme esto

a la cuenta de La Deliciosa. -Sí, señor.

Lolita,...

Toma. -Oh...

-Madre, ¿ya le ha "contao" al matasanos

que le va a dejar "pa" marcharse al pueblo?

-Pues no, ya se lo diré cuando llegue el momento.

-Bueno, espero que no se enfade porque usted se marche.

-Pues no, lo comprenderá, casi siempre tiene buen talante.

-Ah. ¿Es muy amable con usted?

-Pues supongo que como todos los señores con sus criadas.

-No, madre, no todos los señores son iguales con sus criadas.

Hay algunos que son unos cardos, y otros que se toman

ciertas libertades

con el servicio, ya me entiende usted.

-Ah, no, no es el caso.

Nunca me ha tratado de forma irrespetuosa.

-¿Y lleva mucho tiempo usted

a su servicio? -Pues ya ni me acuerdo.

Creo que solo dejé de servirle los días en que me despidió.

-Y, madre, ¿cómo es que no buscó usted otra casa "pa" faenar

entonces? -Pues no me salió ninguna oferta.

A la postre, siempre pensé que volvería a su servicio.

-Hay que ver, cualquiera diría que está usted en esta casa

como si fuera la señora.

-Pues tampoco se puede decir tanto, nos llevamos bien,

pero cada uno tiene su sitio.

-Pero entonces, ¿la trata bien?

-Sí, me trata bien. Mira que estás preguntona.

-Ah, no, solamente es que, dígame,

madre, que a usted no le escama

que un señor como el matasanos a su edad esté sin esposa.

-Pero ¿a qué viene tanto interés por don Higinio?

-A nada. A nada.

Solamente es

que estoy "preocupá" por si no la deja marcharse conmigo al pueblo.

-Ah. Pues no has de preocuparte, mi niña, eso no va a pasar.

-Entonces, ¿cree usted que la dejará marchar?

-A ver, llevo muchos años a su servicio, pero él es solo mi patrón.

Cuando tú decidas irte, yo me iré contigo y él no dirá nada.

(Llaman a la puerta)

Uy.

-Rápido, tengo que ver al doctor.

-¿A qué tanta prisa? -¿Ha "pasao" algo?

-Pues de momento, no, Casilda, pero tenemos que darnos prisa.

Rosina está muy mal y necesita que la vea un médico urgentemente.

¿Se puede saber a qué esperas?

Corre a buscarle.

-Yo les acompaño, don Liberto.

Esta es la parte que más me ha costado.

He tenido que cubrir las grietas que quedaron

tras el arreglo que se hizo tras el terremoto.

Nadie lo diría,

parece que acaba de salir de las manos del artesano que la esculpió.

Me hubiera gustado habérsela traído antes,

pero he querido pasar primero por casa de Samuel

para ver cómo se encontraba. ¿Qué le ocurre? ¿Está enfermo?

No.

Ha tenido un altercado en La Deliciosa y estaba muy alterado.

No tenía ni idea. Padre,...

hoy ha salido una carta publicada en el periódico

arremetiendo contra mí y, Samuel se ha metido

en una trifulca por defenderme.

Sí, yo también la he leído.

Hay mucha inquina en ella contra usted.

No sabe hasta qué punto me hacen daño

las opiniones que hay escritas.

Trate de olvidarlas. No me resulta nada fácil.

Cada vez que pienso que todo empieza a olvidarse,

surge otra piedra en el camino que me devuelve a la realidad.

Piense lo bien que ha quedado la imagen de Nuestra Señora

y lo mucho que se va a lucir en la procesión.

Es un consuelo.

(Llaman a la puerta)

Voy a abrir, creo que Úrsula está en el mercado.

Permíteme que les presente. Él es Jimeno Batán,

un gran feligrés de nuestra parroquia.

Encantada.

Lucía es una joven muy piadosa

que ha tenido a bien restaurar la imagen de Nuestra Señora.

Creo saber de quién se trata.

Tal vez nos hayamos visto en la iglesia.

Está usted haciendo un trabajo asombroso.

Sin duda,

esta imagen está en muy buenas manos.

He de confesarles que he empleado un truco.

Rezaba mientras trabajaba para que Nuestra Señora guiara mi mano.

Le está funcionando de perlas.

Se ve que su devoción la ayuda a usted mucho.

Lucía, ¿sería tan amable

de echar agua caliente en la tetera?

Sí, claro, enseguida lo traigo.

