www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3626150
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 293 - ver ahora
Transcripción completa

¿A qué viene esta furia ahora?

-Ha arruinado la vida de mi hijo. ¡Peor que una buscona!

Y parece ser que la del suyo también.

Dicen que salió de aquí haciendo "fu" como los gatos.

-No le voy a consentir un insulto más.

Márchese o la cosa irá a mayores.

-"En mi cama he dejado algo

que te ahorrará amarguras,

siempre y cuando seas hombre

para dar el paso".

-"Estás de suerte porque has topado conmigo".

Yo te protegeré y nadie te arreará ningún sopapo.

¿Lista?

-Casildilla mía, perdóname.

Todo lo daría por estar a tu lado y ayudarte, pero

no puedo.

Adiós, mi vida.

-"Mauro nunca ha dejado de pensar que Cayetana estaba tras la muerte"

de Germán y Manuela, y de su mentor Padilla.

Mauro cree que Úrsula sabe dónde están enterrados,

de ahí la intentona.

"Si me cuenta"

cuanto sabe de Cayetana, saldrá por esa puerta

tras haber firmado su declaración.

Piénselo.

Créame que... aunque quisiera,

no puedo ayudarle.

No tengo...

idea alguna de dónde están don Germán y su concubina.

¿Ni siquiera le cabe la duda

de que el agente San Emeterio pueda tener algo en su contra?

¿Contra Úrsula, por anarquista?

Mauro va a por mí.

Siempre he sido yo su objetivo. Necesitaría que corriera un rumor

que llegara a Cayetana y a las personas adecuadas.

Mentir es un pecado serio,

pero que se condene mi alma por mi amor.

¿Realmente tienes tanta prisa por que se haga justicia

o porque cuando esto termine

podrás alejarte de mí?

No lo sé, Teresa.

No lo sé.

Buenas noches.

La entrada.

¿Y estos?

¡Vaya con cuidado!

¡Martín!

¡Martín!

¡No seas perezoso, despierta!

¡Martín, que tú no eres de andar tirado como un gandul!

-Casilda, ¿eres tú?

-"P'a" chasco que sí. Ni que otra viniera a verte.

-Volver a verte me devuelve la vida.

¿Por qué lloras?

-¡De felicidad!

¡De poder volver a estar a tu lado!

-Convencido estaba de que no volvería a verte.

Que me entregaría a la pelleja sin tenerte entre mis brazos.

-No.

Nunca más nos vamos a separar, Martín.

¡Un mundo me ha costado dar el paso,

pero he comprendido que no tienes culpa de nada!

¡Que te utilizaron lo mismo que a mí!

-Sabía que nuestro amor te abriría los ojos.

-Así es.

Ahora sé que eres más inocente que un niño.

-Entonces, ¿me has perdonado?

-¡Claro que sí, amor mío!

Ahora ya lo único que nos queda

es conseguir que te dejen libre.

¿Qué tienes?

¿Qué te pasa, no me crees?

¡Vamos a volver a nuestra vida,

en el mismo momentico en que la dejamos!

-Eso es imposible.

-Martín, debes tener fe.

-No te engañes.

Nunca me van a dejar libre-

-¡Martín,

que tú eres inocente y lo vamos a demostrar!

-¡Déjame!

¡Márchate, he perdido toda esperanza! -¡No puedes rendirte!

¡Debes seguir luchando!

-¡Fuera! ¡No quiero verte, vete!

-¡Martín! ¡Martín!

¡Martín!

¡Martín!

¡Martín! ¡Martín!

¡Martín! ¡Martín!

¡Martín! ¡Martín!

¡Martín!

¡Martín!

¡Escúchame, por lo más sagrado!

Contéstame, ¿qué te ocurre?

¿Qué has hecho?

¡Martín! ¡Socorro!

¡Por favor, ayuda! ¡Vengan, por favor!

¡Martín! ¡Aguanta, espera!

¡Por favor, abra!

¡Abra, por favor! Corra.

¡Abra!

Martín.

Dios.

¡Martín! Reacciona.

¡Martín!

Está vivo.

Solo es un rasguño. ¡Martín!

¡No, no, no! No he podido, pero quiero morir.

¡De ninguna manera!

Hay que llevarle a la enfermería, por favor.

Estás más bonita que un san Luis.

Volverás chiflados a cuantos gachós te encuentres.

-¿Eso importa?

-¿Cómo no va a importar?

Cuanto más guapa estés, más perras podrás sacar.

-Tengo los morros más pintados que los payasos del circo.

-Esto es como en los comercios, hay que anunciar la mercancía.

-Yo no valgo para salir a la calle con estas trazas. Parezco...

-Pareces una mujer bien "resalá" de toma pan y moja.

Y quita esa cara de ajo,

que así no se te va a acercar ni el ciego de las coplas.

-Pues es la cara que "me se" pone, Fátima.

Además, a ver si va a ser verdad

que la cara es el espejo del alma.

-Pamplinas.

Tú lo que tienes que hacer es sonreír,

que parezca que vienes de un sarao y te chiflas por divertirte.

¿O quieres espantar a la clientela?

-No estoy yo para esas comedias.

-Tendrás que hacer un poder.

¿O piensas pasar penurias hasta morirte de hambre?

-¿Pues sabes qué?

A lo mejor sería lo mejor,

terminar con todo de una vez.

Las gracias le daría a Dios si me llevara ahora "mismico".

-¡Y un cuerno!

Antes me tienes que pagar el dinero que te presté.

A ver, que entiendo que tengas miedo.

Lo que vas a hacer nunca ha sido plato de buen gusto.

-¡Es que no, Fátima!

No voy a ser capaz ni aunque cierre los ojos fuerte

y piense en otra cosa. No.

-A todo se le hace al cuerpo menos al hambre.

Además, tampoco es tan terrible.

Pero a ver, ¡si estás más bonita que una rosa!

Ese vestido que te he dejado...

te queda de guinda.

