www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3935770
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 468 - ver ahora
Transcripción completa

Don Felipe nos ha informado de que ha muerto Mauro San Emeterio.

-Fue arrollado por el tren.

Lo identificamos por su cédula y por sus ropas.

Podría haberse quitado la vida. (CELIA) "Lolita,"

prepárame un vestido oscuro.

Tienes razón,

iré a ver a Felipe.

Teresa tiene a don Fernando y doña Cayetana,

pero Felipe está solo.

-"Verás a tu tía por última vez".

pero solo si consientes que alguien

te guarde. ¿Como por ejemplo?

Gayarre, naturalmente.

(FERNANDO) "No empujaré a Teresa a tomar una decisión apresurada".

¿Apresurada? Llevan tiempo planeando esos esponsales.

Insisto, señora,

lo dejaré todo en manos de Teresa

y ella será quien guíe mis acciones.

Si ella necesita tiempo,

se lo concederé. A costa de su felicidad.

Mi felicidad es la suya.

-Ya doblan las campanas para el entierro.

-Encaminémonos al cementerio.

-Con Dios.

(Campanadas)

-¿Adónde va mi hija con esa compañía?

-El sueño de Mauro

era conseguir un mundo mejor. Eso le hizo ser

tan buen policía.

El sentido de la justicia que tenía. Lo considerábamos nuestro amigo.

Será para siempre. (SUSANA) "No me he caído"

de un guindo, muchacho, y ya peino canas.

Puede que seas solo el mayordomo para don Arturo, pero para su hija

eres algo más. -¿Y usted?

¿No se sentiría liberada si habláramos

de nuestra relación de madre a hijo?

-Marchamos. Ya nada podemos hacer aquí.

Necesito despedirme.

Me desasosiega

verla así.

Es menester

que vaya a su lado.

Haría lo que fuera por mitigar el dolor de Teresa,...

pero creo que es mejor que esté sola.

¿Por qué te has tenido que ir?

¿Por qué has hecho esta estupidez?

Jamás pensé que te fueras a rendir de esta forma.

Mauro, estaba segura de que ibas a encontrar

otra persona.

Ojalá se pudiera volver atrás.

Ojalá pudiéramos vivir nuestro amor

sin que nada enturbiara nuestros sentimientos.

Mauro, te amaba con toda mi alma.

Sé que nunca en mi vida

volveré a sentir algo así.

¡Tendría que haber luchado con todas mis fuerzas por ti!

Por nuestros sentimientos.

Pero ya no hay ningún futuro posible juntos.

¡Porque tú lo anulaste

arrojándote a las vías de ese tren!

Aunque ya no estuvieras a mi lado,...

yo necesitaba saber de ti.

Saber que tú estabas ahí.

Nuestro amor ya no era posible, pero...

quedaba el afecto.

Teresa.

Debemos irnos.

Te ruego un segundo más.

Mauro,

ahora que ya no estás aquí,...

me he dado cuenta de que, de una u otra forma,

pensaba que íbamos a estar juntos.

Pero eso ya no es posible.

Tal vez debería seguir tus pasos...

y desaparecer como tú.

Quizás encuentre el descanso en mi propia muerte.

Ya solo me queda esperar a ese último aliento.

Deseo que llegue cuanto antes.

Te quiero, Mauro.

¿Cómo está la señorita Teresa? ¿Ha vuelto del entierro?

-Sí, ya está en casa.

Ay, pero parece que se le ha "congelao" toda la sangre.

Está lívida como un difunto.

-Qué perra suerte la suya.

Tampoco don Felipe anda mucho mejor.

Entre lo de Celia y la muerte de su amigo,

no enhebra dos días buenos.

-Ni él ni nadie, Lolita.

Que lo de doña Leonor también tiene su miga.

-¿Dónde estará la pobre?

Le voy a poner un tazón de leche bien calentito

para que se le entone el cuerpo.

¡Huy!

Se me ha "cortao".

No me extraña, con el agua que le echan,

más nos valdría ir a la fuente y ahorrarnos el paseíllo a la lechería.

-Parece que tengamos gafe.

No sale ni una derecha, ni las cosas más tontas.

-Aquí al único que le va de guinda es al Servando.

Ha puesto a una criada a zurcirle los calcetines y a otra a plancharle.

Nos tiene a todas a su retortero. -Ay...

El portero tiene más jeta que el tío Blas de Cabrahígo.

Ese "na" más que hacía visita en cuanto olía que había condumio

y se iba cuando acababa con "to" el orujo.

-Alguna vez dan ganas de sacarlo con cajas "destemplás".

Parece el señorito del pan pringao,

que tenía tanta cara que terminó metiendo la mano en el "asao".

-No podemos echarle aunque sea un "aprovechao".

Es como de la familia. -Yo tengo

unos primos tan reveníos que no quiero ni verlos en pintura.

-A mí también me da cosa echarle,

pero podemos hacer algo

"pa" que se vaya por su propia voluntad.

-Como no sea prenderle fuego al catre.

Parece que está "pegao" con pez al altillo.

-No le deis más vueltas, ¿eh?

El Servando se queda aquí y punto redondo.

Y yo me voy a reposar,

que el día ha "sío" "mu" largo como para escuchar...

disparates.

-Le podríamos decir que tiene que arreglar las tejas.

Con lo vago que es, se irá a escape.

O mejor, que le ha llegado un telegrama de su Paciencia.

-No sé... No sé yo si eso está bien, mujer.

Hacerle esa triquiñuela, no.

Se iba a hacer ilusiones en balde.

-¿Y si le decimos que hay un alma en pena en el altillo?

Es muy cobarde.

-Él y yo.

¿O es que no te acuerdas que me dan mucho mal fario?

-¡Ya está, Casilda!

Le decimos que nos ha "dao" la viruela y que se va a contagiar.

-Menudas ideas de casquero se te ocurren, Lolita.

Mejor sería que dejaras de decir enormidades.

-A ver tú

que eres tan listilla.

¿Qué se te ocurre "pa" echar al Servando?

-Bien sencillo.

Servando está aquí porque van a poner la maquinaria en la portería.

Con conseguir que no se ponga en ascensor, solucionado.

-¿Y eso cómo se hace? -Fácil.

Los señores de este edificio son más agarrados que un chotis.