Es una joven encantadora,

y muy cabal. Así es,

no se merece lo que le está pasando.

Nadie debería aprovecharse de ella.

Se ve que es muy inocente. Demasiado,

teniendo en cuenta los personajes que están al acecho.

¿No le parece que ella merece conocer a qué se enfrenta?

Sé lo que quiere decirme.

Ya está el té preparado.

Mientras lo sirve, voy a buscar un libro

que quiero prestarle al señor Batán.

Bueno, ¿y qué me cuenta?

¿Conoce al padre Telmo desde hace mucho tiempo?

No, no hace mucho.

Yo debería...

(Se cierra una puerta)

-¡Ay, ay, cómo me duele,

me duele, me duele!

¡Ay, qué dolor, Casilda! -Señora, pero ¿anda malamente

otra vez con la gota? -Sí, ¿te lo puedes creer?

Ay, de verdad.

-Pues no lo entiendo,

hace "na" estaba tomando litros de champán y comiendo de lo lindo.

-Porque es un mal que te acecha así,

sin esperártelo de nuevo, así, súbito.

Doctor, ¿puede hacer algo por mí? "La gente cambia,"

aprendemos de nuestros errores y evolucionamos.

No puedo decir que piense distinto.

Felipe y hasta yo misma somos ejemplos de eso.

Intuyo que, tras esa afirmación, hay un pero.

No puedo olvidarme de algunas cosas que hizo Samuel con Blanca

en el pasado.

-"Lucía es encantadora, no se lo voy a negar,"

no merece lo que ese hombre planea. Pero no va a hacer nada.

Pondría en peligro mi negocio.

No puede permitir que se haga daño a una inocente,

no puede permitir que Lucía

inicie una relación con Samuel a sabiendas de lo que se propone.

Es usted un buen cristiano. -"Ya sabe que si doña Rosina"

la ve a usted aquí, se puede armar una.

-Pues que me vea y hablamos de nuestra marcha al pueblo.

¿Cuándo nos vamos? Le he dicho a mi señor que se busque a otra criada.

-¿Que ha hecho usted qué?

-Le he dicho que se busque otra criada.

-Que sí, que la he oído, madre, pero ¿por qué lo ha hecho

con tanta premura?

-¿Premura, pero no es lo que habíamos hablado?

No habrás cambiado de idea, porque yo ya he dejado mi trabajo.

-"¿Qué hacen aquí?".

Doña Susana no está. -Ah, ya,

lo sabemos, llevábamos un buen rato ahí fuera esperando que saliera.

-Queremos hablar con usted.

-¿Conmigo? -Sí, necesitamos su ayuda.

-¿Mi ayuda, para qué?

-Para que... confeccione

el vestuario de la obra de teatro.

-Muy bien, prosigamos, pues. -Pues no me da la gana de proseguir.

Se pone muy estupenda, Carmen.

-¿Por qué? ¿Por defender lo que creo que está bien?

-Pero es que a lo mejor usted no lo hace tan bien como cree.

-O sí, pero no lo ves, porque a la vista está que esto no es lo tuyo.

-¿Cómo dice?

-No os vais a creer lo que he averiguado.

-Pues cuenta, cuenta. -Parece ser que Higinio Baeza

es un antiguo conocido en la sociedad médica.

-Entonces estábamos equivocados. -Conocido para mal, ni es doctor

ni nada que se le asemeje.

-¿Perdón?

-Parece ser que es una práctica que lleva a cabo

desde hace mucho tiempo.

Lo ha hecho en muchas ciudades, se hace pasar por doctor

¡y así estafa a la gente!

-¿Está buena la sopa de ajo?

-Podrías echarle un poco de morcillo la próxima vez,

un huevo hervido, al menos. -¿Ah, sí, y de dónde saco el dinero,

si nos hemos quedado otra vez sin un real?

-¿Y tu hijita querida no te suelta más billetes?

-¡No puedo más!

Se acabó,

cancelo la obra. -(TODOS) ¿Cómo?

-Leonor, no puedes hacer eso. -¡Claro que puedo hacer eso!

Os quejáis todo el rato, cambiáis el texto,

me cambiáis el vestuario, os inventáis las cosas.

¿Os creéis que la obra es vuestra y que los personajes son vuestros?

Yo así no puedo,

así no la hago.

¿Qué hace usted aquí?

Disculpen mi osadía.