Mira,

verás cómo te van a tratar con más mimo que a una reina.,

Mírate. Mírate, zagala.

¿Cuándo has tenido tú ropas tan lujosas?

-Nunca.

-Estás hecha un pincel.

Para que lo sepas.

Nunca antes me había tomado tantas molestias

con ninguna compañera de cuarto.

Lo que tienes que hacer es sonreír y todo va a salir de perlas.

Confía en mí, que solo quiero tu bien.

-Eres muy buena conmigo, Fátima.

Y fíjate que yo al principio pensaba que eras una haragana,

y mira cómo me auxilias.

-La ley de la necesidad y la miseria

hace buenos compañeros de viaje.

¿Ves cómo sí que puedes sonreír?

Venga. Será mejor que arreemos,

que yo también ando necesitada de parné

y no me vendrían mal las perras que te presté.

¿Estás lista?

-Como un borreguillo cuando lo llevan al matadero.

-A mí, mientras puedas parecer alegre, todo me vale.

Y no le des más al magín.

En nuestra profesión, cuanto menos se piense, mejor.

Venga, que de alguna forma vas a tener que pagarme lo que me debes.

Pensaba que estaba Ud. en el teatro. ¿Tan pronto terminó la función?

No he ido, no tenía ánimo.

No hagas ruido, por Dios.

Tengo jaqueca, déjame sola.

He venido a limpiar y a arreglar la casa.

Como no está Úrsula...

Está bien, haz tu faena pero en silencio.

Menos ruido que una mosca.

Algo le pasa

para que esté Ud. así. Tengo jaqueca.

Es cuanto me desasosiega.

¿No andará descompuesta por lo de Úrsula?

Mira que eres, ya, con el tema.

Déjalo, que aburres. Limpia y calla.

Como quiera.

Mas algo la tiene con los nervios de punta.

La he visto contenta con lo del patronato

y ahora me choca verla así, tan taciturna.

Así es,

pero parece...

que la vida no me va a dar muchos respiros.

Se me tuercen los planes cuando menos lo espero.

Temple.

Ha de ver cómo todo se soluciona. Confíe en mí.

Entereza.

Nosotras la queremos bien. No seas necia.

Toda la vida igual.

Abriendo mi corazón a los demás.

Sabe que no voy a fallarla. Fabiana,

no hablo de ti.

Siempre tropiezo con la misma piedra.

A ver cuándo aprendo.

Cuénteme lo que le ocurre.

¿Quién la ha traicionado?

No es de tu incumbencia.

Estoy aquí para ayudarla en lo que sea menester.

Fabiana, poco me puedes ayudar.

No puedes obligar a nadie a respetarme ni a quererme.

Haría cualquier cosa para hacerla feliz, señora.

Será mejor que te marches.

Déjame sola.

Ya limpiarás otro día.

Como quiera.

Pero no me costaría ningún trabajo quedarme por si me necesita.

Quiero estar sola.

Debe sosegarse. De nada sirve que le entren calambres.

-¿Cómo quieres que esté?

No sé nada de mi hijo desde ayer.

-Se encuentra bien.

Nada malo va a pasarle.

-Nunca habíamos estado así de enfrentados.

No sé qué puedo hacer. -Por lo pronto, darle tiempo.

No es fácil para él encajar lo que está pasando.

-Te agradezco que hayas venido.

Estoy arrepentida por nuestra discusión.

Es un hombre y no puedo tratarle como a un chiquillo.

-No tiene nada que agradecer.

Pronto va a ser como mi madre.

-Ha tenido suerte contigo.

-Ya verá cómo vuelve.

-¿Hoy no ha venido Víctor?

-No veo por qué había de darte información.

-Ayer vi salir a Víctor con premura,

muy alterado.

Como si le estuviese siguiendo

el mismísimo Satanás.

-¿Me dejas trabajar, si no te es molestia?

-Juliana,

¿qué ha sucedido?

-¿Qué pensabas que sucedería cuando supiera la verdad?

¿Creías que se lo iba a tomar con una sonrisa?

Discutimos como nunca lo habíamos hecho.

¡Ahora no quiere ni verme ni hablarme!

-Siento que se lo haya tomado así.

-Te agradezco tu apoyo.

Pero he tenido que aguantar los desplantes de tu madre.

-Ya.

La discreción nunca ha sido una de sus virtudes.

-Si tiene alguna.

¿Sabes qué deberías hacer?

Meterte menos en mi vida

y vigilar más a tu madre. -¿Cuándo te vas a enterar

de que ahora Víctor también pertenece a mi vida?

-La única verdad es que Víctor es hijo de mi difunto esposo.

-No puedes seguir manteniendo esa mentira.

-No es mentira, es la verdad.

Mi esposo le crió, le cuidó y le trató

como si fuera un hijo.

Abrir esta herida solo ha servido para causarnos dolor.

Solo has pensado en ti.

Si te hubieras puesto en su lugar,

no me habrías exigido que se lo contara.

-Tenía derecho a saber la verdad. -Es posible,

pero hubiera sido más feliz de no haber sabido nada.

Te ruego que te marches.

Tengo trabajo.

-¿Qué hace con el podenco este?

Está tan flaco que hay que mirarlo dos veces.

-No es un podenco,

es un galgo. -Dará igual.

Este no ha comido caliente en años.

-Pues puede.

Es de un vecino que me ha pedido que se lo guarde

mientras entraba en la iglesia.

Voy a sacarle algo de comer. Échale un ojo.

-No, que se lo come.

-¡Míralo, qué zalamero!

Ya has olido las viandas, ¿eh, "resalao"?

"P'a" mí que vas a ser el perro del ciego

del que tanto hablan.

-Te veo encantada

con el can.

-Es muy gracioso.

Parece listo.

-¡Más que el hambre!

-Los animales notan a quién se arriman.

-Sí.

¡Es que tienen sentimientos!

Alegrías y tristezas, como nosotros.