Con apañar el presupuesto y añadir un cero de más,

se echarán para atrás.

-Pues no que va a tener razón la Huertas.

Claro.

Muerto el perro se acabó la rabia.

Si no hay ascensor, el Servando se queda en la portería.

-Y nosotras

seguimos subiendo a patita.

Con la ilusión que me hacía dejar de echar el bofe.

-Tendrás que elegir, no se puede tener todo.

Y el ascensor es para los señores, no para las sirvientas.

(AMBOS) # Pero qué grande que es.

# Una que parecen tres.

# Toda entera no la ves.

# Monumental mujerón

# que despierta la pasión

# en su enorme diversión. #

¡Lolita! ¿Todavía te gustan los toros?

-Pues claro que sí, hombre, "to" los animalicos.

-¡Pues pega dos capotazos y prepáranos un buen guiso de novillo

que tenemos más hambre que un piojo

en una peluca!

Cógelo "pa" escanciar el líquido elemento.

-Cualquier cosa

antes que soportar a este plomo.

Pon más ropa de abrigo.

Zamora tiene un clima muy recio

y no estás hecha a esas inclemencias.

Tiene usted razón, padre.

Me llevaré el abrigo más tupido.

Espero no arrepentirme de dejarte hacer este viaje.

Le aseguro que me comportaré con la mesura que se espera de mí.

He dado órdenes estrictas a Gayarre

para que no se separe de ti.

No voy a oponerme si así se queda usted más tranquilo.

Será tu sombra,

y cuando regreséis, me informará de tu comportamiento.

Cuando estemos de vuelta,

lo único que dirá es que mi comportamiento fue satisfactorio.

Eso espero.

No utilices ninguno de tus trucos para deshacerte de él.

No hace falta

que me lo diga, no es mi intención.

Ten en cuenta que Gayarre

es un hombre honrado y leal.

Cualquier cosa que le pregunte, me contestará con la verdad.

No lo dudo.

Hija, he tenido paciencia infinita contigo.

Si vuelves a perder las formas, tomaré medidas de lo más expeditivas.

No va a suceder nada que pueda disgustarle.

Lo único que quiero es despedirme de mi tía Bárbara.

Además, poco puedo hacer con Simón pegado a mis talones.

Si tiene una orden, es más estricto que usted.

Sí, supongo que sí.

Espero que todo vaya

como la seda.

Seguro que todo irá de perlas.

Felipe, espero que disculpe lo intempestivo de la hora de mi visita,

pero necesito hablar con usted.

-Doña Rosina... Pase.

La verdad es que no puedo concentrarme en estos papeles

más de cinco minutos seguidos.

-Es de entender.

Lamento la muerte de su amigo Mauro.

-Ha sido una gran pérdida.

Tome asiento, por favor.

-Gracias.

-¿Cómo se encuentra?

Liberto me ha dicho que apenas salía de la cama

aquejada de jaquecas. -Sí.

-Parece que la cabeza me va a estallar.

No me hacen efecto las pastillas por muchas que tome.

-Encontrándose así lo que la trae hasta aquí es de mucha enjundia.

-Así es, no me quedaré de brazos cruzados

a pesar de estar mal de salud.

Felipe.

Estoy dispuesta a pagar lo que haga falta para acelerar su búsqueda.

Si hay que sobornar, se soborna, pero hay que dar con ella a escape.

-Doña Rosina, guarde este dinero.

No será necesario.

Le he dicho a Pablo

que he mandado una descripción de Leonor

a todas las comisarías que hay en su camino.

Más tarde buscaremos en las navieras...

-No sé qué tiene que hacer Pablo por aquí.

No tiene que darle información.

Felipe, es a mí a quien debe dirigirse.

-Por favor, Pablo es el marido de Leonor.

Tiene todo el derecho a saber cómo va.

-¡¿Marido?! Pero, Felipe, ¿qué ha demostrado ese hombre?

¿Qué esposo deja abandonada a su suerte a su mujer?

-Eran circunstancias particulares. -¡Pamplinas!

¡Si él se hubiera ocupado de ella a su debido tiempo,

no estaríamos lamentando su desaparición!

-¡Doña Rosina, por favor!

No tengo tiempo para ocuparme de los conflictos con su yerno.

¡Mi tarea no es culpar a nadie por lo que ha pasado!

-Es de entender, pero coincidirá conmigo

en que su comportamiento dista del de un hombre de honor.

-Mi interés, y creo que el de todos,

es encontrar a Leonor. ¡Que sea usted o Pablo

el primero en ser informado, no me importa!

-¡No le debe consideración después de lo que ha hecho a Leonor!

¡La vida de Leonor está en juego!

¡Dejen de perder el tiempo en confrontaciones absurdas!

Doña Rosina.

Disculpe.

Perdón por ser tan grosero.

Mi único interés es encontrar a Leonor.

-Ya lo sé, y se lo agradezco de corazón.

-Espero que Dios escuche sus plegarias

y que Leonor aparezca cuanto antes.

(Puerta)

Me alegra que te hayas acostado.

¿Te disponías a rezar?

¿Para qué rezar a un dios que permite esto?

Teresa.

Entiendo tu desazón, pero no debes culpar a Dios

por esto.

Todo indica que Mauro tomó esa decisión por sí solo.

Dios nos hizo libres para elegir,

y por lo tanto, libres para equivocarnos.

Eso es lo único

que sabemos hacer.

Errar. Pero hay algunos errores

que no admiten marcha atrás.

No quería entristecerte más.

No importa.

Ya estaba hundida antes de que llegaras.

Voy a llamar a la criada para que te caliente caldo.

Te vendrá bien para dormir.

Muchas gracias, Fernando.

Eres muy bueno conmigo.

No es para tanto.

Solo se trata de acercarte algo de sopa.

No me refiero a eso.

Te doy las gracias por ser como eres.

Por permanecer a mi lado,

apoyándome...

a pesar de saber que mi dolor es por alguien a quien...

Eres la persona más importante para mí en el mundo.

Y si tú sufres,...

yo sufro de igual modo.

Y pensar que hace unos días estábamos organizando la boda...

Hemos perdido esos momentos felices. No te aflijas,

encontraremos una fecha más adecuada.

Te agradezco tu comprensión...

y que aplaces la boda.