He venido a ver a la señorita Lucía,

quería hablar con usted.

A ser posible,

a solas.

Claro. Lolita, déjanos solas.

"¿Hablaban de Blanca?".

¿Tienen noticias de ella?

-Contradígame si me equivoco, usted le mandó una misiva, ¿no?

¿Cómo?

A Blanca.

Para que le mandara una declaración a ese pueblo de Levante donde vive.

Así es, le mandó misiva a la dirección que tenía,

pero parece ser que se han mudado. "Úrsula,"

le agradezco que haya venido a advertirme,

sé que sus intenciones son buenas,

pero no ha de preocuparse por mí, sé cuidarme sola.

Eso espero,

porque va a necesitarlo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 863

Acacias 38 - Capítulo 863

05 oct 2018

Lucía recibe un nuevo ataque a través del periódico obra de Espineira con el fin de que la joven se arrepienta e ingrese en un convento, donando sus bienes a la orden, pero Telmo disuade al prior para que retrase la nulidad sin necesidad de seguir culpando a Lucia. María presiona a Casilda para que se marche con ella cuanto antes. Fabiana le cuenta que su madre e Higinio son amantes, pero ella no le cree. Los Hidalgo e Higinio acuerdan investigar a la pareja. Los ensayos continúan, pero Susana advierte a Ramón sobre el tinte pecaminoso de la obra. Le pide que pare la obra. Mientras, Servando comienza a empeorar sin que nadie lo note. Samuel descubre que Telmo está al tanto de su relación con Jimeno Batán. El sacerdote propicia un encuentro con Lucia para que el mafioso le cuente toda la verdad sobre Samuel.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 863 " ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 863 "
Programas completos (895)
Clips