-Y algunos

son más nobles que muchas personas.

-¡Qué verdad más grande!

Te dan todo su cariño...

sin pedirte más que un poco de comida.

-En mi pueblo había un mastín.

Se le murió el amo y se tumbó en la puerta del cementerio

y no se movió hasta que llegó su hora.

-Fíjate. -Yo le llevaba comida, agua y...

alguna manta.

-Para mí, Lolita,

que tú le tienes mucho aprecio a los animales.

-"P'a" chasco no.

Me he criado rodeada de ellos.

-Pues las de Caín vas a pasar cuando tengas que matar

un toro en la plaza.

-Los han criado para eso.

-¿Para matarle?

-Muchos animales salvajes se matan entre ellos a bocados.

-Sí, pero para comer.

No te veo yo dando una estocada a un animal, no.

-A mí lo que me gusta de los toros es el traje,

la montera,

el pasodoble...

Pero eso de matar a un morlaco se me hace cuesta arriba.

-Siendo torera

tendrás que matar uno o dos, un día sí, otro también.

-También los pueden indultar cuando los toree.

-No, Lolita.

Eso pasa muy pocas veces.

Pobres animales.

-Ay...

Para mí que esto del toreo no ha sido una idea fetén.

Mejor lo dejo ahora que cuando dé el paseíllo.

-Pues mejor, sí. Mejor.

Tendrás que decírselo a Servando. Mira,

que por ahí viene,

y parece más contento que unas castañuelas.

-Eso va a ser peor que ponerse delante de un morlaco de 500 kg.

-¡Ay! Mejor se lo cuento otro día.

-Bueno.

A este lo tengo ya toreado y para mí que es manso.

No te apures.

Yo me encargo de decírselo.

-¡Ahí va!

¡Mira qué lebrel español, verbigracia galgo, más salado!

¿Dónde está mi protegida?

¿No estaba aquí?

-Ha tenido que subir a casa de su señorita.

-Oh. Venía a decirle que tengo todo listo para su alternativa.

-Pues echa el freno, Servando.

Tenemos que hablar.

Hace un día de perlas,

así que no pienso quedarme encerrada en casa.

Se me está poniendo una cara que voy a parecer una monja de clausura.

-Me parece bien, ve a que te dé el aire.

-Ramón,

salgo mucho sola.

Van a pensar que me he quedado viuda.

Venga,

vamos a los Jardines del Príncipe. Haz un poder.

-Ahora no, imposible.

-Lo mismo esta tarde podemos ir de compras,

¡o mejor, al teatro! -De ninguna manera.

-Bueno, pues vamos a ver a tus primos.

Hace meses que han tenido nietos.

A este paso comulgan y no los conocemos.

-¿Quieres callarte, no ves que estoy ocupado?

-Siento haberte molestado.

-Disculpa tú. No debí contestarte así.

-La criada me ha abierto. Si interrumpo vuelvo en otro momento.

-No.

No se apure.

Yo ya me marchaba.

Seguro que prefieren trabajar en privado.

-Espero que traiga buenas noticias.

-Debe de andar descompuesto.

-No se hace a la idea.

He echado cuentas y si don Norberto no me paga,

me veré con el agua al cuello.

Dígame de qué se trata.

Me barrunto que no es nada bueno.

-Así es. Don Norberto sigue sin aparecer.

Le he enviado varias notas,

incluso he ido a su casa, pero sigue dándome esquinazo.

-A estas horas puede estar fuera de la ciudad o del país.

-No se preocupe, me consta que no ha salido,

pero es evidente

que no quiere enfrentarse a la deuda.

-Tendré que hacerme cargo yo de esto.

Voy a escribirle una carta citándole sin falta.

Espero que apelar a su honor funcione.

Va a tener que cumplir el contrato que firmó.

-No me puedo creer

que se vaya a cortar la coleta antes de debutar.

-Lo que yo te digo lo vas a ver.

Esa chica todo lo que tiene de buena lo tiene de grande, Servando.

¿Cómo va a matar un becerro si no puede matar una mosca?

-Ya... -Tiene más cariño a un bicho

que una ristra de brillantes.

-¿No le habrás ayudado a abrir los ojos?

-¿Yo?

No recuerdo haber hablado con nadie de esto.

-Sí, tú recuerdas lo que quieres.

Te tengo más calada que un melón de a peseta.

¿Qué hago con un traje de luces? Ya lo había comprado.

¡Y con los ensayos!

Hasta había encargado un pasodoble.

-¿Eso era lo que hacías a escondidas?

¡Se coge antes a un mentiroso...!

-La Niña de Cabrahigo, se iba a llamar.

Ya había contactado con un músico

para que me hiciera la partitura.

-¿Y puedes anular el encargo?

-Ya imaginaba yo a toda la plaza en pie cantándola:

# Como una diosa que vino a lidiar, con su porte retrechero,

# desde marzo, desde marzo a febrero,

# sus ojos de azabache

# que brillan como si fueran un mapache...

Gracias, gracias.

-Pues...

no suena mal del todo, Servando.

Vete parando el encargo

porque ya no estamos para más gastos, verídicamente te lo digo.

-Lo intentaré, pero...

fácil no va a ser.

Venga, tirad para dentro.

Espera, me llevo...

He mandado un telegrama a tus primos

para ver cómo se portaba Tano.

Miedo me dan sus trastadas si no le atan en corto.

No me extrañaría que nos lo mandaran antes de tiempo

si monta una de las suyas.

¿Qué te ocurre? Ya has salido de la iglesia.

¿A qué viene esta actitud recatada?

He estado rezando por Cayetana.

-Es un gesto que te honra,

pero no tiene sentido que estés con el mismo ánimo

que si tuvieras un familiar difunto.

-Sé por la propia Teresa

que ella y Mauro conspiran contra Cayetana.

-Le dije que no quería que te involucrara.

-Así lo hizo,

pero yo le exigí que me contara lo que sucedía.