Ahora lo más importante es que te recuperes.

Me encargaré de anularlo todo.

De buscar una fecha más adecuada.

Fernando.

No sé si podré.

No sé si voy a poder retomar

mi vida donde la dejé.

Entiendo cómo te sientes,...

pero es mejor que dejemos que pase el tiempo

y no tomemos una decisión precipitada.

¿Champán a estas horas, madre? -Solo mojarnos los labios.

-Claro que sí, Celi,

que la ocasión lo merece.

-Por el éxito en los negocios

de mi hija. -Porque todas las mujeres de España

quieran teñirse. Si funcionara esto,

los hombres no sabrán cómo somos realmente.

-Por Dios, Trini,

no seas procaz. -Bueno, brindemos.

Porque está todo firmado y sellado.

Por mi hija. -Por tu hija.

-Doña Celia, toda la suerte del mundo con su nuevo negocio.

-Gracias, Víctor. -¿Has visto qué lozana está

con su nuevo pelo?

-Está hecha una mozuela.

Como a todas les quede como a usted, éxito "asegurao".

-¿Y a ti te gustaría

que Luisi se tiñera los pelos?

-Mi María Luisa es que está perfecta como está.

¿Sabe usted?

Ni le falta ni le sobra nada. A ella no la dejo que me la cambie.

-Tíntate tú.

Igual que las mujeres se lo cambian,

también los hombres.

-Doña Consuelo...

(RÍEN)

No creo que lleguemos a ver semejante disparate.

Sigo atendiendo.

-Sí. Venga...

-Ya que has firmado todos los contratos,

deberías empezar a trabajar ya.

-Por Dios, madre, deje que me termine la copa.

-No tienes tiempo que perder.

El pez que no nada se lo lleva la corriente.

Tienes que empezar a trabajar

en los puntos de venta y darte publicidad.

-¿Crees que necesitaríamos anunciarlo?

-Por supuesto.

Si no sales en las revistas de modas, no existes.

-¿Y esa quién es?

-La señora Arbeloa.

En cuanto supo

que me había teñido el pelo, se empeñó en ponerse ese color.

-Mírala, más contenta que unas castañuelas.

Tenía el pelo que parecía un gato "mojao",

y ahora le brilla.

-Pues esa señora tan satisfecha

es la mejor publicidad que se puede tener.

Puedes estar bien contenta, hija.

-Me sienta un poco mal estar aquí celebrando

cuando ha pasado tan poco de la muerte de Mauro.

-Hija, la vida continúa.

-Sí, ya sé que no se detiene por nadie,

pero no olvido a los que sufren.

Tanto Teresa como Felipe.

Y yo aquí celebrando cómo prospera el negocio.

-Yo te entiendo.

Pienso en lo ocurrido y se me abren las entrañas.

-¡Susana!

Siéntate a tomar una copa con nosotras,

estamos de celebración. -En otro sitio,

lo haría de buen grado, lo necesito.

No me llega la camisa al cuerpo.

-Cuéntanos, que nos tienes en ascuas.

-Acabo de cruzarme con la señora Arbeloa.

No la he reconocido hasta que me ha hablado.

Siempre ha tenido un pelo negro

y hoy lucía una melena rubia escandalosa.

Y eso es cosa de brujas.

-¡Que no, Susana, que no!

Nada de supercherías.

¡Celia la ha teñido!

La ciencia avanza que es una barbaridad.

Ay... De aquí a unos años, nos cambiaremos el color del pelo

como el color del vestido. Yo me haré unos mechones.

Sí. -Pero ¿dónde vamos a ir

a parar, Trini?

Se empieza por el pelo y luego la cara, el cuerpo...

Si Dios nos ha hecho así,

¿quiénes somos para enmendarle la plana?

(RÍEN)

-Si está contra los tintes,

eso es señal de que se van a vender como rosquillas.

-Bueno, ¿y qué?

¿Has pensado en algún nombre?

-No. No he pensado ninguno.

-Yo creo que

los tendrías que llamar

"Tinte Pelo Dorado".

¡Oh, no, no, no!

"Tintes El Color Soñado".

Ese es bueno.

-Eso es muy cursi, Trini.

"Tintes para mujeres que saben lo que quieren.

-Consuelo, eso no cabe en las etiquetas.

-Ya sé qué nombre voy a ponerle.

Albora.

-No sé qué significa, pero suena bien.

-Es original.

Por Albora.

(RÍEN)

¿Están tus señoras en casa? -Han "salío" a no sé qué gaitas.

Vamos a darle buen tiento a la botella de coñac de doña Consuelo.

-¿Qué haces? Como me pillen

me escabechan. -Esta no se atasca.

-No seas aguafiestas, solo vamos a darle un tiento.

-¿Y a qué viene tal asalto?

-Celebramos que me han dado el trabajo.

-Que pasa de criada a señorita secretaria.

-Como no tengo parné para convidaros, a cuenta de tus señoras.

-Ay... -Y todo gracias a ti, gitana.

-"Pos" siendo así, le vamos a pegar un viaje a la botella,

que luego lo relleno yo con agua.

-Por ti. Porque te vaya de fábula.

-Y porque te acuerdes de nosotras

cuando seas una señorona.

-No os olvidaré nunca.

-Ole.

-Puede que no empezáramos con buen pie,

pero a la postre voy a echar mucho de menos a todas las de Acacias.

-Oye, Onteniente no está muy lejos, ¿no?

-A dos días de aquí. Voy a venir poco

a visitaros.

-Nos tendrás que dar tus señas. -Pues sí,

cuando queramos quitarnos de encima al Servando,

te escribimos.

Bueno, os tengo que dejar.

Es que doña Rosina

está más nerviosa que un cerdo en San Martín con lo de Leonor.

-¿Hay noticias?

-Pues no, pero va a aparecer antes que después.

El Pablico no va a dejar piedra sin remover de aquí a Marruecos.

Bueno, toma.

Con Dios.

-Pero ¿qué haces? Con dos copas no sé si voy o si vengo.

-¿Quién es esa amiga tuya de Cabrahígo?

Quiero agradecérselo.

-"Pos" no. No va a poder ser.

Es que ya está de vuelta.

La cabra,

en cuanto puede, tira "p'al" monte. -Sí que ha durado poco aquí.