Los últimos 3.296 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 893 Completo 54:47 93% ayer
    Capítulo 893 ayer Samuel propone a Lucía marcharse de Acacias a por un retablo, pero ella lo rechaza. Los Escalona ponen un plazo a Susana y Rosina para entregar el dinero. Raúl empeora: su herida se ha infectado. Sa...
  • Nuevo Capítulo 892 Completo 54:17 96% pasado lunes
    Capítulo 892 pasado lunes Telmo separa a los damnificados entre sanos y enfermos para evitar una epidemia. Retrasan la acogida de los pobres en un albergue por problemas económicos. Leonor solo ha sufrido un atropello, pero Rosina ...
  • Nuevo Capítulo 891 Completo 54:49 89% pasado viernes
    Capítulo 891 pasado viernes Los guardias llegan a casa de Samuel para evitar el atraco del Adonis. Raúl resulta herido. Cuando tienen que declarar ante la policía, Fabiana miente para que Raúl no sea acusado. Carmen lo ...
  • Nuevo Capítulo 890 Completo 53:12 87% pasado jueves
    Capítulo 890 pasado jueves Vicente, el hombre que le vendió el cuadro a Samuel, confiesa a Telmo que él es el pintor que está detrás de las obras de Sánchez Medrano. Telmo accede a no denunciarle a la pol...
  • Nuevo Capítulo 889 Completo 52:49 86% pasado miércoles
    Capítulo 889 pasado miércoles Felipe le cuenta a Celia que las inundaciones han destruido El Hoyo, la barriada de Tano. Celia no se queda de brazos cruzados y acoge a los damnificados en casa. Telmo tiene un nuevo hilo del que tirar para dese...
  • Capítulo 888 Completo 53:50 84% 13 nov 2018
    Capítulo 888 13 nov 2018 Lucía se deshace de Telmo. Samuel regresa de su viaje con nuevas obras de arte y se entera de que Telmo estuvo en su casa con Lucía. Carmen se piensa la propuesta del Adonis: darle las llaves de Sam...
  • Capítulo 887 Completo 54:34 81% 12 nov 2018
    Capítulo 887 12 nov 2018 Lucía felicita a Samuel por la presentación de los cuadros, ha sido un gran éxito. Venancio advierte a Susana y a Rosina que los Escalona acabarán dando con ella. Rosina y Susana est&a...
  • Capítulo 886 Completo 54:18 87% 09 nov 2018
    Capítulo 886 09 nov 2018 Samuel y Lucía organizan la presentación de las obras restauradas. Telmo se entera y decide ir a pesar de que nadie le ha invitado. Felipe, contagiado de las dudas de Celia, demuestra que Alicia mie...
  • Capítulo 885 Completo 54:31 85% 08 nov 2018
    Capítulo 885 08 nov 2018 Telmo no se amilana ante las amenazas de Samuel. Es más, afirma que es el Alday quien debería de temerle a él. Cesáreo acude a prevenir al sacerdote, pero Telmo se mantiene firme. Agus...
  • Capítulo 884 Completo 54:05 89% 07 nov 2018
    Capítulo 884 07 nov 2018 Telmo no se enfrenta a Samuel y el Alday se marcha. Úrsula cura las heridas del párroco y él miente al negar que nadie le pegara. Samuel aprovecha la situación para hacerse la ví...
  • Capítulo 883 Completo 54:35 87% 06 nov 2018
    Capítulo 883 06 nov 2018 Samuel amenaza a Cesáreo para que no se vaya de la lengua con la muerte del cochero. Telmo descubre que el sereno no ha ido a hablar con las autoridades; tiene miedo de Samuel. El Adonis llega para exigirl...
  • Capítulo 882 Completo 54:39 83% 05 nov 2018
    Capítulo 882 05 nov 2018 Cesáreo, presionado por Telmo, decide acudir a las autoridades y confesar. Las criadas organizan una merienda al sereno, que no remonta tras la muerte del cochero. Leonor investiga por qué su madre ...
  • Capítulo 881 Completo 55:01 85% 02 nov 2018
    Capítulo 881 02 nov 2018 El cochero Gutiérrez muere sin que Telmo pueda evitarlo. Batán ofrece a Samuel terminar también con el cura. Cesáreo sufre con la muerte del cochero y Telmo se da cuenta. ¿Qu&ea...
  • Capítulo 880 Completo 53:39 93% 31 oct 2018
    Capítulo 880 31 oct 2018 Telmo se cita con Gutiérrez, el cochero, al día siguiente. Él tiene la clave para saber qué ocurrió entre el cura y Lucía en el monasterio abandonado. Rosina y Susana acu...
  • Capítulo 879 Completo 54:06 86% 30 oct 2018
    Capítulo 879 30 oct 2018 Telmo ceja en su intento de acercarse a Lucía para evitar que Samuel monte un escándalo en la calle. Úrsula le da una pista para descubrir la verdad: el cochero que pidió Samuel. El Al...
  • Capítulo 878 Completo 53:06 83% 29 oct 2018
    Capítulo 878 29 oct 2018 Alicia se muestra ante Telmo tal y como es, una aprovechada que manipula a Lucía, pero el cura no consigue sonsacar quién la llamó ¿Samuel? ¿Espineira? Carmen recupera la joya d...
  • Capítulo 877 Completo 55:47 88% 26 oct 2018
    Capítulo 877 26 oct 2018 Telmo intenta convencer a Lucía de que Alicia no es de fiar y ha sido engañada, pero la muchacha no puede fiarse ya del cura. El párroco pide a Úrsula que encuentre a Alicia. Samuel y ...
  • Capítulo 876 Completo 53:54 86% 25 oct 2018
    Capítulo 876 25 oct 2018 Todos los vecinos reciben de nuevo a Telmo, excepto Lucía y Samuel. Lucía comunica a su prima la intención de irse a Salamanca y Celia se extraña. ¿Tendrá algo que ver co...
  • Capítulo 875 Completo 53:27 91% 24 oct 2018
    Capítulo 875 24 oct 2018 Telmo hace un pacto con Espineira para librarse de su destino en las misiones. Lucía no es capaz de olvidar al sacerdote. ¿Qué le habrá pasado tras el juicio?. Rosina se ofende cuando ...
  • Capítulo 874 Completo 54:01 88% 23 oct 2018
    Capítulo 874 23 oct 2018 La llegada del nuevo párroco a Acacias es mal recibido por todos; echan de menos a Telmo. Felipe y Celia interrogan a Alicia sobre lo que le ocurre a Lucía, pero la muchacha no les cuenta la verdad....

Añadir comentario ↓

  1. Victoria

    Lo mejor del capítulo 867 ha sido, para mí, la preciosa declaración de amor del padre Telmo y su forma de hacerla, las palabras tan bonitas que emplea al abrir su corazón, su sinceridad, su delicadeza ... estoy de acuerdo con Saro en que, al quebrantar el secreto de confesión, va a sufrir mucho no sólo con la Orden del Cristo Yacente y Samuel, sino con Jimeno Batán que ya le amenazó. Dani Tatay es otro excelente actor que va a ayudar mucho en el nuevo giro que ha tomado Acacias... ¡sé bienvenido Dani y enhorabuena!!!