-Entiendo.

-No estoy cómoda con todo esto, Felipe.

Por mal que se haya portado, ahora es diferente.

-Son las mismas dudas que, aunque no lo creas, tiene Teresa.

Yo soy más pragmático.

No me afecta lo sentimental.

¿Crees que Cayetana merece ser traicionada de esta forma?

-Sin duda.

Entiende que estoy demasiado implicado.

Ya solo me queda seguir adelante. -¿Cómo puedes hablar así?

Cayetana es nuestra amiga desde hace años.

-Desde que pasó lo de Germán y Manuela,

he ayudado a Mauro

a dar caza a Cayetana.

-No lo entiendo.

¿Cómo reaccionarías tú si descubrieras que todos te traicionan?

-Espero que nunca tenga que comprobarlo,

pero Cayetana tiene lo que merece.

-¿Incluso que la traicione la persona en que confiaba?

-Me temo que sí.

-No puedo creerme que apruebes semejante felonía.

No es de ley que Teresa se la esté jugando.

-Debe obtener su castigo, no puede seguir adelante.

-Eres abogado, no juez.

Será mejor que sigamos en casa.

Vamos.

Ánimo mujer.

No debe flaquear.

Tanta desazón me está matando.

Sigo pensando que hizo bien en plantar cara a doña Susana.

Debí hacerlo hace muchos años.

A fin de cuentas es una clienta.

A mí no me gusta dar que hablar-

-Aquí enseguida hacen una montaña de un grano de arena.

Pierda cuidado,

las aguas volverán a su cauce. Lo más importante es su hijo.

Es todo tan complicado...

La sastra es su abuela.

Olvídese de eso,

es un problema menor en comparación.

Lo primero es hacer las paces con Víctor.

Me siento superada.

No sé cómo manejar esta zarabanda que cada día se complica más.

Ha de tener paciencia y dar tiempo al tiempo.

Esto no se soluciona de un día para otro.

Lo sé,

pero me rompe el alma ver a mi hijo tan taciturno.

Es como si no supiera bien quién es. No es de extrañar que se sienta así.

Descubrir que su padre no es su padre...

Eso revuelve a uno por dentro, aunque tenga coraje.

Así es.

Él siente que su vida es una farsa,

como si fuera un sainete

de los del teatro. ¡Qué me va a contar!

Sé cómo se siente.

Yo nunca conocí a mis padres.

Supongo que ese vacío te acompaña siempre.

Así es.

Para Víctor es diferente.

Él conoció a su padre, le trató y le quiso.

Ahora se le abre una nueva situación al descubrir

que quien creía que era un vecino

en realidad es su progenitor.

No debí decírselo nunca, Teresa.

Nunca. Esas mentiras...

tarde o temprano salen a la luz,

por mucho que nos empeñemos en enterrarlas.

Es mejor así.

No sé en qué hemos mejorado.

Antes Víctor...

era un hijo atento y cariñoso, y se llevaba de perlas con Leandro.

Ahora no nos habla.

Estaban viviendo una mentira.

A veces las cosas se tienen que poner lo peor posible

para que mejoren.

No sé si comparto su teoría, Teresa.

Lo único que siento es que mi hijo cada vez está más lejos de mí.

¿No cree Ud. que una mentira vivida durante años

es ya una verdad?

Debe darle tiempo a Víctor

para que asimile el cambio.

Ya verá cómo dentro de poco todo marcha bien.

Tendrá todo el tiempo y toda la comprensión del mundo.

Lo que no sé yo...

es si mi hijo llegará a perdonarme lo que le he hecho.

Seguro que sí.

El cariño que le tiene no desaparece de un día para otro.

Cuando comprenda que todo sigue igual

y, si acaso, ha ganado un padre,

volverán a llevarse bien.

Rezo por que esté Ud. en lo cierto

y que al encontrar a su nuevo padre, no quiera apartar a su madre.

Déjese de pensamientos funestos y rellene estas tazas,

que se nos queda el chocolate tieso.

¿Cómo va nuestro asunto del oro¿

Día que pasa, día que no ganamos. -Tengo mucho que hablar con Ud.

¿No esperamos a que venga Pablo? -No es necesario. Cuente.

-Como quiera, pero...

siendo asuntos de tanta enjundia

y que Pablo sea el hombre de la casa...

-Pierda cuidado, ayer llegó tarde a casa

y hoy se ha ido pronto.

Debe de estar muy liado con lo del hipódromo.

-Déjese de milongas.

Lo del yacimiento del oro lo quiero llevar yo en persona.

Con la ayuda de mi hija, claro.

-Por mí no se moleste, no tengo interés en opinar de este negocio.

-¿Y en qué vas a ocuparte?

Ya ni escribes. ¿Todo el día mano sobre mano?

-No pase pena, ya me buscaré una ocupación-

Además, no creo que compartir trabajo sea lo mejor para llevarnos bien.

-Ya tendrán tiempo para decir

cómo quieren involucrarse. -Tiene razón.

Lo importante es sacar la riqueza del río. Nos vamos a hacer de oro,

nunca mejor dicho.

-Les he traído un listado de empresas que se dedican a esto.

Quiero que las revisen y me digan si tienen preferencias.

-Pocos caprichos tenemos.

La que saque más, es la buena. -Es importante,

pero hay que tener en cuenta las comisiones.

Y sus gastos.

Tendríamos que hablar de las condiciones

en las que tendré que negociar.

-Ud. apriete sin miramientos

para que el asunto salga bien rentable.

Cuanto más ganemos nosotras, más altas serán sus comisiones.

-Doña Rosina, es Ud. un tiburón para las finanzas.

-Y para otras cosas. -Estoy segura de que después de esto

me van a tomar en serio.

-No le quepa duda. Si de ese río se saca oro,

se va a convertir en una de las mujeres más importantes de la ciudad.

-No le dé alas, que con su imaginación ya se ve de alcaldesa.

-Pues bienvenido sería.