-Lo que ha "tardao" en vender las cazuela.

-Y en buscarme un empleo. -Ay...

Te voy a echar mucho de menos.

-Todavía me quedan un par de días. -Ay...

(TOSE) ¡Ay!

Si nos tomamos otra copita, ¿Consuelo se dará cuenta?

Ay, qué buenas están

las cosas de los ricos.

-Tú dale otro poco,

a malas le digo que lo he echado en un guiso.

Chinchín. -Salud.

Estoy confundido.

No sé si debo partir en busca de Leonor

o esperar a las gestiones policiales.

-No puedo parar de pensar en ella

y en los peligros que acechan en esos mundos de Dios.

-Si hay una mujer capaz de salir,

es Leonor. Eso es así.

-No dejo de rezar porque se encuentre bien

y porque haya conseguido salir adelante.

-Tenemos que confiar en ella

y en los recursos que tiene.

-Pero ¿por qué no ha regresado a Acacias?

¿Por qué no ha leído los anuncios?

-No puedo figurarme lo que sería de mí si estuviera como ella.

En un país extranjero, sola y sin recursos.

¿Cómo sobreviviría?

¿De qué formaría encontraría algo para comer?

-Es verdad

que tú lo pasarías peor, pero tú te pierdes si te alejas tres calles.

Gracias a Dios, Leonor es distinta

y tú lo sabes.

Visto lo visto, lo mejor es que se hubiesen quedado en el barrio.

-¿Y que le ejecutaran? -Se podía haber demostrado

su inocencia.

-En ese momento estaba muy complicado.

¿Tú no habrías hecho lo mismo por mí?

¿No habrías huido conmigo?

-Supongo que sí.

Pero no sé si hubiese tenido el mismo coraje que demostró Leonor.

-De haber sabido esto, no la hubiera dejado

que me acompañara. -Tomasteis esa decisión

porque era lo mejor en ese momento.

-Ya, eso es cierto.

No podía quedarme de brazos cruzados acusado de la muerte de mi madre

mientras el asesino campaba por ahí. -Le acabarán cogiendo

y verás cómo Leonor acaba regresando.

-Eso espero.

No podría vivir sin mi esposa.

-No olvides que puedes contar con nosotros "pa" lo que quieras.

-Estaremos a tu lado

pase lo que pase.

-Gracias por vuestras palabras.

Sobre todo ahora que las dudas sobre mí

empiezan a calar en algunas personas.

Espléndido día para las fechas en las que estamos, ¿no?

Lo que me pidió.

Muchas gracias.

¿Cómo se encuentra

la pobre Teresa?

Será mejor

que se lo pregunte a su prometido.

Teresa lleva toda la mañana encerrada en su cuarto.

No he podido hablar con ella.

¿Adónde va usted muy ensimismado, Fernando?

-Perdonen, pero tengo la cabeza en otro sitio.

-¿Ha empeorado su prometida?

-No,

pero voy a comprar unos pasteles

a ver si le abren el apetito.

Desde ayer no prueba bocado.

Sí, me tiene muy intranquila. -Su estado

es delicado. -Está indispuesta

por la impresión que le ha causado la muerte.

Si me disculpan, debo ir a la chocolatería.

Muy apurado le veo

para solo ir a comprar dulces.

También debo hablar con Víctor.

Tengo que decirle que suspenda el encargó que pedí para la boda.

¿No van a celebrar el enlace?

No.

No nos vamos a casar.

Al menos, durante un tiempo.

Es de entender que Teresa, dadas las circunstancias,

no quiera ni pensar en casamientos, pero yo de usted insistiría.

Retrasar la boda solo la hará caer en un pozo de desesperación.

-Deberían ustedes hacer un poder y retomar sus vidas lo antes posible.

-Cuanto más tiempo pase,

más difícil será volver a la normalidad.

-No puedo presionarla.

A decir verdad, esta situación me supera.

Pierda cuidado, Fernando.

Si lo necesita, yo puedo hablar con Teresa.

A lo mejor a mí sí me hace caso.

Se lo agradezco de corazón.

La verdad es que ver a Teresa así

me desasosiega sobremanera.

Hasta temo que haga una locura.

Si me permite el consejo, no la dejaría sola más de unos minutos.

No le falta razón a usted.

Pero precisamente hoy tengo que acompañar a un niño

a su revisión ocular y me supondrá unas horas.

Posponga la consulta.

O no,

mejor, que acompañe Úrsula

al niño.

Nosotros debemos estar junto a Teresa.

Sé que no me tienen

mucho aprecio,

pero me duele ver el trance por el que están pasando

y me gustaría poder ayudar.

-¿Estaría dispuesta a acompañar a Tirso al médico?

-No me supone ninguna molestia.

-Está bien,

pero cuando acabe la consulta, tráigalo de vuelta.

-Así lo haré. Gracias, Úrsula.

-Si me disculpan...

Celia ha firmado por fin la patente de los tintes.

Va a ganar dinero a espuertas.

Más que tú con las cafeteras. -Mujer, no será para tanto.

Las modas de las mujeres van y vienen,

sin embargo, tomar café nunca se queda anticuado.

-Eso ya lo veremos.

A mí me parece la mejor idea desde que se inventó la máquina de afeitar.

No seas orgulloso.

-No es orgullo, le deseo lo mejor,

pero cada cosa en su sitio.

-Y ella te lo agradece.

Pero ya veremos quién tiene más fortuna.

(Puerta)

Ya abro yo.

-(SERVANDO CARRASPEA)

Don Ramón,

le traigo una carta de la empresa de los ascensores.

He corrido más que los correos del zar.

-Ya será para menos, solo has subido un piso.

-Es que no he visto al cartero dejarla.

Y uno está ojo avizor con esto.

Por cierto, he estudiado un saludo

para cuando abra la puerta. Hay, hay una tienda

donde venden unas chaquetas de ascensorista

que le darían muy bien porte al invento.

-¡Madre del amor hermoso! ¡De ninguna de las maneras!

Si no quiere la chaqueta, con la gorra me es suficiente.

-Ni chaqueta ni ascensores ni puñetas.

Estos de la empresa han perdido el norte.

-¿Qué pasa? Te va a dar un torozón.

-Los de la empresa de instalación.

Me piden un potosí por esa instalación.