    12 oct 2018
  2. Marilu

    Capítulo 867, 43:26 minutos, reunión entre Liberto, Casilda y su supuesta ( para mí ) madre para la firma del contrato.- Liberto dice algo que yo vengo pensando desde la aparición de María, " no queda demostrado que Casilda Scolano sea hija de Maximiliano Hidalgo ".............etc.etc. .- Me llama la atención que, aún ante la mínima duda, Rosina y Leonor se avengan a darle a Casilda lo que " supuestamente " le pertenece así, sin más

    11 oct 2018
  3. Saro

    Es una pena que no se pueda comentar, sobre todo el capítulo de hoy 867. Las nuevas tramas están muy bien sobre todo me está gustando muchísimo el personaje del padre Telmo, hombre inteligente, íntegro y sincero pero, al mismo tiempo, muy humano, de ahí su debilidad que le ha hecho saltarse el secreto de confesión, éso le traerá muchos problemas y enemigos (su Orden y el pequeño Alday). Me encanta el difícil papel que le ha tocado interpretar a Dani y que lo está bordando. Ursula sigue si "descubrir sus cartas" me gusta Montse siempre. Extraordinario ha estado hoy Liberto; qué buen actor es Jorge!!!. No puedo nombrarles a todos pero D. Ramón, Servando, Felipe, Fabiana, Carmen, Agustina y ...tengo que decir que, el personaje de Casilda me gustaba mucho era muy dulce, sincera, sencilla, pero han ido cambiando tanto al personaje (incluso antes de que llegara María) que ya no me gusta tanto, se la ve muy déspota y altanera cuando se dirije a Rosina o cuando habla mal a su espalda. En fin, no a tod@s nos gusta lo mismo. De todas formas, mis felicitaciones por la nueva orientación de la novela.

    11 oct 2018
  4. Alicia

    Hola a todos!!! desde la provincia de Santa Fe en la República Argentina, les escribo, me gusta el giro más dinámico que ha tomado la novela. Es verdad que en los últimos 3 capítulos no se pueden subir comentarios. Ya es tiempo que se descubran los asuntos de la madre de Casilda y el falso médico también ya es hora qué a Casilda le llegue un nuevo amor y estaría bueno que el candidato tenga algo de "posibles" y a la pobre casildita la tenga "feten feten" Qué Úrsula no se descarrile, por favor" y pueda integrarse otra vez a acacias, con respecto a Servando: se muere o le traen a su paciencia que últimamente está siendo muy nombrada.

    11 oct 2018
  5. Mabi

    Cap. 864, 865 y 866 no hay posibilidad de comentar... Me agrada mucho el giro que ha tomado la novela, sin muertes por doquier. Y si con las maldades propias de un culebrón. Enhorabuena, aunque estaría bueno que Ursula recobre un poco de su memoria y en un acto de arrepentimiento cuente todas sus maldades y las de Cayetana también

    11 oct 2018
  6. Marilu

    Nuevamente los responsables de esta página han vuelto a las andadas, capítulos 864, 865 y 866 ( por ahora ) sin " abrir " los comentarios y los Clips están atrasadísimos. Quería referirme al tema Casilda: si toda la historia ocurriera en nuestra época, con un simple ADN se comprobaría la " verdadera " paternidad y/o maternidad, inclusive cruzando con el ADN de Leonor, se sabría si Maximiliano es realmente el padre de Casilda ya que todo se basa en la palabra de María. Por lo pronto, esta última está influenciando en Casilda y la está convirtiendo en una persona " algo " desagradable y que se transformó, como decimos en mi país en " NUEVA RICA " a la que el dinero se le subió a la cabeza ( basta recordar como trató a la nueva doméstica de Rosina ) sin comprender que el dinero no la hace mejor persona, al contrario.- Y de Lucia que decir, que lo antes posible " madure " y vea y acepte la realidad que tiene frente a sus ojos, de lo contrario cuando " caiga " de tan alta nube, el golpe será brutal, no hay peor ciego que el que no QUIERE ver.

    11 oct 2018
  7. Mabi

    Otra vez error con los nombres en la reseña... Liberto acuerda con Iñigo. No con Higinio. . Está bien que son dos nombres con muchas " i " y " g ", pero con releer lo escrito...

    06 oct 2018