Si con eso consigo que me hagan más caso.

Me he pasado por comisaría

y la investigación sobre la muerte de tu padre no importa nada.

-¿Sabe Ud. si han progresado en las pesquisas de la policía?

-Según me ha dicho Mauro, Martín está colaborando.

Aunque van más lentos de lo que quisieran, progresan.

-Voy a la cocina a prepararle un café.

Con esto de hablar de negocios, no le he ofrecido nada.

-Estamos sin servicio, como gallinas sin cabeza.

-Por mí no se preocupe. -¿Sabe lo que pienso?

Que a ese malnacido deberían darle garrote ya

y luego buscar a sus cómplices

y hacerles lo mismo.

Si los muertos del atentado hubieran sido nobles o políticos,

estarían los culpables criando malvas.

(RECUERDA) "¿No sería mejor seguir con el trato del señorito Claudio?".

-Ya no hay trato que valga. ¿Puedo o no contar contigo?

-¿Alguna vez la he fallado?

-No.

No voy a llorar por una asesina.

¡Vamos, arriba!

Venga, gandula,

que hace rato que pasó el mediodía.

-¡Quiero dormir más!

-Es hora de levantarse y echar algo al coleto.

-Si llegamos cuando clareaba.

Me duelen todos los huesos.

-Me estás saliendo más delicada que una princesa.

Tendrás que hacerte a estos horarios.

Nuestro currelo empieza al ponerse el sol.

-No sé si podré aguantar otra noche más como la de ayer.

(RÍE)

-Si solo dimos dos bureos

para que supieran que hay una nueva en esta plaza.

-Jamás había pasado tanta vergüenza.

-Los reparos te los vas a tener que quitar a escape.

Ayer pudiste subir a la pensión con dos fulanos y te echaste atrás.

-Fátima,

me dan mucho miedo esos hombres tan grandes y viejos.

-Si son los mejores.

Cuanto más viejos, más dinero se les puede sacar.

(Puerta)

-¡A ver si va a ser uno de esos hombres que me vio anoche!

-Ojalá.

Cuanto antes se te quiten las manías, mejor.

Márchese. Debo hablar con mi amiga a solas.

Lamento no haber podido acudir a la cita que teníamos ayer.

No fue malo el plantón.

pero no tiene importancia.

Es Ud. un hombre muy ocupado.

Lo importante es que está aquí, ahora.

Señora, soy un hombre casado,

felizmente casado,

con hijos.

Me siento un truhán

por no dejar de pensar en Ud. ni un segundo.

Eso es halagador.

Mi conciencia me obliga

a no dejarme llevar por tan bajos instintos.

Tengo que ser fuerte...

y aunque me resulte irresistible

la atracción que siento por Ud.,

a pesar...

de que...

me resulte muy doloroso.

No se resista.

Déjese llevar por la pasión.

No. No, no, no puedo hacerlo.

Es mejor que dejemos de vernos,

que trasladen mis ocupaciones con el patronato a otra persona.

Por eso no acudió a nuestra cita.

Cuanto menos nos veamos, mucho mejor.

Lo comprendo.

Es solo que últimamente

todo parece que se gira en mi contra.

Nadie me quiere ni me protege

y...

un rayo de sol y esperanza

que aparece en mi vida,

ahora también me deja.

No puedo hacer otra cosa.

Lo sé.

Es Ud. hombre tan cabal...

Hace lo que tiene que hacer.

¿Se cree que yo estoy contenta

por estar pecando de esta manera con Ud.?

Sé que lo que hacemos está mal,

pero no me puedo resistir

a lo único que me da un poco de felicidad...

en esta triste existencia.

¿A Ud. no le pasa lo mismo?

¿No es feliz a mi lado?

Como...

Como nunca lo he sido.

Mejor podías haberte ahorrado el viaje.

Para lo que tengo que decirte...

Casilda, debes entrar en razón.

Tú y yo no tenemos nada de que hablar.

Aquí estoy rehaciendo mi vida y punto redondo.

Lo pasado, pasado está y...

cuanto menos me acuerde de Acacias, mejor.

Que no puedes quedarte aquí,

que hay mucha gente que sufre al verte así.

Sí, claro,

mucho te quiero, perrito, pero de pan, poquito.

Además, eres el primero en dejarse caer por aquí.

Casilda, ¿crees que Martín se ha olvidado de ti?

No vas a ir a ningún sitio sin antes oír lo que tengo que contarte.

Martín estuvo a punto de quitarse la vida la pasada noche.

Por suerte la cosa no llegó a mayores.

Pero ¿está bien?

Ha perdido algo de sangre,

pero saldrá de esta. Debes ir a verle.

¿No te das cuenta de que le han utilizado, como a ti?

No.

¡Nunca haré tal cosa! ¡Fuera de aquí, Pablo!

No quiero volver a veros ni a ti ni a él

¡mientras yo viva!

¡Fuera de aquí, vete!

¡Márchate!

¡Fátima, ayuda!

¡Entra en razón, Casilda!

¡Fuera!

-¿Qué está pasando?

Nada. Ya me voy.

¿Qué te ocurre?

Hay algo que quiero decirle.

Tutéame.

Sintiendo como sentimos, los tratamientos están de más.

No deberíamos sentir esto.

Yo no lo puedo evitar.

Estoy empezando a quererte.

Cayetana...,

yo creo que te amo

desde que te vi por vez primera.

Hay algo que debo decirte.

Ha llegado a mis oídos

un rumor.

Un rumor desagradable.

¿Qué ocurre?

Según el padre Fructuoso, tu criada está colaborando con la policía

en un caso en el que se te implicó.

¿De qué se trata?

Hay cierto policía que...

está obsesionado conmigo...

y no para de enmendar embustes para amargarme la vida.

No.

No, no, no.

No te apures.

Ya me tienes a mí para ayudarte.

Yo es que...

me siento tan sola...

en esta casa tan grande...

