www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Agonía de la música contemporánea

Tertulia - La dilatada agonía de la música contemporánea - 12/02/11

12 feb 2011

En La Tertulia de este sábado, Luis Ángel de Benito habla con sus invitados sobre "La dilatada agonía de la música contemporánea".

ver más sobre "Tertulia - La dilatada agonía de la música contemporánea - 12/02/11" ver menos sobre "Tertulia - La dilatada agonía de la música contemporánea - 12/02/11"

Los últimos 108 programas de Tertulia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luna Nueva

    Ah, pues eso seguro que ha sido una conspiración de los atonales

    25 may 2011
  2. José01

    A los responsables del podcast: No consigo oir más que unos 40 segundos de la tertulia "La dilatada agonía de la música contemporánea -12/02/11". He probado en otra tertulia y la oigo completa. ¿Es cosa mía (no parece) o del podcast? Espero su amable respuesta. Un saludo

    09 abr 2011
  3. Luna Nueva

    Pero, amigo JA, si yo precisamente no soy partidario de comparar: ¡ha sido Rafa!... Yo he intentado rebatir sus comparaciones con Haydn intentando usar una visión proporcional hasta donde fuera posible. Y, además, este sistema de mensajillos breves no nos deja desarrollar nuestras ideas ampliamente y yo creo que estoy quedando como un saborío. A ver: yo no dudo de la honestidad de ciertos creadores actuales, aunque no me gusten. Pero de otros tengo que dudar porque conozco bien el ajo. Sobre la "nostalgia" que me imputa usted, es posible que tenga razón, pero creo que eso no es un argumento. Yo puedo ser nostálgico, flemático o sanguíneo, pero uso argumentos, y no juzgo la personalidad de mis interlocutores, sino que estoy encantado con este debate. En todo caso mi "nostalgia" no sería por un "mundo perdido", puesto que ese "mundo" está más omnipresente (y "omnifuturo") que nunca. El debate que yo promoví no era para desdeñar a los atonalistas precisamente, sino para airear el mundo académico y acabar con ciertos señuelos. La música de raíz atonal debe ser impartida y mantenida y ofrecida (y yo coopero en ello donde tengo responsabilidad) pero no impuesta ni forzada. Cualquier espíritu libre debería estar de acuerdo con esto, y no convertirlo en un problema religioso. Pero estoy feliz si ustedes están felices escuchando a Xenakis y a quien haga falta, amigos. Un saludo muy amistoso. Luis Ángel de Benito

    15 mar 2011
  4. JA

    De Benito: usted mezcla las cosas siempre según le interese. Es difícil buscar puntos de acuerdo con usted. No me compare 60 sinfonías editadas de Haydn en España en el XVIII con Xenakis hoy: dudo que Haydn se tocara tanto como éste hoy, con orquestas, festivales, CDs. y todo internet. Claro que hay más carteros, y también más compositores, y más públicos, mercados y músicas que se escuchan. No considero acertado juzgar a un creador musical de hoy comparándolo con el Haydn del XVIII. La diferencia está en que usted pone en tela de juicio la sinceridad artística de muchos compositores desde hace decenios. Con su nostalgia de ese mundo perdido, entre bambalinas de tonalidad, y observando las posibilidades de hoy de escuchar cualquier tipo de música de cualquier estilo, cultura y época histórica. La música de creación cumple un papel importante: nos enseña que hay otras formas de escucha distintas a las que ofrece el mercado, a las históricas y a las comerciales (que suelen ir cada vez más unidas). Wagner cumplió un papel (discutido hasta hoy en día), ¿cuánto menos será discutido el papel de creadores actuales habiendo cuenta de que el mundo cultural no es como en el XIX sino inmensamente poliédrico y fragmentado? Ligeti (por citar un autor) ha vivido un éxito en vida muy alto, pero en un mundo cultural y social totalmente distinto al de Wagner. Y dicho de paso: con una su superficialidad amparada por los medios y unas élites culturales mínimas en comparación con la mayoría.

    13 mar 2011
  5. Luna Nueva

    ...y, hombre, "masas"... Masas no había en los conciertos del siglo XVIII. A escuchar a Haydn iban unos cuantos centenares de aristócratas, altos burgueses, clérigos y colegas. Ése era el público, y Haydn tenía mucho éxito entre ese público, que era el que había. Puede consultar los escritos de Charles Rosen y Robbins Landon sobre la admiración que suscitaba Haydn en todo su entorno cultural. Incluso la nobleza madrileña estaba familiarizada con Haydn (ver el retrato del Duque de Alba por Goya, el panegírico de Iriarte, o las más de 60 sinfonías editadas en Madrid en su época -ignoro las editadas en el resto de España-). No tiene nada que ver con Xenakis, que no sé si en plena era de las comunicaciones tuvo alguna vez 60 obras distribuidas en un país como éste. Entonces, cuanto más investiga uno, más se le desprenden esos eslóganes típicos de genio=incomprendido y viceversa (sobre todo viceversa). Yo sigo diciendo que a las masas iletradas no hay que tomarlas muy en serio en esta cuestión, pero sí a la otra "legión", a la del público formado y conocedor. En el próximo mensaje les hablo de la recepción de Wagner a finales del XIX, a ver si era "el Stockhausen de su tiempo". Me temo que no.