Meter la maquinaria en la portería supone un gasto extra.

-No se preocupe, para pedir una rebaja siempre hay tiempo.

-Aunque pidieran la mitad de la mitad de lo que vale,

valdría más que los pisos.

-¿Y la ha leído usted bien?

-¿Acaso crees que yo soy un cateto que no sé entender un presupuesto?

-Bueno, Ramón, templa,

estás disparando al mensajero.

-Tienes razón.

Me enerva que me traten como a un primo.

Con estos precios

no vamos a poder ni poner una cesta con una polea.

-Entonces no voy a ser

el primer ascensorista de la calle Acacias.

"Pa" una vez que iba a ser el primero...

-Me barrunto

que te vas a quedar con las ganas.

Ay...

Tengo que someter esto a la votación de la junta de vecinos,

pero no creo que quieran pagar la barbaridad que piden.

-Siempre hay tiempo para hablar con los instaladores.

Más vale una hora de trato que cien trabajando.

-Que no, Servando, que no.

Es tal el disparate, la desproporción

y la falta de seriedad,

que no pienso ni discutirlo.

Ya te puedes ir.

-Señora...

-Bueno...

Es un escándalo.

Un abuso.

Rosina.

Te he hecho una tisana con anís. A ver si te levanta el ánimo.

-Te lo agradezco,

pero ando tan desasosegada, que no me cabe nada.

-Pues tendrías que hacer un poder.

De seguir así, vas a acabar enfermando.

¿Has ido a comisaría a informarte?

-Sí, así es,...

pero ya debería saberlo.

Ayer estuvo doña Rosina hablando con don Felipe.

-¿Es eso cierto?

-No podía quedarme más tiempo en casa sin hacer nada,

tenía que averiguar qué hacían

para encontrarla. -Pensé que estabas con jaqueca.

¿Por qué no dijiste nada, Rosina?

¿Por qué fuiste sola?

-Porque no me fío de él.

Si durante el viaje no cuidaste de mi Leonor,

¿por qué hacerlo ahora?

Será mejor que me ocupe

de todo este asunto.

-¿Cuántas veces le voy a tener que pedir perdón?

¡¿No ve que yo estoy sufriendo como usted?!

¡Amo a Leonor con todas mis fuerzas!

-¡Si eso fuera cierto, no te habrías separado de ella!

¡No la hubieras abandonado!

-No tenía otra opción.

-No te creo. Eres un cobarde.

Y por tu culpa la puede haber pasado cualquier cosa.

Nunca te voy a perdonar por lo que has hecho, nunca.

No puedes responsabilizar a Pablo.

-Ah, ¿no?

¡¿Entonces quién es el culpable?!

-Tienes que serenarte, Rosina.

¡Lo único que vas a conseguir es mortificar a Pablo!

-No merece otra cosa.

-Cariño.

Eh.

Tenemos que comportarnos como la familia que somos.

Es la única opción que tenemos de conseguir que vuelva.

-Déjame sola, por favor.

-Como prefieras.

Agradezco su visita, amigo Ramón.

-Andaba preocupado por saber cómo se encontraba usted

después de los últimos sucesos.

-No sé qué decirle.

Parece que todo se desmorona a mi alrededor

sin tener la capacidad para reaccionar.

-Ni usted ni nadie.

Es terrible perder a un amigo en circunstancias tan tremendas.

Sé lo que le digo, hace poco falleció Maximiliano.

-Sume a eso los problemas con mi esposa

y la desaparición de Leonor.

Podrá entender cómo me siento.

Son demasiadas emociones como para digerirlas todas juntas.

-Y ninguna buena.

-Felipe,

sabe que puede contar conmigo siempre que lo necesite.

-Se lo agradezco.

Como también le agradezco la ayuda que le presta a mi esposa.

Ha empezado un negocio de tintes.

-Sí, puede irle muy bien con el tema.

La encontré muy ilusionada.

Qué pinta tan terrible tienen todas estas mujeres.

¿Están buscando alguna sospechosa?

-Así es.

-Se diría que cualquiera

podría cometer un crimen.

¿Exactamente qué es lo que buscan?

-A la asesina de Mauro.

-Pero ¿qué me dice?

Si el comisario se suicidó.

-Un campesino que trabajaba junto a las vías del tren

vio a una mujer salir corriendo antes de que pasara el tren.

-Esto lo cambia todo. Mauro asesinado...

-Espero para interrogar a ese hombre.

Reconocerá a esta mujer entre estas fotos.

-¿Quién sería capaz de matarle?

-Desgraciadamente hay muchos sospechosos.

Nuestro amigo mandó a presidio a muchos delincuentes

y casi todos juraron venganza.

-Esto... Esto va a ser una conmoción en el barrio.

-Don Ramón,

le ruego, por favor, que sea discreto

hasta que avancen las investigaciones.

-Cuente con ello.

(Puerta cerrándose)

Tirso viene del oftalmólogo

y ha insistido en visitarte.

¿Cómo se ha portado el médico?

Mal, ha sido muy pesado.

Me ha colocado unos anteojos pesados como ladrillos

en los que no paraba de poner

y quitar lentes.

Seguro que te has portado como un caballero.

Iba a pegarle una patada en las espinillas.

(RÍE) No lo he hecho.

No quiero enfadarla.

No esperaba menos de ti.

-Ya has saludado,

ahora debes ir para casa.

-Déjame quedarme un poco más. Aún es pronto

y quiero contarle todas las pruebas.

No me vendría mal algo de compañía.

-Como veas.

Yo tengo que hacer unos encargos, pero vendré pronto.

-No hace falta que disimule conmigo.

Ya sé que está muy triste.

Así es.

Ha fallecido un amigo al que quería mucho.

Yo también lloré un montón

cuando se murió el Pelao.

Vivía en la misma calle que yo.

Luego se murió el Piña.

Y el tío Gerundio.

Es lo que tiene ser pobre.

Te acostumbras a comer poco y a ver

cómo entregan la pelleja los de tu lado.

A eso no puede acostumbrarse uno.

No queda otra.

Hay que seguir con la vida

y no perder tiempo en lamentaciones.

Oveja que bala, bocado que pierde.

No sé si tendré fuerzas para hacer lo que dices.

Pamplinas.

Usted es ya vieja y tiene que trabajar.