Si tú...

No sé, si tú pudieras...

sacar a mi criada de la cárcel

utilizando tus influencias, yo...

te lo agradecería tanto que...

Haré cuanto esté en mi mano.

Gracias a Dios que has aparecido.

Por fin puedo confiar en alguien.

Toda la gente que dicen ser amigos,

en realidad mienten,

y...

no puedo más.

Gracias.

Gracias.

Déjenos solos.

Raro me parece que me hayan sacado de la celda.

Hasta podría decir que el guardia

se ha comportado con cierta amabilidad.

Le he estado dando al magín

y me da que mejor nos iría

si en vez de ser enemigos, nos aliáramos.

¿Bebe algo?

No, gracias.

Con mostrarse amable no conseguirá que hable.

No, no soy tan inocente.

Tengo otros métodos.

He hecho correr un rumor

y solo tengo que esperar sus efectos.

¿Sabe?,

van diciendo por ahí...

que Ud. está colaborando con la policía

en un delito que se cerró en falso.

¡No puede mentir de esa forma!

Por supuesto que puedo,

y tengo entendido que su credibilidad con su señora

está en entredicho.

Me temo que no le costará trabajo creer lo que oiga.

No va a amedrentarme con sus amenazas.

Doña Cayetana me sacará de aquí en cualquier momento.

Es muy posible,

pero cuando esté en la calle, ¿qué pasará?

¿Qué ha de pasar? Nada.

¿Está segura?

¿Qué hará Cayetana cuando Ud. esté libre?

¿Creerá en su palabra

o pensará que la ha vendido y me ha contado todo?

¡Es Ud. un ser rastrero,

una rata! Su señora y Ud. se equivocan...

si creen que se librarán del asesinato de Padilla.

Le aseguro que van a pagar por su crimen.

Si todo va según lo previsto,

tendremos más oro que el rey Midas.

-Ándate con ojo, que no terminó bien la historia de ese monarca.

-Ya se encargará tu marido de que todo salga de perlas.

Me siento tan tranquila teniéndole de intermediario...

-Cada día cierra más tarde la sastra.

Va a ser la más rica del cementerio.

¿Qué haces?

-¿Qué voy a hacer?

Avisarla para que se tome algo con nosotras.

-No me parece lo más oportuno. Ayer tuvo una trifulca con Juliana

y dudo mucho que sea bien recibida.

-Es una pena privarnos de su compañía.

Esperemos que resuelva ese asunto.

Buenas noches.

Buenas noches.

Me siento fatigada, ha sido una tarde agotadora.

Siéntate y tómate un reconstituyente. No, gracias,

solo vengo a preguntar a Teresa

si le apetece cenar en mi casa.

¿Esta noche?

Sí. Lo tengo todo preparado

y me gustaría pasar la velada en compañía.

No sé si es precipitado.

Haga un poder.

Últimamente me siento un poco sola.

En tal caso, cuente conmigo.

Se lo agradezco.

Con Dios.

Con Dios.

Suba, amigo Ramón.

Voy al Café de la Cruz.

Creo que actúa una cantante muy pizpireta.

¿Quiere acompañarme?

-Llevo todo el día buscándole.

-Aquí me tiene.

Cualquier charla siempre es mejor ante una botella de coñac.

Vamos al café y allí estaremos mejor.

-No. Quiero terminar con esto y regresar pronto a casa.

-¡Ay, don Ramón!

La de diversiones que se pierde por ser tan hogareño.

-Déjese de pamplinas, no he venido a hablar de mis costumbres.

Me debe Ud. un capital

y no ha hecho frente a los pagos en los plazos establecidos.

No voy a añadirle intereses,

pero quiero recuperar mi dinero inmediatamente.

-Vaya, parece que esta no va a ser una conversación agradable.

Lástima, con lo bien que empezaba la noche.

-Que siga bien depende de Ud.

-Debería tomarse todo esto con más sosiego.

De nada le va a servir disgustarse.

Le pagaré cuando pueda. Si es que puedo.

-Le recuerdo que tiene firmado un contrato.

-Lo sé,

pero le he dicho que estoy sin fondos para pagarle,

y mire que me gustaría. -Le llevaré a los tribunales.

-Está Ud. en su derecho,

pero me temo que el documento que tiene es papel mojado.

Podría reclamar la deuda en los tribunales y, con suerte,

en unos años, iríamos a juicio,

pero para entonces

ya me habría deshecho de cuanto tengo

y me presentaría ante el juez arruinado.

-Es Ud. un canalla.

-No hay necesidad de ponerse desagradables.

Puede hacer lo que crea conveniente,

pero tendría que usar todos sus recursos durante años

y a la postre,

no vería una peseta.

-¿Me está diciendo que no va a pagarme ni un real?

-Lo lamento, así son los negocios.

A veces se gana y a veces se pierde.

Espero que esto no afecte a nuestra amistad.

-Pare.

¡Si piensa que puede chancearse de mí en mi cara,

está Ud. equivocado!

¡Voy a recuperar todo lo que le he prestado!

De eso puede estar seguro.

-¡Temple, don Ramón!

No le vaya a dar una apoplejía.

Debe tener confianza.

El colegio saldrá adelante pese a las pegas que nos pongan.

Todos los escollos se superan

cuando es por una buena causa y el colegio, sin duda, lo es.

¿No tiene la mesa puesta?

¿No dijo que íbamos a cenar?

Primero quiero que tengamos una conversación entre las dos.

Como quiera.

Hija,

las cosas por fin se van a poner en su lugar.

Esas tierras han dado beneficios,

que es lo que habría querido tu padre.

Y los culpables pagando por su muerte.

-¿Qué sabe de eso?

-Nada todavía.

Pero no ceso en el empeño de que la policía

coja a esos anarquistas,

y eso seguiré haciendo hasta que la memoria de tu padre sea vengada.

¡Vas a decir lo que sabes!

¡Quieras o no quieras! ¿Me escuchas?