    11 mar 2011
  6. Luna Nueva

    ¡Estoy encantadísimo con esta post-tertulia! Generalmente en un debate así todos los que debaten tienen algunas razones correctas. En los ejemplos que usted me cita, Rafa, hay verdades evidentes y hay apreciaciones poco estrictas. Las liturgias monódicas eran producidas y consumidas por cada centro eclesiástico. No tiene mucho que ver con las formas de producción del siglo XX. Y esa música no ha pasado al repertorio general, sino que la disfrutamos unos pocos. El fascinante Ars Nova, ídem de ídem, y hoy día sólo la recordamos los especialistas. Lo mismo con el Ars Subtilior, o menos todavía. Lo de Haydn es directamente inexacto: era famosísimo y difundidísimo y celebradísimo, más que Mozart, incluso en España, y en vida. Revise usted esa reflexión, que los Estherházy no lo enterraron precisamente. Lo de Schubert sí es cierto, porque él eligió esa forma de vida. Pero no tardó 100 años en pasar al repertorio: hacia 1840 ya era conocidísimo en Francia y en el mundo germano, y a lo largo del siglo XIX su fama fue como la que tiene ahora. Lo de Wagner, dejémoslo en que fue enterrado con honores de jefe de estado (más o menos como Stockhausen). "Un autor hoy tiene más público que el mismo Mozart en vida". Toma, claro, pero no más en proporción. La población mundial se ha sextuplicado. También hay más carteros que antes, y más albañiles. Y también hay TV e internet. La música es pensamiento siempre; no por ser cacofónica es más "pensativa". Saludo muy amistoso.

    10 mar 2011
  7. Rafa

    Ejemplos:todas las liturgias monofónicas medievales(subvencionadas por la Iglesia);Ars Nova(subv. Iglesia);Ars Subtilior(subv.  por diversas cortes europeas);Haydn durante decenios bajo Esterhazy;dónde llegaba Schubert en su tiempo?Y el mismo Wagner,a cinco teatros centroeuropeos en su momento?Qué "masas" conocieron y aceptaron estas músicas?un autor hoy tiene más público que el mismo Mozart en vida.  Cuándo se acabó la posibilidad de crear en música para usted?No ha pensado que la música es también pensamiento? 

    10 mar 2011
  8. Luna Nueva

    Amigo Rafa: sí, claro que quiero... Dígame cuáles. Dígame cuáles músicas estuvieron siendo apreciadas sólo "por verdaderas minorías durante" ¡¡100 años!! Estoy impaciente por saberlo, porque tal vez así revise mis convicciones, y tal vez esté usted más enterado que yo, falible y desmemoriado investigador. Y por otra parte, querido amigo, no creo que me empeñe en que "la importancia de una creación" tenga que ver con "la cantidad de público". Si así fuera, yo estaría defendiendo aquí a Enrique Iglesias y a Shakira. Pero no. Sólo digo que es llamativo que el público culto, formado, el de toda la vida, la misma burguesía intelectual que en sus tiempos enarboló a Brahms y a Wagner (quienes pasaron al repertorio general en vida) hoy día ni conoce ni le interesan Schoenberg y sus descendientes. No digo que eso sea bueno ni malo. Digo que es así, y que es muy curioso observarlo. En cuanto a Scelsi y Grisey, pues seguramente eran dos tipos estupendos. Ojalá alguien los escuche como tal vez merecen. Postdata: tengo los oídos muy abiertos. Hombre, yo creo que no es elegante acusar de cerrazón a quien no siente las cosas como usted. Y tampoco me molesta que me sitúe usted en los años 60, pero le aseguro que no, que vivo más en mi siglo que ciertas élites musicales subvencionadas.

    10 mar 2011
  9. Rafa

    Mire,nadie habla de poesía de vanguardia o arquitectura de vanguardia. Su apreciación suena a años 60. Y le puedo dar bastantes ejemplos de músicas que en muchos momentos eran apreciadas por verdaderas minorías.Por qué se empeña en que la importancia de una creación tiene que ver con la cantidad de público?Por cierto que Grisey o Scelsi no tienen más misterio que Haydn o Mozart.Es buena música y basta.Déje las vanguardias y abra los oídos.

    09 mar 2011
  10. Luna Nueva

    Hombre, queridos amigos, yo les pido mil perdones si he dado a entender tan siniestros afectos. Uno de mis mejores amigos es un compositor vanguardista muy famoso, y mis compañeros de Departamento son casi todos compositores vanguardistas, y los suelo invitar a los cursos que organizo a que nos expliquen los misterios de Stockhausen y Scelsi y Grisey. Quiero decir que los aprecio y los respeto a todos ellos. Pero yo me muevo en el plano conceptual siempre. Y lo que ocurre es que hay cosas que no son ciertas, aunque hayan pasado a ser lugares comunes: "la música del siglo XX", "la revolución del dodecafonismo", "la evolución de la música", "a Beethoven la pasaba lo mismo que a Schoenberg"... Y, claro, frente a amigos o a enemigos yo defiendo las mismas cosas: el siglo XX ha sido muy amplio, y lo que entendemos por "música contemporánea" ocupa un mínimo espacio, y seguirá así porque lleva así 100 años. Y es la primera vez que esto ocurre en la Historia. No entiendo que eso tenga que dolerle a nadie, porque mis amigos vanguardistas saben que lo suyo es minoritario, casi críptico, y no aspiran al reconocimiento general. El problema es que algunos grandísimos se quejan de que no les oye nadie, y acusan al público de ignorante, y encima pretenden que les subvencionemos todos, habiendo tanto cáncer y tanto alzheimer que necesita nuestro dinero. En fin, amigos, es un placer tener debates de este grado de pensamiento. Un amistoso saludo.

    09 mar 2011