Se pondrá buena en un tris.

Además, tiene que ayudarme a terminar la historia

sobre el país del Ámbar.

Buenas tardes.

Buenas tardes. -Buenas tardes.

Le agradezco que le haya acompañado al médico.

No debe retrasarse en su tratamiento.

¿Ocurre algo?

Somos portadoras de malas noticias.

El médico ha hecho un reconocimiento

a fondo de los ojos de Tirso...

y ha comentado que las sospechas que tuvo en la primera revisión

que le hizo, se confirman. -Al parecer,

sufre una enfermedad muy grave.

Una degeneración macular.

-¿Qué tratamiento recomiendo el médico?

No hay tratamiento, Fernando.

Tirso va a quedarse ciego.

-Lamento esta nueva desgracia.

-No puede ser.

Debe haber alguna cura.

Fernando, el médico fue tajante.

En unos meses, el chico perderá completamente la vista.

Buscaremos otro médico. Es muy libre

de hacerlo, pero se encontrará con la misma respuesta.

-No queda más que resignarse

ante lo inevitable.

-Hoy mismo le decía a Teresa

que no podía culpar a Dios de las desgracias,

pero ¿qué tipo de Dios permitiría que un niño pierda su visión?

-Dios escribe derecho

con renglones torcidos.

Nosotros no podemos alcanzar a entender

sus designios.

-Solo me gustaría decirle que es injusto

que un muchacho pierda las oportunidades que se le abren.

Tiene usted razón, Fernando,...

pero por el momento,

es mejor que no le diga nada a Teresa.

Se ve que ella le tiene mucho cariño al niño.

Sí.

Sin duda.

Eso terminaría de hundirla.

He seguido con sus dibujos.

Al pasar las páginas,

al niño le salen unas alas y se convierte en un dragón.

¿Le gusta? Has hecho unos dibujos muy bonitos.

Me costó terminarlos.

No me extraña, son perfectos. El niño es pequeño,

pero es muy poderoso

porque puede convertirse en un dragón.

Es precioso.

¿Me va a ayudar a llegar al final de mi historia

o no?

Te voy a ayudar a inventar una historia muy bonita.

¡Genial! Empecemos cuanto antes.

El carruaje nos espera pasados los jardines del Príncipe.

Muy bien. No le hagamos esperar.

Y ten cuidado con no rodar las maletas.

Ay... ¿Qué le ocurre?

Qué contrariedad.

Se me ha roto el tacón de la bota.

¿Tan irresistible soy que no puedes esperarte a salir?

Sabes que he perdido el oremus por tu causa.

Tendrás que reprimir un poco

tus efusiones de afecto.

No sé si voy a poder.

Espera a que estemos fuera, tu padre podría vernos.

Tienes razón.

No nos arriesgaremos innecesariamente.

No veo el momento de dejar atrás estas casas.

Te tengo preparadas muchas sorpresas.

Estoy deseando descubrirlas.

Quiero que te quites ese traje de mayordomo.

Entre nosotros no hay protocolos.

Me muero de ganas de dejar de fingir.

Será un viaje maravilloso. No te quepa duda.

Detente.

No puedo esperar más.

Tengo que darte este regalo.

Lo he bordado para ti.

Tenemos que marcharnos inmediatamente.

¿Por no hacer esperar al coche? No.

No puedo reprimir las ganas que tengo de besarte.

Salgamos corriendo de aquí.

Veo que sigues de celebración.

Esta mañana

brindando con tu madre y con Trini, y ahora, dulces.

-Estás en lo cierto.

Hoy he firmado la compra de la patente de los tintes del pelo.

Enhorabuena.

Es un paso de mucha enjundia el que has dado.

-Por eso estoy un poco desasosegada.

No sé si he cometido una locura

o si me irá de perlas. -Estoy seguro que funcionará

de maravilla.

Es una buen idea.

Y tú siempre que te lo propones, eres una mujer de lo más diligente.

-Te agradezco los ánimos.

Créeme que los necesito.

Estoy encantado de ayudarte.

Aunque solo sea de esta forma.

-Debo regresar a casa.

-Celia.

¿Qué te parece si te invito a cenar?

Solo para celebrar lo de tu negocio. -No creo que sea buena idea.

-¿Por qué no?

¿Ya no puedo formar parte de tus alegrías?

-No te confundas.

Yo siempre seré tu amiga

y siempre podrás recurrir a mí cuando te sea preciso,

pero... -Celia,

tan solo te invito a cenar.

¿Qué hay de malo en pasar un rato juntos?

-Nada.

Pero es mejor que guardemos las distancias.

No quiero que se confundan nuestros sentimientos.

-Es lo que te ha dicho tu madre, ¿no?

¿Hasta cuándo vas a hacerle caso?

-Felipe, no voy a entrar en disputas contigo,

pero sabes bien

que mi madre no es la responsable de esto.

-Me alegra...

Me alegra verles juntos.

No quiero molestar, juntos no,

que lo de juntos es un decir.

Que están a distancia. No están pegados...

-Servando, para, para, por favor. Ya te hemos entendido.

¿Qué es lo que quieres? -No, esto...

Había traído esta tarde un cura del obispado

estas dos cartas.

Un tipo más estirado... Parecía que se había tragado una mitra.

-Gracias. Puedes irte.

-Si quiere, me quedo,

por si hay respuesta.

-Te avisaremos

si te necesitamos.

-Muy bien. Señor.

Señora...

-El tribunal eclesiástico pone fecha para dictaminar

sobre nuestro matrimonio.

Quizá en unos días ya no podré llamarte esposa.

¿Unos sacerdotes van a decirnos que todo lo vivido,

todo nuestro amor,

nuestras alegrías, nuestras penurias, todo,

ya no tiene ninguna validez?

-Te ruego que no sigas.

-¿No es lo que querías?

-No.

No quería hacerte daño.

-Pues lo estás haciendo con toda la saña del mundo.

Parece que lo nuestro no tiene vuelta atrás.

Celia, gracias.

Muchas gracias.

Precisamente este disgusto...

es lo que necesitaba ahora.

(FERNANDO) "Se me rompe el alma"

al pensar que Tirso no podrá realizar sus sueños.

Yo misma se la acercaré al colegio.

Todo ese talento que tiene se perderá sin remedio.