¡Suélteme!

¡Dejarás que te ayude!

No le he pedido nada. ¡Déjeme morir!

Te mantendré con vida el tiempo que me dé la gana.

¡Déjeme en paz!

Si no luchas por tu vida,

iré a por Casilda y la meteré de nuevo entre rejas.

No será capaz.

Sabe que es inocente.

Sé que es lo único que te hará reaccionar.

O hablas

o habrás de ver cómo ella pasa por un infierno.

¿Eso quieres?

Hasta aquí hemos llegado. ¿Dónde está Casilda?

¿Adónde vas a ir?

A por ella, a traerla de vuelta.

-Haz sitio, voy contigo.

-Si hace falta le doy mi jornal, pero no puede hacer esas marranadas.

Como que me llamo Lolita.

-Sonríe siempre.

Pase lo que pase.

Estés triste o estés contenta,

te haga gracia la chanza o te entren ganas de llorar, ¿estamos?

-Sí.

-Segundo, menéate con gracia,

no como si vinieras de recoger tomates, que es como te sueles mover.

Eres una hembra

y no una vaca lechera,

¿estamos?

¿Crees que Casilda merece terminar así?

¿Haciendo la calle?

¿Crees que merece sentir asco de sí misma?

Conociéndola, se estará sintiendo así.

¿O crees que merece ser salvada,

como la chiquilla de tu novela?

María Luisa.

-Doña Juliana, ¿cómo estás? -¿Has visto a Víctor?

¿Has hablado con él?

-No se apure.

-¡Lleva dos días sin aparecer por casa!

-Solo necesita algo de tiempo.

No se lo tome a mal.

-Necesito saber dónde está, cómo pasa las noches,

si se alimenta bien.

-Ya se lo he dicho,

-Por Dios, soy su madre.

-Ramón, querido,

aquí estás. A ti te quería yo ver.

-¿Qué ocurre, Trini?

-Nada, que no te vi de amanecida.

-Cuando me desperté ya no estabas. ¿Adónde has ido?

-Salí a dar una vuelta.

Me gusta que me dé el aire para que me refresque las ideas

cuando algo me da vueltas al magín.

-Bueno, ¿y por qué no nos acompañas a desayunar?

Así te distraes y te olvidas de los problemas.

-Mejor me marcho a casa.

-¡Anda, Ramón!

¡Acompáñanos, no seas sieso!

-¡No insistas, Trini!

No me apetece.

El rumor que hiciste llegar al padre Fructuoso

sobre las supuestas declaraciones de Úrsula

se ha extendido como reguero de pólvora.

Solo espero que Cayetana,

con toda la maldad que alberga, no revierta el efecto

y todo lo que hayamos hecho no sirva.

¿Será verdad eso que cuentan de que ha soltado

lo que no está escrito?

No lo sé, pero pronto nos enteraremos.

Si Úrsula me ha delatado,

tomaré una decisión que hace tiempo que debí tomar.

Úrsula tendrá su merecido.

Nadie traiciona a Cayetana Sotelo Ruz.

Todos se han enterado

de que el marqués no le ha pagado la deuda,

y lo que es peor... -¿Hay algo peor?

-Sí, que no ha hecho nada por obligarle a que le pague.

Todos creen que si no le pagan a Ud., se irán de rositas,

como don Norberto.

-Es terrible, no puedo permitírmelo.

-Se están riendo de Ud.

-Maldita sea.

¿Es que esa gente no tiene vergüenza?

-Ninguna.

Lo único que tienen es miedo.

Es el miedo el único lenguaje que entienden.

-¿Qué quiere decir?

-O sufren importantes represalias

o no le van a pagar nunca.

-¿Cómo se atreve a venir aquí?

-¿Cómo?

Deje de fingir, sé quién es y cuáles son sus intenciones.

¿Mis intenciones?

La deslealtad es el mayor pecado.

El único que no puedo perdonar.

La vi con Mauro San Emeterio.

Y tengo dos preguntas que hacerle.

¿Qué relación tiene con él?

Y ¿cómo ha podido traicionarme?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 293

Acacias 38 - Capítulo 293

06 jun 2016

Serie diaria en la que se narra la vida de los personajes que habitan una comunidad de vecinos, y todas aquellas historias que se sucederán alrededor de sus personajes, situada a principios del siglo XX en Madrid. 

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 293" ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 293"

Los últimos 2.189 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 584 Completo 53:27 100% ayer
    Capítulo 584 ayer Afortunadamente el temblor se queda en un susto. Todos los vecinos se sobreponen y continúan con la organización de la procesión de la Virgen de los Milagros de Acacias. Blanca sospecha que s...
  • Nuevo Capítulo 582 Completo 55:07 100% pasado jueves
    Capítulo 582 pasado jueves Un mes después: Gran expectación en el barrio por la llegada de los vecinos que van a ocupar el piso principal. Al final quien llega no es otra que Úrsula, acompañada de Jaime, Samuel ...
  • Nuevo Capítulo 581 Completo 54:11 100% pasado miércoles
    Capítulo 581 pasado miércoles Samuel se promete con Blanca para evitar que Úrsula la mande al sanatorio. Ya a solas, Blanca se enfrenta a Samuel: no quiere depender de nadie. Llega una carta de Diego, el hermano de Samuel, anunciando q...
  • Capítulo 580 Completo 54:06 100% 14 ago 2017
    Capítulo 580 14 ago 2017 Úrsula niega cualquier relación con lo ocurrido en el incendio. Mauro y Felipe no ayudan a Fabiana a desenmascararla. Lolita confiesa a Casilda y Trini que no quiere nada con Antoñito porque ...
  • Capítulo 579 Completo 54:00 100% 11 ago 2017
    Capítulo 579 11 ago 2017 Mauro confiesa a Felipe que, según el pronóstico de los médicos, Teresa podría morir en cualquier momento. Lolita intenta apartarse de Antoñito, pero le cuesta. Trini y Casilda ...
  • Capítulo 578 Completo 54:49 100% 10 ago 2017
    Capítulo 578 10 ago 2017 Simón consuela a Adela, que sale corriendo tras el encuentro con Carlos. Sor Genoveva llega buscando a Adela. Ella decide volver al convento pese a que Simón intenta convencerla de lo contrario. Cas...
  • Capítulo 577 Completo 54:46 100% 09 ago 2017
    Capítulo 577 09 ago 2017 Mauro salva a Teresa del incendio justo cuando una parte de la casa se derrumba. Los bomberos sacan a Jaime y a los refugiados en el altillo y corre la noticia de que Cayetana está atrapada. María L...
  • Capítulo 576 Completo 54:00 100% 08 ago 2017
    Capítulo 576 08 ago 2017 Cayetana clava un puñal a Teresa y la esconde cuando llega a su casa Jaime Alday. Hija y padre se reconcilian. Pero que estén los tres bajo el mismo techo es una trampa de Úrsula, que deja un...
  • Capítulo 575 Completo 54:16 100% 07 ago 2017
    Capítulo 575 07 ago 2017 Cayetana intenta que Fabiana le confiese la identidad de su padre, pero la criada calla: para ella ese hombre ha muerto y es mejor no remover el pasado. La velada de Lolita y Antoñito se salva en el &uacut...
  • Capítulo 574 Completo 53:58 100% 04 ago 2017
    Capítulo 574 04 ago 2017 Úrsula le revela a Cayetana cómo pretende salvarla: con la ayuda de su padre. El comisario Méndez desvela a Mauro y Teresa que la autopsia de Germán apunta a Cayetana como culpable de ...
  • Capítulo 573 Completo 55:06 100% 03 ago 2017
    Capítulo 573 03 ago 2017 Úrsula, después de revelarle la identidad de su hija, le pide tiempo a Jaime: Cayetana no está en el mejor momento para aceptar el regreso de su padre desaparecido. Antoñito logra tran...
  • Capítulo 572 Completo 54:10 100% 02 ago 2017
    Capítulo 572 02 ago 2017 Antoñito convence a su padre de que su negocio de la Bolsa es legal y no le dijo nada para darle una sorpresa y que viera que puede valerse por sí mismo. Teresa pierde los nervios después de ...
  • Capítulo 571 Completo 53:16 100% 01 ago 2017
    Capítulo 571 01 ago 2017 Úrsula intenta que su hija regrese al sanatorio. Pero Jaime se impone: si es su hijastra tiene potestad sobre ella, y se quedará en su casa. Antoñito intenta hablar con Lolita para saber qu&e...
  • Capítulo 570 Completo 54:05 100% 31 jul 2017
    Capítulo 570 31 jul 2017 Cayetana desespera al ver cómo es incapaz de parar su marcha al cadalso. Fabiana promete apoyarla siempre. Después de muchas dudas Lolita decide tomar las riendas y acudir a su cita con Antoñ...
  • Capítulo 569 Completo 54:33 100% 28 jul 2017
    Capítulo 569 28 jul 2017 Trini ayuda a una insegura Lolita a prepararse para la cita con Antoñito. Adela confiesa a Simón que no se siente preparada para ver a Carlos. Susana toma cartas en el asunto y hace gestiones para q...

Añadir comentario ↓

  1. Laura Alegria

    Pensé que solo mi país estaba bloqueado en la página papal. de RTVE, pero ya veo que hay mas, aparte esta fuera el canal de Sling, donde veía esta serie, la dejaron de subir a YouTube, en Google tampoco abre, ni en la página de Acacias 38 en Facebook. Ya me di por vencida, ya no la buscaré más, tampoco es como que me quitará el sueño no verla más, ya esta muy alargada y como que los escritores andan perdidos en la trama.

    08 jun 2016
  2. Eva

    I watch acacias from us, but it is impossible since capitulo 283. Will it be available on YouTube again?

    08 jun 2016
  3. rasky

    A mi no me parece que la alarguen porque van saliendo personajes nuevos con nuevas historias y otros desaparecen, las historias no van a durar una semana , es normal que tengan su desarrollo logico, hay personajes que quisieras ver ya como les va a ir en el futuro pero para eso hay que esperar jajaja, y no me molesta hacerlo Hoy dire de celia que me recuerda una pintura de emilie vernon tan elegante y se la ve delicada y muy fina, me gusta mucho y hace muy bien su papel

    07 jun 2016
  4. Vilma Adriana de Escobar

    Pienso que ya deberia ir terminando, porque luego se vuelve tediosa, como Vivir en Tiempos Revueltos. Los artistas me parecen geniales, a excepción del que hace de Pablo que me parece muy fingido, le falta naturalidad. La veo desde San Salvador, El Salvador.

    07 jun 2016
  5. ana maria zambelli

    CUANDO NO LA PUEDO MIRAR POT T.V....LA MIRO POR INTERNET SIN NINGUN PROBLEMA,HASTA AHORA, DESDE ARGENTINA....A VECES PIENSO QUE LA ESTAN ESTIRANDO DEMASIADO,PERO LO MISMO ME TIENE ATRAPADA......

    07 jun 2016
  6. Maria del mar

    Yo vivo en España y se puede ver por Twitter y Facebook

    07 jun 2016
  7. Sandra

    Estoy de acuerdo con la señora. Los que no vivimos en España la veíamos por YouTube. Por favor regresen la novela a YouTube o permita la verla en los vídeos s su canal. Desde California en Estados Unidos.

    07 jun 2016
  8. Mercy Gil

    Al fin desde la semana pasada nos dejaron sin novela, la veíamos en YouTube desde q no pudimos verla más por aquí y ya ni eso. Por qué?, ya en el final, no es justo . Por favor alguien que trate bajarlas a YouTube desde el capítulo 280 a todos los q no vivimos en Espsña

    07 jun 2016
Recomendaciones de usuarios