Si se pudiera hacer algo para...

¿De qué hablabais?

Pareciera que os he interrumpido.

Nada de importancia.

Tirso se ha dejado la libreta.

Es un placer tenerle a mi lado.

Nunca he visto a un niño tan espabilado.

¿Cómo te encuentras hoy?

Algo más animada.

La charla y el optimismo de Tirso me han alegrado la tarde.

Tal vez deberías acostarte.

Es tarde y te vendrá muy bien descansar.

No estoy fatigada.

¿Has anulado los preparativos de la boda?

Estoy en ello.

Hoy he anulado el banquete

y mañana tengo intención de hablar con el cura...

No.

No entiendo por qué.

Es menester

que hable con él por si debe oficiar celebración.

No anules la boda.

Nos casaremos el día previsto.

¿Estás segura?

Completamente.

Si tú todavía quieres hacerlo.

No hay nada que desee más en este mundo.

Entonces no se hable más.

Debo luchar por superar el dolor que me atenaza.

Me hace muy feliz

que pienses así.

Yo solo puedo desearos toda la felicidad y dicha del mundo.

Teresa,

has tomado la decisión acertada.

"No está siendo justa con el Pablico".

No puede echarle la culpa de la desaparición.

Pablo ama a su hija más que a él. -¡No te metas en esto

o te convertirás en cómplice de Pablo

y serás tan responsable como él!

(FELIPE) "¿Hemos de ir al tribunal?".

-Felipe... -¿No podemos solucionar

nuestros problemas solos? -Ya te lo dije ayer.

No hay nada que solucionar.

No hay marcha atrás.

¿Por qué me lo pones tan difícil?

-Porque no quiero perderte.

(SIMÓN) "Acomódate. Iré a ver mi cuarto".

"Aguarda".

Debo decirte algo.

Claro.

¿Qué ocurre? ¿No es de tu agrado? Te he pedido la más grande.

Estando contigo podría dormir sobre brasas.

¿Entonces?

¿Por qué hemos de dormir en habitaciones separadas?

(LIBERTO) "Rosina no aparece"

para que no vean que está mal, pero es que está fatal.

Está muy mal.

Estaba así antes de que llegara Pablo.

Sepa que no le dirá nada,

pero necesita a sus amigas.

La necesita a usted.

(Puerta)

Celia.

(FELIPE) "Vengo a ponerle al día"

sobre el caso de Mauro. ¿El caso?

Estaba claro que había sido un suicidio.

No, claro no estaba.

Por eso hemos seguido adelante con la investigación de su muerte.

Sé que no alivia su dolor, pero restará su culpa.

¿Y por qué?

¿Cuál es su teoría? ¿Habrá sido un accidente?

Más bien un asesinato.

(FERNANDO) "Doña Cayetana".

¿Va todo bien por ahí arriba?

Sí.

Celia y Fabiana ya se han puesto en marcha.

¿Por qué no baja Teresa? Está con el niño.

Espero que Tirso le haga entrar en razón.

También lo espero yo.

Será mejor que me vaya marchando.

La esperaré ahí,

al pie del altar.

Claro que sí.

-Si he de quedarme ciego, que así sea,

pero no me voy a quedar llorando.

Quiero salir a la calle a descubrir el mundo.

Las más bonitas y bellas.

Las más grandes y hermosas.

Y quiero verla a usted

casándose con don Fernando

-No va a venir, Cayetana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 468

Acacias 38 - Capítulo 468

06 mar 2017

Los criados deciden falsificar el presupuesto del ascensor para echar a Servando del altillo y Ramón pone el grito en el cielo al ver su precio. Rosina intenta apartar a Pablo de la búsqueda de su hija porque no le puede perdonar que la abandonara.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 468 " ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 468 "

Los últimos 1.941 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 500 Completo 53:38 98% pasado viernes
    Capítulo 500 pasado viernes Fernando, manipulado por Cayetana, promete ser más duro con Teresa. Mauro se enfrenta a Fernando, le advierte contra Cayetana, pero ya es tarde. Fernando decide sacar a Tirso de la casa: lo llevarán...
  • Nuevo Capítulo 499 Completo 54:23 100% pasado jueves
    Capítulo 499 pasado jueves Fernando amenaza a Teresa después de que ésta le confiese su amor por el inspector. Llega lleno de ira a casa de Cayetana, la señora le tranquiliza, promete ser su aliada. Teresa vuelca sus m...
  • Nuevo Capítulo 498 Completo 55:02 100% pasado miércoles
    Capítulo 498 pasado miércoles Mauro amenaza a Úrsula, sabe de su relación con Elena, y no va a parar hasta meterlas en la cárcel. Úrsula advierte a Cayetana, las dos van a tener que luchar mano a mano. Arturo ofrec...
  • Nuevo Capítulo 497 Completo 54:18 100% pasado martes
    Capítulo 497 pasado martes Celia conoce a Michel, un atractivo comerciante que se va a encargar de la distribución de los Tintes Albora en Francia. Después de descubrir el embarazo Teresa está destrozada, Fernando es i...
  • Nuevo Capítulo 496 Completo 54:25 98% pasado lunes
    Capítulo 496 pasado lunes Serie diaria en la que se narran la vida de los personajes que habitan una comunidad de vecinos, y todas aquellas historias que se suceden alrededor de sus personajes, situada a principios del siglo XX en Madrid
  • Capítulo 495 Completo 54:14 100% 12 abr 2017
    Capítulo 495 12 abr 2017 Habiba le cuenta a Pablo la razón de la urgencia de Leonor por conseguir el dinero y el motivo de la carta de amenaza: Leonor no está haciendo otra cosa que pagar su rescate como esclava. Mauro le c...
  • Capítulo 494 Completo 55:30 100% 11 abr 2017
    Capítulo 494 11 abr 2017 Mauro llega a un trato con Elena: él protege a su padre y ella le cuenta toda la verdad. Pero el padre de Elena muere y el inspector no puede dejar de pensar que es provocado. Susana se sincera con su hijo...
  • Capítulo 493 Completo 54:43 100% 10 abr 2017
    Capítulo 493 10 abr 2017 Teresa, consciente de que el futuro de Tirso depende de ella, decide adoptar al niño junto a Fernando, aunque sepa que eso le separa de Mauro. Gracias a la compañera de celda de Elena, Felipe y Maur...
  • Capítulo 492 Completo 56:34 99% 07 abr 2017
    Capítulo 492 07 abr 2017 Pablo transmite a Liberto las dudas que le genera la extraña relación entre Habiba y su esposa. Leonor, después de la carta de Fernando Poo, insiste a Ramón que necesita el dinero, per...
  • Capítulo 491 Completo 54:00 100% 06 abr 2017
    Capítulo 491 06 abr 2017 Cayetana descubre que Tirso no la ha podido ver con Fernando, porque el niño se ha quedado ciego. Teresa regresa a casa de Cayetana después de haber pasado la tarde con Mauro, la casa está va...
  • Capítulo 490 Completo 53:49 100% 05 abr 2017
    Capítulo 490 05 abr 2017 Burak descubre a Elvira y a Simón en el altillo. El turco regresa a la fiesta e indignado le cuenta a Arturo la relación que su hija mantiene con su mayordomo. Lolita intenta esconder a la pareja, p...
  • Capítulo 489 Completo 54:31 100% 04 abr 2017
    Capítulo 489 04 abr 2017 Pablo le cuenta a Rosina que Leonor pretende vender su parte del yacimiento. Habiba se pone del lado de Leonor. Habiba finalmente es aceptada por las criadas cuando cuenta su historia en Fernando Poo. Celia le di...
  • Capítulo 488 Completo 54:52 100% 03 abr 2017
    Capítulo 488 03 abr 2017 Úrsula le dice a Cayetana que Elena está detenida. Habiba manipula a Pablo para que no dude la historia que le ha contado sobre su vida y la de Leonor en Fernando Poo. Pero Pablo descubre que Leonor...
  • Capítulo 487 Completo 53:59 98% 31 mar 2017
    Capítulo 487 31 mar 2017 Teresa se debate entre Fernando y Mauro. A pesar de amar a Mauro, no puede evitar arrepentirse del trato que le está dando a su marido. Úrsula nota esta cercanía entre Teresa y Fernando, y se...
  • Capítulo 486 Completo 53:54 100% 30 mar 2017
    Capítulo 486 30 mar 2017 Pablo obliga a Habiba a contarle la verdad sobre lo que sucedió con su esposa en Fernando Poo. Después de que Habiba le cuente las atrocidades de la vida en la isla, Pablo pide perdón a su es...

Añadir comentario ↓

  1. Miguel Ángel Ham

    Por favor maten al insufrible portero. De verdad no le da nada a la trama, ni distrae, sólo enchincha...

    08 mar 2017
  2. Marcia Rivas Orendain

    Es la mejor TELENOVELA que visto en mi vida! Claro, DRAMA a todo su esplendor. Que bueno que no estamos en esa época...Era ridículo todas las formas y compostura! Se hacía lo mismo que ahora, pero disfrazado. Felicito al PRODUCTOR y DIRECTOR. Pero sobre todo a TODOS los ACTORES. Saludos desde México.

    07 mar 2017
  3. Carmen

    Por cierto cúanto mejor Teresa con su peinado y trajes de antaño!!

    07 mar 2017
  4. Trina Ponce León

    Estoy viendo la novela desde el comienzo, me ha hecho entristecer, me ha causado alegrías, me encanta, me da mucho gusto los personajes, y también como se desarrolla la trama. Hubo tantos buenos personajes al comienzo, también han incorporado otros, realmente excelente programa. Que continúen sus éxitos. Bendiciones inmensas desde Caracas - Venezuela.

    07 mar 2017
  5. Rosario

    Y sería precioso ver un arrepentimiento sincero y finalmente comprometido de Felipe, aunque sufra ahora lo que necesite, y un perdón y enamoramiento de Celia, que por fin sean felices con su amor

    07 mar 2017
  6. Rosario

    Mauro San Emeterio no debe morir porque representa lo bueno, lo honesto, lo no corruptible de la justicia, valores que estamos todos los españoles necesitando ver, aunque sea en película, para encontrar esperanza para la sociedad. Estamos hartos de ver en la vida cómo triunfa la maldad y la corrupción mientras lo bueno permanece oculto, aparentemente débil y avergonzado. Que en la serie siempre se salgan las malas con la suya, es algo que experimentamos a diario en nuestra sociedad. Lo impactante es que surja alguien que está por encima del poder, de la fama y de las riquezas y priorícense sin embargo el valor del bien y el amor a sus semejantes. Devuélvan a Mauro a la vida y que vaya descubriendo poco a poco todas las fechorías de las dos malvadas de la serie porque tendrán que pagar algún día

    07 mar 2017
  7. Guiomar

    Ninguna mujer queda embarazada

    07 mar 2017
  8. Saro

    Hay que ver cuántas dificultades han tenido siempre en el camino de su Amor Liberto y Rosina; desde que se conocieron, todo han sido incomprensiones, imprevistos, tropiezos, jugarretas, malos entendidos, miedos, inseguridades, etc.; todo ésto ha fortalecido su Amor y cuando creíamos que por fin, una vez casados, iban a poder disfrutar de la Felicidad y tranquilidad que tanto se han merecido, aparece Pablo sin Leonor, desencadenando una vez más la preocupación y la angustia en la familia, sobre todo en Rosina. Esperemos que todo se resuelva de forma positiva y lo más rápidamente posible para que la familia pueda vivir en paz y ser felices.

    07 mar 2017
  9. Saro

    ¡¡¡Enhorabuena por ese 1.265.000 espectadores y 11% de share!!!

    07 mar 2017
  10. Loreto

    Servando además de insoportable es un mal bicho y gorrón. Las anulaciones eclesiásticas no te la dan en cuestión de un mes. Eso lleva meses e incluso años. Sobre todo en esa época. Celia pasa de ser manipulada por Felipe a serlo por su madre. No la dejan respirar. Ya es hora de que la peinen un poquito, le quedan muy mal esas greñas. La serie en general está bien. Solo fastidia lo Cayetana y Úrsula, que se van de rositas. Y Teresa que es boba, le va perfecto Fernando que es otro bobo. Quizás a Mauro lo tenga secuestrado Cayetana para fastidiar a la babosa de Teresa. Tirso no va a quedar ciego, es para fastidiar a Fernando y Teresa.

    07 mar 2017